Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

Mini Trama ▲ Calliope

Ambientación

Espacio: Escobero.
Tiempo: 20 de Enero - Media tarde.
Clima: Tormenta, la luz natural alumbra poco.
Participantes: Calliope C. Rohmer.
Publicado por Whispers el Miér Mar 02, 2016 12:27 am
avatar
cuenta fundadora
admin
605
44
La paz y la perfección son algo imposible de obtener. Y todos los sacrificios que haga, solo volverán en su contra.
cuenta fundadora
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es
Odiaba el escobero. Era el último lugar a donde la joven le gustaría ir, sólo que las razones por las que siempre acababa allí, nunca eran de su agrado. Aceptaba los castigos cuando creían que eran merecidos o que se lo había estado buscando por estar muy cerca entre lo correcto e incorrecto, pero no era su culpa no poder callarse el comentario que toda el aula quería hacer y expresarlo en su rostro. Tampoco era su culpa que sus compañeros no hayan leído el material sobre el cual el profesor iba a tomar un oral sorpresa. Si no sabían que responder y se lo inventaban y, encima, decían una respuesta que no tenía nada que ver, entonces no se podían quejar de que les corrigiera ese error garrafal. Callie no se volvería más delicada para avisarle a alguien que se estaba equivocando, fue imprudente y sincera, como siempre, y eso le costaba un castigo por responder de mala manera a uno de sus compañeros. Por suerte no sería un castigo largo, pero tenía que pasar primero por el escobero. Una parte de su mente decía que ese debía ser el castigo.

Ese sábado por la tarde, la joven fue a cumplir el castigo pertinente. En una mano llevaba la llave del lugar donde tendría que retirar las cosas necesarias, su pelo estaba recogido en una coleta alta un poco inclinada a un lado y con varias hebras de cabello que escapaban de la misma, y una cara que indicaba que el que se acercara acabaría recibiendo palabras nada agradables. Colocó la llave en la cerradura, giró y la puerta cedió. Ni bien entró encendió la luz, dejando la puerta abierta de par en par mientras juntaba lo que necesitaba. Ese armario no estaba diseñado para personas como ella. Era pequeño, lleno de cosas que hacían que el espacio para moverse sea aún menor, tampoco recibía luz desde las ventanas, y ya de por si la luz era poca dada la lluvia que estaba cayendo desde el mediodía. Avanzó un paso más para recoger el balde, pero tuvo que ingresar uno más, hasta que acabó totalmente dentro del armario. Estaba incomoda, y no lo iba a negar, quería sacara todo y marcharse de allí lo antes posible, pero su nerviosismo le jugaba malas pasadas, alentando la torpeza y disminuyendo su agilidad nata.
Publicado por Calliope C. Rohmer el Miér Mar 02, 2016 11:23 am




Every now and then the stars align:




avatar
desaparecido
Callie
347
404
Maia Mitchell
Sometimes crying is the only way your eyes speak when your mouth can't explain how broken your heart is.
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t41-rohmer-dakovic-cal
Es un parpadeo. Un segundo. La puerta se cierra, la luz se apaga. De un momento a otro, toda salida queda trabada.

▲ Nota: Recuerda que a partir de éste momento debes responder en Hide.
Publicado por Whispers el Miér Mar 02, 2016 2:29 pm
avatar
cuenta fundadora
admin
605
44
La paz y la perfección son algo imposible de obtener. Y todos los sacrificios que haga, solo volverán en su contra.
cuenta fundadora
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es
Cerró lo ojos mientras terminaba de jalar lo que necesitaba, trapo aparentemente trabado. Trató de convencerse de que todo estaba en su cabeza, incluso inhaló y exhaló el aire de manera pausada como le venían enseñando desde que había quedado encerrada con su hermana. Era lo mismo que había hecho en el encuentro con Nate. Quería recordar eso, liberar tensiones por una idea que tenía que sonar tonta en su cabeza. Logró relajarse lo suficiente para poder tomar lo que necesitaba, y un sonrisa afloró en sus labios. Eso era todo, sólo quedaba salir. Lo había logrado. Se estaba por felicitar cuando la puerta se cerró al mismo tiempo que la luz se apagó. Sintió como la sangre huyó de su rostro. Se quedó quieta, con las cosas en sus manos, sin moverse en un milímetro de donde estaba, girada hacía la muerta y mirando la misma con fijeza. Intentaba no perder el control, intentaba no entrar en pánico, pero todo ese auto-control se perdió cuando el primer escalofrío recorrió su columna vertebral.

