Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

Mini trama ▲ Grace y Jack

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Recuerdo del primer mensaje :

Ambientación

Espacio: Bosque.
Tiempo: 11 de Febrero - Media tarde.
Clima: cielo nublado, posibilidad de tormenta.
Participantes: Grace L. Edwinson y Jack A. Hudson.
Publicado por Whispers el Dom Mar 13, 2016 3:40 am
avatar
cuenta fundadora
admin
605
44
La paz y la perfección son algo imposible de obtener. Y todos los sacrificios que haga, solo volverán en su contra.
cuenta fundadora
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es

Mi privilegiada posición en lo alto del árbol me permitía controlar todo el perímetro. Grace se había levantado del suelo y ya se estaba quejando como de costumbre, así que ni me molesté en preguntarle si estaba bien. De no haber sido así, estoy seguro de que lo hubiese gritado indignada. La encapuchada, en lugar de responder a mi provocación, se alejó unos pasos y garabateó algo en el suelo. Mis esperanzas de volver a escuchar su voz y llegar a reconocerla se esfumaron. Entrecerré los ojos por pura costumbre, ya que resultaba completamente imposible que pudiera leer sus trazos desde allí, pero preferí mantenerme a buena distancia de ella. Ser previsor se había convertido en mi único arma de defensa.

No fue hasta que giró sobre sí misma y se internó entre los árboles que salté al suelo. La lógica me gritaba que lo más sensato sería volver al internado, pero mi estropeado instinto de supervivencia exigía todo lo contrario. No tendría otra oportunidad de estar tan cerca de la causante de todas nuestras desgracias. Debía seguirla.

Miré a Grace por el rabillo del ojo, con esa habitual expresión de desagrado que se grababa en mi cara cada vez que la veía, aunque aquella vez no sentía especial repulsión ante su presencia. Nunca la había visto tan asustada; asustada de verdad, al límite del escalofrío. Tan... Humana.
Escuché todo lo que me dijo, aunque me olvidé de responderle. Tenía otras cosas más importantes en mente. En silencio me quité la chaqueta vaquera de un tironazo. Esa niña era tan sumamente tonta que se había atrevido a salir al bosque semidesnuda, y solo le faltaba para terminar de coronar su día como el peor de la historia que se acatarrase. Saqué el mechero del bolsillo antes de colocársela sin ningún tipo de delicadeza sobre los hombros, siendo esta una clara invitación para que la usara -al menos a mis ojos-, y la rodeé a zancadas. El palo fluorescente marcaba el lugar donde la encapuchada había estado parada; sitio en el que me agaché y, tras tomar el palo entre los dedos, inspeccioné. Mi ceño no tardó en volver a fruncirse, escapando esa vez un gruñido de mis labios. Así que aquella “tipa” quería provocarme... Pues con menudo provocador se había topado.

Tú, niña, vuelve al internado y avisa al director de lo que está ocurriendo. Que venga con el guardabosques, con los profesores o quien sea, pero hay que parar esto. —alcé la voz para asegurarme de que me escuchaba, poniéndome nuevamente en pie. Decidí dejar de gruñir y farfullar, e incluso de respirar, para poder escuchar el más mínimo ruido que cortase el silencio que rodeaba el bosque. No me cabían dudas de que la trampa de Grace no era la única que aquella “cosa” había preparado y, sinceramente, no quería convertirme en un saco de boxeo humano.
Yo estaba por encima de eso. Yo era más listo, joder.

Tan, tan listo que no tenía ni idea de lo que haría si me quedaba cara a cara con la encapuchada.

Maldita impulsividad, mierda.
Publicado por Jack A. Hudson el Jue Mar 31, 2016 3:09 pm



Run, you clever boy, and remember:



Before...




After...


avatar
sexto curso
Jack
424
478
Amadeus Serafini
I know I could have been a better man. I always had to have the upper hand. I’m struggling to see the better side of me but I can’t. Take all your jabs and taunts. You’re pointing out my every fault and you wonder why I walked away.
sexto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t241-hudson-john-jack-
Sólo una vez en su vida había sentido miedo, de la clase de miedo que obligaban a sentarse contra una pared con la mano en la cabeza y a rezar para que todo saliera como debía, incluso cuando ella no creía que una plegaria podía salvar o modificar un hecho. Fue una vez, aunque si las cosas hubieran salido diferente podrían haber sido dos. Fue la vez que Gregg ingresó a la sala de operaciones y ella tuvo que esperar en la sala de espera hasta que varias horas más tarde, dijeran el resultado. Fueron las peores horas de su vida. Aquel pasillo de paredes grises con la franja roja en el medio, era el peor de los recuerdos que tenía. Nunca había sentido aquel miedo que era capaz de helar su sangre, pero lo había sentido aquel día, y no había nada que ella pudiera hacer para que todo resultara bien, dependía de los médicos, dependía de Gregg. Se suponía que también debía tener miedo cuando ella misma entró a las sala de operaciones, pero no fue así, porque no temía morir, o eso había creído, hasta ese día.

