Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

A slight fragment

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Daba vueltas en la cama, enrollándose en las frazadas con cada movimiento que hacía. Su cabeza se sacudía, queriendo negar la realidad que ese mal sueño le hacía sentir. Acabó por sentarse de golpe, dejando escapar un jadeo. Su corazón acelerado, su respiración agitada, la capa de sudor en todo su cuerpo, la puerta de su cuarto cerrada. No lo pensó dos veces cuando tomo las zapatillas y se las puso a toda velocidad, imitando aquel movimiento con el jean y una campera. Salió de su cuarto corriendo, tenía la necesidad de correr, de correr hasta que cada músculo de su cuerpo le pidiera que se detuviera. Ni se molestó cuando la puerta de su cuarto resonó ante el portazo que había dado sin darse cuenta. Solo corrió. Bajó las escaleras con una mano apoyada en la pared, presa del miedo que la vigilaba tan cerca que sentía que sería capaz de tocarlo.

El aire fresco ayudó, pero no se detuvo. Corrió. Sus pies se encontraron con el camino del bosque y lo recorrió de ida y de vuelta. Se detuvo al terminar la segunda vuelta, y vomito a un costado del bosque. Había corrido con fuerza, con miedo, con enojo. Se calmó luego de vomitar, llevando una mano a su frente. La sentía caliente. No soportaba las pesadillas que tenían que ver con espacios cerrados, le recordaban lo mucho que aún le aterraba ser encerrada nuevamente, lo mucho que le molestaba el ruido que hacían las puertas y ventanas cuando se cerraban, o como siempre tenía la necesidad de buscar una salida. Nunca supo cuando aprendió que correr era una buena idea, por lo menos para ella, pero la descubrió y la usaba cuando la necesitaba. Era el aire, el viento, el frío, cualquiera de esas cosas, la hacían sentir libre, y la libertad no venía con encierros.

Camino, por más de saber que debería detenerse y estirar los músculos para que no le duela al otro día, ni ese mismo día, pero no sabía si aún estaba lista para parar, sólo había que hacía frío. Metió las manos en los bolsillos luego de frotarlas. Pese a haber parado de correr, aún sentía la energía dentro de ella, latiendo a la misma velocidad que su corazón. Podría seguir corriendo, quería seguir corriendo, pero sus piernas chillaban cada vez que lo pensaba. Levantó la vista cuando tropezó con algo, se vio en el cementerio y pensó en la cantidad de veces que había pensado quienes podían estar enterrados allí. Ahora sabía que eran tumbas vacías que en realidad debían estar llenas de algo que nunca encontraron. Eran un símbolo, y traían más dolor cada vez que pensaba en ello. Nunca le había gustado la sensación de estar parada en un cementerio, pero se sentía peor que nunca.

Se dejó caer en el suelo, apoyando su espalda en una lápida lisa. Estaba fría, pero no le importó. Necesitaba serenarse.
Publicado por Calliope C. Rohmer el Lun Feb 29, 2016 4:56 pm




Every now and then the stars align:




avatar
desaparecido
Callie
347
404
Maia Mitchell
Sometimes crying is the only way your eyes speak when your mouth can't explain how broken your heart is.
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t41-rohmer-dakovic-cal
Era como una droga, incluso Nate podría jurar que era peor que el éxtasis y todas esas sustancias que tanto criticaban los medios de comunicación. Nunca pensó que un medicamento llegara a ser tan adictivo solo por el hecho de dejarlo dormir una noche completa. La dosis era exacta y Nate no había intentado pasarse de ella ni una vez, no era necesario a fin de cuentas ya que dormía plácidamente toda la noche, pero el hecho no estaba en la cantidad que tomara sino en que no podía dejar de hacerlo. Era de noche y ya cerca de la hora Nathaniel corría a buscar su medicamento, era como una salvación, una que lo había convertido en su esclavo. A lo lejos escuchaba la voz de Call que le decía que tenía que ser menos dependiente, se odiaba demasiado por contradecirla y mucho más porque la chica en ese momento no supiera nada de lo que estaba haciendo, pero era mejor así. Su relación con Calliope había mejorado considerablemente, estaban muy bien y aunque él se comiera todas las mentiras sobre su condición, lo haría con tal de no arriesgar ese pequeño oasis que tenía con la chica dentro del internado. Ella era todo lo que necesitaba y Nate no iba a dañar eso de nuevo.

Poco a poco se estaba recuperando de sus primeras recaídas, el chico podía decir que estaba intentando volver a su rutina sin cansancio ni malos humores. Había dormido tan bien que se levantó temprano solo para salir a correr, aún no habían programado los entrenamientos ni las rutinas después de la nevada así que el joven decidió empezar por su cuenta tras estar varias semanas postrado en su cama y dentro del internado. Nate se vistió con su acostumbrada ropa deportiva y una sudadera de su equipo favorito, cubrió su cabeza y salió rápidamente del internado aun cuando nadie era capaz de verlo, o eso daba por sentado el chico.