En menos de lo que esperaba se encontraba contra la puerta, intentando abrirla. Las cosas habían caído al suelo con un sonido que no le importó, algo que podría haber roto y a ella no le importaba nada más que la puerta se abriera, algo que no acontecía. Su respiración comenzó a dificultarse, su corazón se aceleraba y Callie comenzó a temblar antes de poder pensar que hacer en ese momento. Demasiado tarde, porque era incapaz de pensar con lógica, era incapaz de pensar.

Golpeo con fuerza la puerta, esperando derribar la misma a puros golpes, algo que no pasaría, ya lo debería saber. Hacía cinco años había pasado lo mismo, se había encontrado ella y su hermana golpeando una puerta con toda la fuerza que tenían, y la misma no cedió de ninguna manera. Esa puerta tampoco lo haría, porque los golpes que la joven daba con desesperación sólo producían un sonido sordo y dolor en la palma de su mano, un dolor del que sería consiente cuando saliera de ese lugar, si era que salía. ¿Quién la iba a encontrar allí abajo? ¿Quiénes sabían que estaba castiga ese día a esa hora? No recordaba haberlo comentado a nadie. Había ido a jugar baloncesto por la mañana, pero no había hablado ni con Brennan ni Isak, no se lo había dicho a su hermana y tampoco creyó hablar el tema con Nate ni Rose. Después de comer todos se habían retirado a sus respectivos puntos, la joven había estado haciendo deberes en la biblioteca antes de que se hiciera la hora y en el camino no se había cruzado con nadie conocido. Todo empeoró cuando se dio cuenta de que nadie sabía que estaba allí, no la encontrarían.

Presa del pánico comenzó a golpear la puerta con más fuerza. Estaba llorando, pero no se daba cuenta. Gritaba, pero no se daba cuenta. Su mano sangraba y ella no se daba cuenta. No podía pensar, no podía hacer nada más que lo que estaba haciendo, porque estaba desesperada. Los recuerdos la golpeaban, momentos que había compartido con su hermana. El miedo que había pasado, la incertidumbre. Golpeo con toda la fuerza que fue posible y no se detuvo. Continúo golpeando y gritando, implorando porque alguien fuera capaz de escucharla.
Publicado por Calliope C. Rohmer el Jue Mar 03, 2016 12:45 pm




Every now and then the stars align:




avatar
desaparecido
Callie
347
404
Maia Mitchell
Sometimes crying is the only way your eyes speak when your mouth can't explain how broken your heart is.
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t41-rohmer-dakovic-cal
Planes arruinados y nada en qué ocupar el tiempo era una combinación que podía frustrar a cualquiera, y Belle no era la excepción. La tarde del viernes, después de atletismo, se había ocupado de adelantar cualquier trabajo que tuviera pendiente con el único fin de tener el sábado libre, pues había planeado salir a dar un paseo por los alrededores del internado, por lo menos para tomar algunas fotos o dibujar un poco. Era algo que había hecho muchas veces desde que llegase a Dunkelheit, disfrutaba tanto de la naturaleza que rodeaba al lugar que se había convertido en una de sus actividades casuales favoritas y no estaba ni cerca de aburrirse. Pero el clima, haciendo su papel de aguafiestas universal, había truncado cualquier esperanza de salir ese día.

En situaciones como esa habría buscado hacer algo productivo con su tiempo, como leer un buen libro. Sin embargo, no se sentía especialmente animada a tumbarse a leer por ahí, o a quedarse varada en cualquier sitio, en todo caso, por lo que había terminado vagando por los pasillos del internado por el simple placer de caminar. Los pisos superiores estaban más transitados que de costumbre, considerando que era sábado, y Belle pensó vagamente que no era la única cuyos planes habían sido arruinados. La cantidad de alumnos fue disminuyendo a medida que se alejaba de las salas de ocio, de las bibliotecas y salas de estudio, y para el momento en que llegó a la planta baja ésta estaba casi desierta.

Y con razón, pues no había mucho que hacer por allí en un día como aquel, así que pronto se cansó y se dispuso a emprender su camino de vuelta a los pisos superiores, hasta que un ruido la hizo detenerse. Se escuchaba lejano y amortiguado y al principio no pudo identificarlo. La curiosidad no era algo de lo que Belle se enorgullecía, y considerando los eventos recientes quizás rayaba en la imprudencia, pero había algo inquietante y urgente en aquel sonido que no podía pasar por alto. Lo siguió con cautela más allá de la oficina del director y luego por un pasillo en el que solo había estado un par veces en el pasado, y el corazón le dio un vuelco al reconocer unos golpes y los gritos de una persona. Olvidando toda reserva o prudencia y con los latidos acelerados, echó a correr el resto del camino hasta llegar al origen del caos: Había alguien encerrado en el escobero. Una silla trancaba la puerta por fuera, haciendo imposible abrirla desde adentro.