Una luz naranja se encendió en el bosque, a una distancia bastante cercana a ellos. La joven abrazó su cuerpo esperando que nada malo fuera a pasar. Estaba aterrada, pero era un miedo diferente al que había sentido aquella vez, porque ya no solo era su vida, se trataba de que tan lento era capaz de morir. Bajo anestesia, no sería capaz de notarlo, pero no era el caso, ella estaba consciente, y aquellas escenas de películas de terror hacían que su cuerpo temblara.

Jack no respondió a su pregunta, simplemente apareció con aquella mirada desagradable indicando que se trataba de él. Grace se calmó un poco, pero no lo suficiente.

—C..— No llegó a hablar, al sentir el peso de chaqueta de Jack sobre sus hombros la hizo callar en el acto. Miró al joven con cierta desconfianza, no estaba segura si él estaba seguro de eso, pero el joven ya estaba marchando en pos de la luz naranja. Grace no se quedó atrás, colocó sus brazos por las mangas y agradeció de que estuviera caliente, por más de que oliera a cigarrillo, la cruzó sobre su pecho dado que le quedaba demasiado grande como para que el cierre natural de la misma le quedara bien. Arremangó, mientras caminaba detrás de Hudson, las mangas para que sus manos fueran visibles. Ahora tendría que enfrentarse al joven porque no pensaba, de ninguna manera, seguir a la persona que había estado detrás de todo eso, y era otra cosa que contradecía los pensamientos de Jack. —¿Qué haces? Debemos regresar al internado.

Su voz hubiera sonado más autoritaria de no ser porque aun estaba aterrada, y, por la misma razón, hubiera sonado más como una orden que a una sugerencia.

La respuesta de Jack no le gusto. —Por supuesto que no.

Su voz habló más rápido de lo que era capaz de pensar. Maldijo internamente por eso, ahora tendría que explicarlo. Porque Grace no regresaría sola al internado, no volvería a quedarse sola en el bosque y por supuesto no seguiría al muchacho en pos de aquella persona que era capaz de hacer tal cosa y encima provocarlos. ¿Quién hacía eso? ¿Quién caía en la provocación? Sus ojos miraron a Jack. Por supuesto que él.

Dedicó una mirada al camino de regreso al Internado mientras meditaba las posibilidades de irse sin él. Era un camino oscuro, lleno de árboles y, a esas alturas, siniestro. No. No era una opción.

—No. No pienso volver por allí sola— Negó con la cabeza. —Ya he visto esa película, la rubia o el negro siempre mueren primero y tu no eres negro, por lo tanto, yo no quedaré sola de ninguna manera. Y tu no deberías seguir esa pista, es claro que nos quiere llevar a vaya a saber donde, y puede que haya algo peor. ¿Y si hay otra trampa? ¿Qué piensas hacer? No puedes salir de una trampa solo, necesitas a otra persona. ¿Y qué pasa si quedar atrapado en una trampa es lo mejor que puede pasar? ¿Haz meditado las opciones? Suela a locura desde donde lo mires.

Y esa era Grace al borde de un ataque de histeria. Las situaciones de adrenalina nunca habían sido para ella, incluso cuando estaba bajo los efectos del alcohol, y no tenía intenciones de arriesgar su vida por seguir a una persona que estaba loca, y eso podía ser por Jack o por la desconocida.

—Mira, agradezco que me hayas salvado, pero no por eso tienes superpoderes. ¿Por qué no dejas que las autoridades se encarguen de esto y regresamos al internado?— Preguntó con un tono de voz que era extraño de ella. Aquel tono de voz que iba entre la preocupación y la seriedad, porque ya no le importaba que se hubieran odiado tiempo atrás o que posiblemente en su próximo encuentro se vuelvan a insultar de arriba a abajo. Ambos estaban en problemas, problemas serios, y lo mejor era alejarse de ellos. Estiró la mano hasta tocar el brazo de Jack. —Por favor.
Publicado por Grace L. Edwinson el Vie Abr 01, 2016 7:10 pm




