Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

Mini trama ▲ Grace y Jack

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Recuerdo del primer mensaje :

Ambientación

Espacio: Bosque.
Tiempo: 11 de Febrero - Media tarde.
Clima: cielo nublado, posibilidad de tormenta.
Participantes: Grace L. Edwinson y Jack A. Hudson.
Publicado por Whispers el Dom Mar 13, 2016 3:40 am
avatar
cuenta fundadora
admin
605
44
La paz y la perfección son algo imposible de obtener. Y todos los sacrificios que haga, solo volverán en su contra.
cuenta fundadora
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es

¿Alguna vez has tenido la certeza de que vas a morir? ¿Has sentido un gusto muy desagradable en la boca que te hace ser partícipe de que algo muy malo se acerca? Porque yo sí. Allí, en el bosque, colgado boca abajo y sin posibilidad de cortar mi propia cuerda, yo estuve seguro de que no volvería al internado. Había terminado convirtiéndome en el sacrificio de un macabro juego por culpa de mis desmedidas ansias de saber, y me lo tenía merecido.

Desde mi posición no podía distinguir los rasgos de Grace, mucho menos imaginar las imágenes que cruzaban su mente en ese momento, pero no creía que fuese a reaccionar. No parecía que quisiese hacerlo de otra forma que no fuese corriendo en busca de la salida.

Maldita sea, ¿de verdad me iba a abandonar en aquel sitio?
Bueno, Jack, ¿de qué te extrañas? ¿No la tratas tú de forma pésima cada vez que la oyes respirar?

Mi voz, que había ido apagándose con el pasar de los minutos, quiso gritar una última vez. Quería sacar a la rubia de su trance y arañar las pocas opciones que me quedaban. No quería morir, joder.

No fue necesario gritar de nuevo. Atónito a la par que aliviado observé a la chica recuperar la movilidad y volver hasta el lugar donde estaba la caja. En cuestión de minutos logró cortar mi cuerda y deslizarme lentamente hacia el suelo. Yo siempre me jactaba de ser mucho más inteligente que ella, pero debo reconocer que Grace me ganó en esa ocasión. Mientras que yo la había descolgado a lo loco, sin preocuparme en dañarla o no, ella se tomó la molestia de utilizar su propio cuerpo como polea para que no acabase con la cabeza abierta en el suelo. Minipunto para Grace.

A medida que fui acercándome al suelo extendí los brazos y los utilicé como punto de apoyo para conseguir flexionar mi cuerpo, rodar y no golpearme la cabeza. No es que fuese yo especialmente atlético ni nada así; simplemente tuve suerte. Suerte y una velocidad de caída lenta, que me permitió aprovechar los pocos recursos con los que contaba. Alcancé la dura tierra golpeándome las piernas, pero no me importó. Seguramente pasaría un par de días con agujetas y me saldría un moratón enorme, mas estaba vivo. Eso era lo único relevante en ese momento.

Muchas gracias. —a pesar de que dejé escapar un gruñido a la hora de contestarle, lo cierto es que realmente me sentía muy agradecido. Siempre era tosco, no podía cambiar de la noche a la mañana, pero, por primera vez, no la miré con el ceño fruncido o ganas de asesinarla. Su aspecto asustado, como de niña pequeña que necesita enterrarse entre sus sábanas y no salir hasta que el sol despunte por el este, me daba pena. No la hubiese machacado más en ese momento.
Dejados correr unos segundos en el más pulcro de los silencios, asentí con la cabeza. Estaba en deuda con Grace y si quería volver al internado, así sería.
Está bien, vayámonos. Tienes que pasar por la enfermería.

Después de cortar la cuerda que me agarraba del tobillo gracias al cuchillo que me tendió la joven, volví a usar mis manos para apoyarme en la tierra y ponerme en pie. Tal y como había predicho, los músculos de mis piernas gritaron en silencio para recordarme que estaban doloridos. Me tragué las ganas de fruncir el ceño o soltar una queja. Ya lo haría cuando volviese a estar solo.