Debía ser una broma de mal gusto, una maldad, considerando los gritos de pánico y súplicas de quien sea que estuviera allí, presa de la desesperación. Eran desgarradores, y por un momento Belle incluso temió a lo que podía encontrar, pero desechó ese pensamiento tonto y, sin perder mucho más tiempo, se apresuró a apartar la silla y abrir la puerta, topándose con el rostro familiar de una de sus compañeras de curso.
Publicado por Invitado el Vie Mar 04, 2016 3:15 am
avatar
Invitado
Había perdido el control. El miedo había logrado que se desesperara y fuera incapaz de pensar con claridad. Lo que hubiera sido obvio para cualquier persona, era imposible para ella. Por eso evitaba los lugares cerrados, los lugares oscuros, por eso algunas veces se despertaba con pesadillas por la noche. Era eso, eran sus miedos que siempre querían evitar encontrarse en la misma situación en la que se vio años atrás. Tanto lo había evitado, tanto se había convencido de que no sentía miedo, que sentirlo nuevamente, le daba más miedo aún. Nunca se podía estar preparado para esas cosas. Nunca se podía estar listo para sentir el terror circulando por las venas  y cortando toda idea racional. Sólo era capaz de llorar, gritar y golpear la puerta, cambiando el orden de las cosas, pero haciendo esas tres cosas.

Cayó hacia delante cuando la puerta se abrió. Reaccionando a poner sus manos extendidas delante de ella para que recibieran todo el impacto. El dolor en sus palmas y en las rodillas que deslizaron sobre el suelo hasta que terminó de caer, no lo sintió, pero si lo haría luego, cuando su mente se calmara y su cuerpo dejara de ser músculos tensos y piel erizada.

Se quedó en el suelo, aún sin poder respirar. En la misma posición en la que había caído, inhalando cada gota de oxigeno que le era posible. Allí estaba la chica fuerte que no tenía miedo en mezclarse con los chicos y practicar un deporte fuerte donde podía salir lastimada. La joven que levantaba la mano cada vez que el profesor hacía una pregunta a la clase, porque le gustaba mostrar que sabía todas las respuestas. Quien no sentía pena por decir lo que sentía cuando alguien no le caía bien o cuando creía que lo que decía no tenía sentido. Se sentía pequeña, débil. Estaba asustada, y aún el miedo no se iba. No se podía mover de lo tensa que se encontraba, y jadeaba mientras intentaba respirar con tranquilidad, en vano. No podía calmarse.

No podía ni mirar a la persona que le había ayudado, pero si había notado que había alguien. Agradecería luego, luego de que su respiración se calmara y su corazón regresara a un palpitar normal. Cuando vuelva a ser ella, y no la chica que se tiraba contra la pared y clavaba sus uñas en el antebrazo tratando de quitar la sensación que había sentido anteriormente. Tratando de dejar atrás un pasado que nunca la abandonaría. Su mirada vagaba de un punto a otro, pero sin mirar nada en realidad, trataba de encontrar un punto en que enfocarse, pero no se podía concentrar. Cerró los ojos, deseando que no le agarrara un ataque de pánico allí mismo. No deseaba sentir como su pecho se cerraba y no podía respirar, ya bastante tenía hasta el momento.
Publicado por Calliope C. Rohmer el Mar Mar 08, 2016 11:30 am




Every now and then the stars align:




avatar
desaparecido
Callie
347
404
Maia Mitchell
Sometimes crying is the only way your eyes speak when your mouth can't explain how broken your heart is.
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t41-rohmer-dakovic-cal
El lugar en el que se hallaban estaba escasamente iluminado, aunque aún se podía ver con claridad, y el único sonido que se escuchaba era el de la muchacha intentando recuperar el aliento. Rohmer estaba fuera de sí, irreconocible. Al principio, Isabelle tuvo dudas sobre cómo manejar la situación, pero después de observarla en el suelo aún demasiado alterada, optó por darle algo de espacio para que se calmara un poco. En todo el rato no dejó de mirarla con preocupación. Calliope debía tenerle mucho miedo a la oscuridad, fue lo que pensó en ese momento, o quizás al encierro o algo parecido, no encontraba otra explicación para que una persona como ella sufriera tal transformación.