We’ve been lied to by the liars, we’ve been sold what we can buy. In our hearts there’s a fire, you can see it in our eyes.
avatar
séptimo curso
Grace
164
258
katherin mcnamara
And there will come a time, you'll see, with no more tears. And love will not break your heart, but dismiss your fears.
séptimo curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t197-grace-edwinson-id
Si aquella chica no hubiera sido Grace Edwinson, mi enemiga número uno en Dunkelheit, realmente podría haber pensado que le preocupaba lo que me ocurriese. De hecho, no corrí detrás de la figura en cuanto la vi internarse entre los árboles porque me sorprendieron las primeras palabras que la rubia me dirigió al bajarla del árbol. Sin embargo, en cuanto disparó uno de sus discursitos egocéntricos que sonaban a "yo, yo, yo", rodé los ojos. Le preocupaba salvar su culo, no que yo cayese en una trampa para ratones.
Qué raro.

Hey, hey, hey. Tranquilízate. Nadie va a morir esta noche. La rubia tonta muere en las películas de miedo después de una sesión de sexo, y no parece precisamente que vengas de darte un revolcón. Estás a salvo. —intenté tranquilizarla midiendo mi tono de voz para que no sonase brusco. No la zarandeé tomándola por los hombros porque lo creía excesivo, pero sentía ganas de hacerlo. Sabía lo cabezona que podía llegar a ser. Grace no parecía dispuesta a volver al internado, que era lo que ambos necesitábamos: ella dejaría de estar asustada y yo no tendría que andar bajándola de árboles o "cuidándola" para que nada le ocurriese.

Me acerqué a ella a zancadas y la agarré por un brazo. No se pareció en nada a la vez anterior, que prácticamente habíamos terminado forcejeando por tonterías. Alcé su mano, sujetándola con firmeza pero sin apretar. y dejé la varita de luz entre sus dedos. Si le daba miedo volver a oscuras, ahí tenía un pequeño guía que la acompañaría durante unos minutos. Pero debía darse prisa.

Ya sé que te preocupa lo que me pase, pero tienes que volver al internado y avisar al director. No va a ocurrirte nada. Vas a estar peor si te quedas aquí, rumbo al ataque de histeria. Me he visto en situaciones peores que una trampa como la de antes, así que escaparé. Pero tú corre. —fruncí el ceño al terminar, tomándome un par de segundos para mirarla. Ojalá hubiese sido capaz de analizar a las personas. Hubiera logrado darme cuenta de que no me haría caso ni en un millón de años. Entonces la solté...

...y me interné entre los árboles, haciendo gala de una gran agilidad adquirida a lo largo de mis años de "escapista". Correr y saltar arbustos siguiendo el sendero de pisadas que había dejado la figura no me resultó complicado, aunque cometí el error de distraerme. Mi mente iba puesta únicamente en el camino que recorría, pues no quería tropezar y darme de bruces, así que dejé de prestar atención a lo que me rodeaba; en especial, a posibles ruidos y voces que me alertaran de que no debía correr detrás de aquella encapuchada.
Publicado por Jack A. Hudson el Sáb Abr 02, 2016 10:37 pm



Run, you clever boy, and remember:



Before...




After...


avatar
sexto curso
Jack
424
478
Amadeus Serafini
I know I could have been a better man. I always had to have the upper hand. I’m struggling to see the better side of me but I can’t. Take all your jabs and taunts. You’re pointing out my every fault and you wonder why I walked away.
sexto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t241-hudson-john-jack-
«Que desagradable» pensó en su mente al escuchar sus palabras. Grace estaba preocupada y Jack le venía a hablar de la escena hot de las películas. De verdad le molestaba que siempre pusieran a las rubias de esa manera. La misma personalidad predecible que daba permiso a personas como el joven frente a ella a que fueran capaces de creer que de verdad una persona podía llegar a ser tan tonta. Era cierto que no era la persona más inteligente, pero no era del todo egoísta, su narcisismo, en cambio, era natural. Por eso rechazó la idea antes de que Jack la formulara.

Negó en silencio varias veces mientras el joven hablaba. No, no y no. No se quedaría sola. El joven colocó en sus manos la luz fluorescente y le indico que se fuera, pero no era la oscuridad a lo que Grace le tenía miedo, en realidad la oscuridad le fascinaba, era el bosque, era todo. Era la sensación de que cualquiera de los dos podía morir esa noche y sería el otro quien acabará mirando una pared vacía cuestionándose si había hecho todo lo que estaba en sus manos para poder evitarlo.