El ser humano indaga por naturaleza, y también yo pequé aquella vez. Debería haber agarrado a Grace por el brazo para arrastrarla hasta el internado, pero el brillo de la luz que señalaba el lugar exacto de la caja me hipnotizó cuando lo capté por el rabillo del ojo. Sentí una indecente curiosidad por saber qué era lo que tanto la había asustado. Sin pedirle que me acompañase -prefería que se evitase otra visión desagradable-, me acerqué hasta la caja cojeando ligeramente. La visión del corazón sangrante, además del tufo a podrido que empezaba a desprender, casi me hizo dar una arcada. El gore me gustaba y quería dedicarme a la medicina, pero jamás había pensado que me toparía con un órgano en vivo y en directo antes de entrar en la universidad.
Mucho menos con uno que apestase como aquel.

Hostia puta... ¿Quién cojones está tan loco para dejar esto aquí? —murmuré de forma retórica, sin pretensiones de que Grace me escuchase. Junto al corazón había un pequeño sobre que, al haber sido sacado de la bolsa protectora donde estaba guardado, tenía un par de manchas de sangre. No obstante, mi nombre seguía distinguiéndose con claridad. Apreté los dientes mientras sentía un escalofrío recorrer mi espalda hasta perderse en la nuca, descubriendo que me sentía verdaderamente nervioso. Yo también quería irme de allí sin perder tiempo.
No sé tú, pero yo no creo que encontrar una nota dirigida a uno en semejante mural grotesco sea un buen augurio.

A pesar de que dejar el sobre allí hubiese sido la mejor idea del mundo, lo cogí sin pensármelo y lo coloqué en uno de los bolsillos traseros de mi pantalón. La curiosidad es la más poderosa de las sensaciones. Decidí arriesgarme y enfrentarme al ántrax que podía infectar su interior, pues no pensaba que fuese a encontrarme nada peor que eso. Tonto de mí. Luego volví junto a Grace, dispuesto a no mencionarle el contenido de la caja. Obviamente no podía imaginarme que el corazón tenía un significado importante para ella, ya que creía que solo se había asustado. Cualquier otro mortal lo hubiese hecho también.

Inspiré con fuerza, deseoso de calmarme para poder encontrar respuestas, pero solo llegué a la conclusión de que necesitaba un cigarro. Como siempre. Dado que Grace seguía usando mi chaqueta, me giré hacia ella y rebusqué en los bolsillos de la misma sin pedirle permiso. No iba a tocar nada suyo, no pensé que fuese necesario. Extraje la pitillera, me coloqué uno de los cigarrillos entre los labios y lo encendí con mi mechero, que aún llevaba yo en el bolsillo. La nicotina siempre me aclaraba las ideas.

Vamos, Grace. No te separes de mí y cuidado con el suelo, ¿vale?

La agarré nuevamente por la manga de la chaqueta y volví a internarme entre los árboles, esa vez siguiendo el curso de nuestras propias pisadas. La tierra húmeda había permitido que se quedasen grabadas, así que volver al internado no sería tan complicado.
Mi falta de empatía evitó descubrir en Grace la verdadera cara del miedo. Imaginé que el bosque la acobardaba tanto como al resto de los mortales, pero no se me pasó por la cabeza que realmente podía estar en problemas o sintiéndose mal.
Típico de Jack: jamás ve más allá de sus narices.

No me culpes. Solo quería alcanzar el internado, ducharme y dormir durante todo el fin de semana. Me dolía todo el cuerpo.
Publicado por Jack A. Hudson el Dom Abr 24, 2016 12:11 pm



Run, you clever boy, and remember:



Before...




After...


avatar
sexto curso
Jack
424
478
Amadeus Serafini
I know I could have been a better man. I always had to have the upper hand. I’m struggling to see the better side of me but I can’t. Take all your jabs and taunts. You’re pointing out my every fault and you wonder why I walked away.
sexto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t241-hudson-john-jack-
Trama finalizada.
Publicado por Whispers el Miér Abr 27, 2016 4:37 pm
avatar
cuenta fundadora
admin
605
44
La paz y la perfección son algo imposible de obtener. Y todos los sacrificios que haga, solo volverán en su contra.
cuenta fundadora
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es
Publicado por Contenido patrocinado

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.