Su relación con Rohmer era formal, el tipo de relación que existe entre compañeros de curso que ocasionalmente intercambian palabras relacionadas al estudio y que, aparte de las clases, no comparten mucho más (que es el mismo tipo de trato que Isabelle tenía con casi todo el mundo, con su mala costumbre de no involucrarse demasiado con los demás). Sabía de ella pocas cosas, vagas, pero de alguna manera significativas: Era la única chica del equipo de Lacrosse, y la capitana, nada menos; Era posible que practicara carpintería, aunque de ésto Belle no estaba del todo segura; Por lo que había visto en clases, podía decir que era una chica inteligente, segura y confiada, un tanto imprudente a la hora de hablar, pero estaba convencida de que en ciertas ocasiones, sobre todo fuera del aula y lejos de los profesores, ésto podía contar como una virtud. En conjunto, todas éstas cosas habían llevado a Belle a pensar positivamente de la chica en cuestión, y verla así no encajaba muy bien con la imagen que se había formado. La situación no le hacía pensar menos de ella, por supuesto, pero no le gustó, y se sintió aún más indignada por quien sea que le haya hecho eso.

Finalmente, vio a Rohmer moverse hasta la pared cercana, y fue entonces cuando Isabelle decidió acercarse con parsimonia y arrodillarse frente a ella, pensando en las palabras apropiadas que decir.

Calliope, está bien...—dijo con voz suave pero firme, —Sé que estás asustada, pero ya acabó —agregó, al tiempo que sujetaba la mano con que la chica se sostenía el antebrazo, intentando detenerla de que continuase lastimándose. Las heridas que seguramente ahora mismo no sentía demasiado, luego le dolerían mucho más, cuando el miedo se le pasara y fuera más consciente de sí misma.

Quizás le haría bien irse de allí, pero lo mejor era esperar que volviera en sí.
Publicado por Invitado el Jue Mar 10, 2016 3:40 pm
avatar
Invitado
Su mente iba y venía de recuerdos. El búnker, el pasillo, el hospital, la estación de policías. Agitaba la cabeza cada vez que se recordaba a ella misma golpeando una puerta o las manos que se acercaban cuando todo se nublaba y comenzaba a caer al piso. Temblaba la joven de pies a cabeza, y le era imposible quedarse quieta. Cuando tomaron su brazo para que no la lastimaran, miro a la joven con sus ojos grandes y asustados. Por un momento casi sacude su brazo para seguir clavando sus uñas, el dolor era algo que solía hacer que regresará a la normalidad. Repitió las palabras de la joven una y otra vez tratando de calmar su respiración. Estaba fuera, estaba fuera, estaba fuera. Necesitaba salir de ahí, necesitaba estar fuera, en un lugar donde no hubiera paredes, porque al momento, hasta el momento, hasta el pasillo le parecía pequeño.

Necesito salir, necesito aire Pidió más de una vez, tardando en decir las palabras y en un volumen tan bajo que apenas era capaz de escucharse, pero no quería volver a gritar, iba a gritar si no salía de ahí. Despacio, busca de que agarrarse para poder ponerse de pie, y le pide ayuda a la joven con la mirada. Ya comenzaba a reconocer dónde se encontraba exactamente, y le pudo poner un nombre a la persona que estaba con ella. Se trataba de Isabelle, y esperaba que la ayudara, porque no podía llegar a los jardines por si misma. Quizá era demasiado pedir, ya que la había sacado de aquel lugar, pero necesitaba salir y no le importaba suplicar si era necesario. Aunque ya lo estaba haciendo, sólo que era incapaz de escuchar su propia voz.
Publicado por Calliope C. Rohmer el Vie Mar 18, 2016 3:33 pm




Every now and then the stars align:




avatar
desaparecido
Callie
347
404
Maia Mitchell
Sometimes crying is the only way your eyes speak when your mouth can't explain how broken your heart is.
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t41-rohmer-dakovic-cal
Sobre el suelo un papel descansa a la espera de ser visto por alguien, y en unas letras rojas se puede leer: Buena suerte encontrando a la otra.

▲ A partir de éste momento la administración de la trama por finalizada. Los integrantes pueden continuar roleando. Una vez que terminan deben pasar a cerrar el tema en el desbloqueo de la trama.
Publicado por Whispers el Dom Mar 20, 2016 12:17 am
avatar
cuenta fundadora
admin
605
44
La paz y la perfección son algo imposible de obtener. Y todos los sacrificios que haga, solo volverán en su contra.
cuenta fundadora
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es
Publicado por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.