Pensó en Gregg y le pidió que, si su alma estaba por algún lugar le diera fuerza, pero tanto no era necesario, porque pensaba seguir con Jack. No solo por ella, sino porque el joven también podía acabar seriamente lastimado, y ahora, gracias a ella, estaba desabrigado al punto que sería imposible que pasara la noche y las temperaturas que iban en descenso. ¿Qué pasaban si no lo encontraban a tiempo? Podía ser demasiado tarde, y conocía los principios de la hipotermia porque los había estudiado después de estar cinco horas bajo la lluvia solo para poder ver a Coldplay en vivo. Después de que el recital hubiera terminado se dio cuenta del frío que tenía, y era una sensación que conocía lo horrible que se sentía. Él tampoco podía quedarse solo. Era demasiado peligroso.

Observó la luz que alumbraba su cara cuando Jack la soltó, pero sin que llegara a responder o comentar la resolución a la que había llegado, el joven se marchó por el camino que la silueta había seguido. Ya sin que la luna alumbre mucho, lo único que notaba la joven era lo que aquella pequeña luz alumbraba. «Dicen que todos los días hay que hacer una buena acción, ¿verdad?» se preguntó antes de poner la barra frente a ella y tratar de alcanzar al muchacho.

No grito para llamar su atención e indicarle que iba tras él. Tampoco le pidió que la esperar. Grace era ágil, corría rápido, sus piernas largas se lo permitían, pero Jack se le había adelantado de todas maneras. Tuvo que hundir más la punta de los pies en el suelo como para poder llegar a su altura. Ella tenía la luz, debía ir delante.

Al final logró ponerse detrás y tomarle del brazo para que se detuviera. Endureció su semblante para que supiera que no estaba de broma.

—Usa ésto— Dijo pasando la barra de luz al joven. —No alumbra mucho pero es mejor que ir dando pasos en la oscuridad. ¿Cuál es el plan?

Y con eso dejaba en claro que no iba a regresar sola al internado, si el joven quería salir a jugar con una persona desconocida y sumamente peligrosa, entonces debía saber que tendría que hacer todo eso con la compañía de ella. Y en ese momento deseo ser una compañía tan indeseable para él que se arrepintiera de seguir con las pistas. Quizá tenía suerte. Solo quizá.
Publicado por Grace L. Edwinson el Sáb Abr 02, 2016 11:04 pm




We’ve been lied to by the liars, we’ve been sold what we can buy. In our hearts there’s a fire, you can see it in our eyes.
avatar
séptimo curso
Grace
164
258
katherin mcnamara
And there will come a time, you'll see, with no more tears. And love will not break your heart, but dismiss your fears.
séptimo curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t197-grace-edwinson-id
Ambientación

Las marcas en el suelo los guían hacia el interior del bosque. A veces los hacen andar en círculos, otras veces regresan al punto de partida. Después de un tiempo una nueva luz fluorescente aparece en la raíz de un árbol.
Publicado por Whispers el Sáb Abr 09, 2016 2:21 am
avatar
cuenta fundadora
admin
605
44
La paz y la perfección son algo imposible de obtener. Y todos los sacrificios que haga, solo volverán en su contra.
cuenta fundadora
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es
Mi corazón casi colapsó cuando Grace me agarró el brazo inesperadamente. Había ido tan atento a las huellas del suelo que se me olvidó comprobar si caminaba detrás mía o no. Incluso podría decirse que había olvidado que estaba allí. Ya sabes que la mente se me nubla cuando encuentro algo en lo que centrar mi atención.

Me giré con el brazo alzado y el puño apretado, dispuesto a golpear a una Yvette con la cara ensangrentada -en ella pensaba como culpable de aquella excursión-, pero me topé con el rostro de la barbie de Todo a cien iluminado por una suave luz anaranjada. La sensación de alivio no se hizo de rogar, aunque también tuve ganas de cogerla por el cogote y tirarla al suelo. ¿Cómo se le ocurría agarrar de improviso a una persona que va sola por el bosque?
Comprobado quedaba que Grace tenía menos luces de lo que yo imaginaba. Tonta.

Bajé el brazo enseguida, pues no iba a golpearla, aunque le devolví la mirada con el ceño fruncido. ¿Podía ser aún más inoportuna? Si ella no andaba jugando, yo tampoco lo había hecho al mandarla al internado. Si nos tocaba correr y se caía, ambos acabaríamos en las garras de "la sombra". Obviamente no iba a dejarla tirada en el suelo, a pesar de que fuera su culpa por actuar en base a sus caprichos.

¿Plan? Plan, plan... Pues no tengo ningún plan. Perseguir a la persona y descubrir quién es. Pero resultarías más útil volviendo al internado y buscando ayuda. Si te pasa algo no quiero escuchar quejas más tarde. —respondí sin tratar de ocultar ni mi hosquedad ni las dudas acerca de mi "plan", si es que se le podía llamar así. En cualquier lista hubiera sido tachado como "peligroso y absurdo". Incluso yo lo hubiese considerado así de haberme encontrado relajado. Me sentía incapaz de actuar con lógica, que debía estar adormecida en algún rincón de mi cerebro sin ningunas ganas de salir.

Recogí la barra de luz que pocos minutos atrás había dejado entre sus dedos y decidí seguir nuevamente el camino a... A ninguna parte. Me vendría bien para guiarme en base a las huellas del barro, que no eran demasiado claras. Di unas cuantas zancadas en la misma dirección que estaba siguiendo pero decidí desandar mis propios pasos y volver a donde estaba Grace. Si iba a tenerla como compañía debía asegurarme que podía seguirme y no se perdía por el bosque. No me apetecía buscarla.
Sin preguntarle o añadir una sola palabra la agarré por la manga de la chaqueta, que era la mía y no me importaba tocarla, y retomé el sendero que las huellas me marcaban. Me obligué a reducir la velocidad de los pasos para no llevarla a rastras. A veces hasta era considerado y todo.

No sabría decir a ciencia cierta cuánto tiempo estuvimos siguiendo las marcas del suelo. Casi colapsé al darme cuenta que varias veces caminamos en círculos, siguiendo nuestras propias huellas. La luz del fluorescente llegó incluso a apagarse del todo. Enfadado, arrojé el tubo con todas mis fuerzas hacia el interior del bosque. Había soltado a Grace varios metros atrás y empezaba a sentirme agobiado. Me apetecía gritar, dar patadas a los árboles y arrancarme el pelo; en ese orden. Odiaba que las cosas no saliesen como yo quería, maldita sea.

Entonces, cuando me giré para anunciar a Grace que oficialmente habíamos perdido a "la sombra", otro pequeño haz de luz apareció a los pies de un árbol. Mi mandíbula se apretó al instante, aunque parte del agobio desapareció. El juego continuaba.

Ahí hay algo. Camina detrás de mí, por si acaso, ¿vale? —le indiqué con una cabezada que se voltease para ver la luz, aunque no estoy muy seguro de que pudiera verlo. Los árboles no permitían que la claridad penetrase demasiado aquella zona del bosque. Yo, por mi parte, me dirigí sin dudarlo hacia el árbol. A esas alturas solo me apetecía acabar de una vez con todo.
Publicado por Jack A. Hudson el Dom Abr 17, 2016 11:43 am



Run, you clever boy, and remember:



Before...




After...


avatar
sexto curso
Jack
424
478
Amadeus Serafini
I know I could have been a better man. I always had to have the upper hand. I’m struggling to see the better side of me but I can’t. Take all your jabs and taunts. You’re pointing out my every fault and you wonder why I walked away.
sexto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t241-hudson-john-jack-
Ambientación

Ni bien Jack se acerca a la luz, cae en la trampa en la que antes había caído la joven, solo que ahora es él quien se encuentra colgando de la soga.

Debajo de la luz se puede observar una pequeña caja. Sobre la tapa se lee: Para salvar a tu amigo, tendrás que tomar lo que ya robaste una vez. Dentro hay un corazón.

Nota: Dentro del corazón hay una bolsa, y dentro de la bolsa hay un cuchillo y una carta que dice: "Para Jack".
Publicado por Whispers el Vie Abr 22, 2016 1:25 pm
avatar
cuenta fundadora
admin
605
44
La paz y la perfección son algo imposible de obtener. Y todos los sacrificios que haga, solo volverán en su contra.
cuenta fundadora
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es
Sus ojos se abrieron como platos al notar la reacción del muchacho, pero no tuvo reacción alguna, simplemente se quedó mirando, con su pecho subiendo y bajando al ritmo de su apresurada respiración. Agradeció internamente que la haya reconocido antes de atizar el golpe, en caso contrario, se hubiera tratado de la frutilla de la torta, aquello que le faltaba al día.

A pesar de toda la situación, la joven no dijo nada. No hizo comentarios sobre que era ella y no la persona a la que estaban siguiendo. No hizo comentarios sarcásticos al respecto cuando Jack logró ver que solo era ella. Observó y se acomodó la chaqueta que no le pertenecía cuando supo que estaba a salvo de la impulsiva reacción del joven. Sólo agregó mentalmente que no sería bueno tomarlo por sorpresa una segunda vez.

Escuchó el plan, y tuvo que morder su lengua para no reprochar acerca de que “eso” no era un plan, ni siquiera era un intento malo de plan, pero prefería el “plan” antes que verse sola contra el bosque.

Lo bueno era que ellos no tenían que hablar mucho. No tenían que llenar los silencios vacíos, y tampoco se volvían incómodos. No tenían que ser buenos el uno con el otro ni comportarse de cierta manera. Ya sabían quiénes eran, sabían que no se llevaban bien digan lo que digan, y también eran conocedores de que el otro no era la compañía que deseaban. Todo el tiempo siguiente que se mantuvieron caminando, siguiendo unas huellas, que ella era incapaz de ver, estuvieron en silencio. Jack había dicho que no quería quejas, no las recibiría de ella, por más que en su cabeza ya hubiera hecho una lista y estaba pisando la queja ciento doce. Ciento trece: resbaló sobre la tierra y tuvo que aferrarse a un árbol para no caer al suelo.

Grace sabía lo que quería, y eso, era no quedarse sola. Era esperar hasta que Jack se cansará y decidiera regresar al internado. La rubia siguió sin decir nada, caminando detrás del joven sin separarse demasiado.

Luego de un tiempo, la luz fluorescente se apagó. Ella lo sabía, no faltaría mucho hasta que el joven bajará los brazos y pudieran regresar dentro de aquellas paredes que les brindaran seguridad. No iba a mentir, estaba aterrada. Su cuerpo temblaba, y no solo por el frío. Su mirada recorría el bosque ante cualquier sonido extraño, y más de una vez se había aferrado al brazo de Jack para soltarlo al momento en que se daba cuenta de que no se trataba de nada amenazante. Estaba un poco histérica, pero se sentía mejor al pensar que no debía ser la única en reaccionar de la misma manera ante tales situaciones. Compararse con Jack nunca sería una buena idea.

Prestaba atención a donde pisaba y en la espalda del joven. Eso era lo único importante, trataba de ignorar los sonidos del bosque y las sombras producidas por la poca luz de la luna. Debía faltar poco, poco para que deje caer los brazos, Grace lo esperaba, pero las palabras de Jack indicaron otra cosa. Indicaron que había encontrado algo. El alma se le cayó a los pies, y su mentón se alzó ligeramente con orgullo.

Asintió e intentó no pisarle los talones mientras lo seguí al lugar donde se encontraba una nueva luz. —Ten cuidado.

Gritó, dando un salto hacia atrás y llevando las manos a la boca. Tuvo que forzarse en mantener su respiración calmada, y su ritmo cardiaco ya había salido disparado. Miró para todos lados, tratando de encontrar la presencia de aquella persona, pero solo era capaz de ver oscuridad, y a un Jack, que ahora se encontraba colgado desde uno de sus talones.

—¿Te encuentras bien?— Preguntó una vez que sintió que su voz saldría con normalidad, igual, la misma tembló en su timbre de voz. Lanzó una mirada a la soga que lo sostenía. Nunca podría llegar al mismo lugar que el joven para poder soltarlo como él había hecho con ella. Su mirada acabó en la luz. —Quédate aquí, iré a ver que hay allí, a ver si hay algo que pueda ayudarnos.

Con cautela y con toda la precaución del mundo, se acercó a la caja. Lo primero en tomar fue la luz, y vio unas letras escritas en la tapa, “Para salvar a tu amigo, tendrás que tomar lo que ya robaste una vez”. Las palabras le extrañaron, más teniendo en cuenta de que no podía predecirse quien caería en la trampa, o si alguno caería en la misma. Negó.

—Acá hay algo, espera— Informó mientras dejaba la luz a un lado para poder abrir la caja.

No grito al ver su interior. Se puso de pie en estado de shock. Retrocedió hasta dar con un árbol. Negó. Negó nuevamente. Su respiración, sus pulsaciones, todo se había alterado nuevamente. ¿Cómo podía ser? ¿Cómo alguien podía saberlo? ¿Cómo alguien era capaz? Continúo negando, temblando de pies a cabeza.
Publicado por Grace L. Edwinson el Vie Abr 22, 2016 5:44 pm




We’ve been lied to by the liars, we’ve been sold what we can buy. In our hearts there’s a fire, you can see it in our eyes.
avatar
séptimo curso
Grace
164
258
katherin mcnamara
And there will come a time, you'll see, with no more tears. And love will not break your heart, but dismiss your fears.
séptimo curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t197-grace-edwinson-id
Olvidar la precaución en los entornos desconocidos siempre se paga caro. Por mi descuido, por intentar hacerme el valiente y encararme con la figura acabé colgado de un árbol como antes lo había estado Grace. Ser un listillo nunca termina bien.
Iba a reírse de mí durante semanas, maldita sea.

Sucedió tan rápido que el golpe que me di contra el tronco del árbol al tensarse la cuerda y balancearme cual saco de boxeo ni siquiera me dolió. Mi cuerpo estaba tan rígido que no era capaz de sentir nada; cuando las emociones se esfumasen acabaría completamente dolorido. Parpadeé, perplejo, y traté de encontrar con la mirada a mi compañera. Necesitaba que fuese tan rápida como yo lo había sido antes.

Verme a tanta distancia del suelo hizo que me marease durante un momento. ¿O quizá fue efecto de la sangre que se empezaba a agolpar en mi cabeza?

Sí, estoy estupendamente. Aquí, de fiesta, colgado como si fuera una salchicha alemana. ¡Corre, trepa ya y bájame de aquí! —grité con toda la fuerza de mis pulmones una vez que se me fue la inspiración irónica. Debo reconocer que dudaba de la agilidad de Grace, a quien había visto caerse mientras corría por el bosque. La boca se me secó y mi boca se torció con disgusto, aunque me esforcé en sacudir la cabeza para apartar esas ideas. No podía permitirme malos pensamientos en ese momento. Debía alentar a la joven si no quería que aquel árbol se convirtiese en mi tumba.
Por una vez tendría que confiar en ella.

Esperaba que la rubia se quejase un poco por tener que subir a un árbol, se le rompiese una uña o algo así, pero realmente estaba convencido de que al final me ayudaría. Rodé los ojos cuando me pidió que no me moviese de ahí. ¡Como si pudiera irme a algún otro lado! No obstante, si me bajaba de allí no tomaría represalias en su contra por ser tan... Tan Grace.

La vi recoger el objeto que yo no había logrado alcanzar justo debajo de mí. Luego solo existió silencio. El grito que aguardé no salió de su boca; tampoco añadió ninguna frase de las suyas, del tipo “te bajaré de ahí si reconoces que soy la ama y señora del mundo”. No, Grace simplemente comenzó a temblar mientras se alejaba en la dirección contraria. Apreté los dientes, contrariado, y decidí ser yo el que comenzase a gritar. Desde aquella altura no podía ver qué era lo que la había asustado tanto pero, fuese lo que fuese, no iba a consentir que se dejase vencer. Si ella caía yo lo hacía con ella; metafóricamente hablando, pues estaba colgado.

¡Cuerda de mierda!

¡No mires ahí! ¡No hagas caso de lo que ponga! ¡Grace, bájame de aquí ya! ¡No mires dentro de la caja! —bramé mientras empezaba a retorcerme, tratando de doblarme y agarrar la cuerda para cortarla de alguna forma. Sabía que era imposible pero me sentía bastante desesperado. Las sienes me palpitaban por culpa de la sangre y si me aturdía de todo, tampoco yo serviría de ayuda.

Ojalá hubiera estado en ese momento en el suelo para patear el trasero de Grace y gritarle “¡eh, tú, no seas tonta y sal del shock!”.
Publicado por Jack A. Hudson el Sáb Abr 23, 2016 2:39 pm



Run, you clever boy, and remember:



Before...




After...


avatar
sexto curso
Jack
424
478
Amadeus Serafini
I know I could have been a better man. I always had to have the upper hand. I’m struggling to see the better side of me but I can’t. Take all your jabs and taunts. You’re pointing out my every fault and you wonder why I walked away.
sexto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t241-hudson-john-jack-
Había un corazón. Había un corazón y le decían que tenía que robarlo. No podía hacer eso. Ella no había robado ningún corazón antes, había sido una de esas cosas desafortunadas de la vida donde ella no tenía nada que ver. ¿Cómo alguien podía saberlo? ¿Cómo alguien podía haber dado de lleno a lo que más miedo tenía en la vida? ¿Cómo alguien podía saber que eso era lo único que podía descompensarla de tal forma? Pensó que lloraría, pero solo podía mirar la caja con el horror grabado en su rostro.

Grace no le temía a la sangre, ni le sentía repulsión, pero eso era otra cosa. ¿A quién le pertenecía el corazón? ¿Por qué tenía que tomarlo ella? No quería. No podía.

Prométeme una cosa— Había dicho Gregg antes de que los enfermeros se lo llevaran. —No vas a dejar que te consuma el resto de tu vida.

Él lo había sabido, en ese momento, él sabía que había pedido que su corazón fuera donado a ella en caso de que las cosas salgan mal, y Grace estaba rogando para que eso no pasara. No podía salir mal porque por primera vez se había sentido atada a una persona, y esa persona murió.

¡Es tu culpa!— Había gritado Mirtha, madre de Gregg, la había culpado, la había señalado diciendo que había robado el corazón de su niño, aquella persona insensible, fría y arrogante, había robado el corazón de una persona pura, amable y honesta.

¿Lo había hecho? ¿Lo había robado? ¿Gregg había muerto por ella?

No podía con esas respuestas, no podía recordar todo lo que había pasado en esos dos días que quería olvidar con toda la fuerza que era capaz. Había querido olvidar las palabras dichas, las acusaciones y los malos modales con los que se habían tratado. Quería olvidar el momento en que se encontró saliendo del quirófano con el corazón de Gregg latiendo dentro de ella. Eso no le permitía olvidarlo. Eso era un recordatorio de las promesas rotas, del corazón destruido y de la culpa que se hacía presente en ella cada vez que recordaba a la persona que aún seguía amando y que no había sido capaz de olvidar.

Había olvidado que se encontraba en el bosque, que Jack estaba colgado, que alguien los había estado amenazando. Había olvidado los golpes que había recibido esa noche, el frío y los rasguños que tenía en sus piernas desnudas. Solo podía escuchar su propio corazón latir a un ritmo acelerado. Solo podía ver la caja que se encontraba frente a ella.

Un grito la regresó a tierra. El grito de Jack que pedía que hiciera algo para bajarlo de ahí. Grace tragó duro. Si quieres salvar a tu amigo…
Jack no era su amigo, pero si quería ayudarlo. Un regreso de favores, al menos restaba todo lo que había ayudado él esa noche.

Dio un paso al frente, con miedo e inseguridad. Otro. Otro. Paso por paso llegó nuevamente a la caja y la abrió girando su rostro para contener las náuseas. Respiro una vez y otra, intentando mantenerse serena. Aún sin decir una palabra respondiendo a Jack para que se quedara tranquilo de que estaba haciendo algo. Haciendo uso de la pequeña luz, observó que dentro del corazón había una bolsa o algo. La extrajo con el cuidado de no tocar demasiado el corazón, y evito preguntarse si era o no humano. Quería creer que era el de un animal que había tenido la desgracia de cruzarse con esa persona.

En su mano se encontró con un sobre y un cuchillo. Lo que necesitaba. Se quedó con eso. Nada más que con el cuchillo. El resto no importaba, si era una carta o no, si se trataba de otra amenaza, simplemente sacaría a Jack y allí y le imploraría, si era necesario, que salieran del bosque.

Agarrando el cuchillo con fuerza buscó la fuente de la soga, y se dirigió a ella una vez que la encontró. Aún temblaba y pudo notarlo en el momento en el que el filo del cuchillo tocó la soga.

Seguramente le tendría que decir algo a Jack, pero era incapaz de hablar. Se movía de manera sistemática, como si fuera un robot. Conteniendo la histeria, la tristeza y cualquier ataque que podía llegar en cualquier momento. Cruzó la soga en su brazo y se preparó para que la misma diera con su espalda y así poder mantener el peso del muchacho por un momento. No sería mucho, pero podía hacer la caída un poco más ligera para que ninguna cabeza se rompiera al caer. Ese era el objetivo.

Hizo lo que tenía pensado, y salió como lo tenía pensado. Logró que Jack bajara despacio al suelo, y solo quedó dolor y una quemadura superficial en el brazo en el que tenía la soga. Cuando vio que estaba a salvo soltó la misma, y le acercó el cuchillo al joven.

—Quiero irme— Le dijo con voz temblorosa. —Por favor. Quiero irme de aquí.
Publicado por Grace L. Edwinson el Dom Abr 24, 2016 9:56 am




We’ve been lied to by the liars, we’ve been sold what we can buy. In our hearts there’s a fire, you can see it in our eyes.
avatar
séptimo curso
Grace
164
258
katherin mcnamara
And there will come a time, you'll see, with no more tears. And love will not break your heart, but dismiss your fears.
séptimo curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t197-grace-edwinson-id
Publicado por Contenido patrocinado

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.