Nate corrió la distancia habitual, no tuvo que esforzarse demasiado porque ya conocía el camino de memoria. Sin embargo, estaba tan lleno de energía que se arriesgó un poco y buscó más terreno para quemar la nueva energía que había nacido dentro de él. Al finalizar la rutina estaba cansado, pero no podía evitar sentirse feliz, por fin podía decir que estaba empezando a ser el chico que entró al internado, incluso mejor. Quizás por todas esas razones valía la pena guardar el secreto y seguir el tratamiento por un momento más.

Nate llegó al cementerio, nunca lo había explorado en su totalidad ni lo había tomado como un punto para ejercitarse ya que las desviaciones del terreno no ayudaban demasiado. Sus ojos se detenían entre las lápidas, la verdad es que el sitio no ayudaba demasiado con la neblina y las enredaderas sobre las tumbas, quien lo viera estaría de acuerdo con él que era lo más parecido a una película de terror. Con la respiración agitada, Nathaniel se acerca con cuidado, podía tomarse un tiempo ahí antes de volver. Estaba leyendo algunos nombres cuando ve a lo lejos un bulto sobre el terreno.

La primera impresión no es la mejor, Nate se detiene repasando en su cabeza las opciones que tenía. La situación en Dunkelheit no le ayudaba a pesar que se trataba de algo bueno así que, a fin de cuentas, se acerca cuando cree ver un pequeño movimiento, no podía estar tan delirante. A medida que sus pasos cortan distancia, el chico se va dando cuenta de que una melena castaña se derrama sobre el piso, también creía haber visto la prenda superior alguna vez, no tarda en darse cuenta de quién se trata y apresura el paso con una mirada de preocupación; era Call.

—¡Calliope!—. Su grito desentona con la supuesta paz que rodeaba el cementerio, disminuye el paso al cerciorarse que la chica no iría a ninguna parte. —¿Ahora este es tu lugar favorito?—. Menciona al llegar, sin embargo no demora para darse cuenta que la joven esta algo pálida, más de lo normal. —¿Estas bien?—. Se acerca y se inclina un poco para quedar a su altura. Nate pasa una mano por la frente de la chica y se da cuenta que esta helada, por no mencionar que una capa de sudor la cubre. —Call, estas muy pálida.
Publicado por J. Nate Seeber el Miér Mar 02, 2016 11:06 am


Algunos pecan por inocentes, otros  pasaron la vida ignorando la verdad que tenían frente a sus ojos.


This is not a perfect life:



avatar
quinto curso - capitan
Nate
170
133
Dylan O'Brien
Quizás algún día encontremos la razón que nos trajo al punto en el que estamos, mientras solo queda seguir adelante.
quinto curso - capitan
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t239-seeber-james-nath
Conocía la sensación. El sentir que no podía respirar, su cerebro que latía al mismo ritmo que su corazón. Era sentir que no podía calmarse incluso cuando lo estaba intentando. Las palpitaciones, la garganta y la boca seca. Miró su mano en un intento de pensar que no era verdad, pero ésta estaba temblando, al igual que todo su cuerpo. Inclinó su cabeza contra la lapida con los ojos llorosos. Conocía la sensación, la había vivido por muchos días seguidos. La primera vez que se había sentido así, había sido en la comisaría, luego de que la sacaran del hospital. Estaba con Cassie, les estaban haciendo preguntas sobre lo que había pasado, pero la voz del oficial apenas era audible para la joven que observaba a las personas moverse fuera de la sala. Escuchaba las puertas cerrarse, las palabras que se hacían lejanas. Alguien la había tomado del codo y la había obligado a que se sentara. Le habían dado un vaso de agua y le estaban dado indicaciones, pero no era capaz de escucharla. Veía a las personas, veía como movían sus labios, pero todo se volvía borroso. Estaba mareada, tenía poca energía, pero aun así se puso de pie empujando a la persona que tenía delante. Luego le dijeron que se había puesto a gritar, pero ella recuerda todo en silencio, como si se hubiera tratado de una película muda. Al final la habían logrado sacar afuera. Cuando recobró el sentido común aún temblaba, y varios pares de ojos estaban sobre ella. Terminaron de hacer algunas preguntas allí afuera y la dejaron ir.

No fue la única vez que le pasó, después de esa vez, otras la acontecieron, y ya ni recordaba cuantas veces había pasado. Su hermana era la única que la entendía, era la única que también estaba despierta por la noche. Correr era algo bueno. Correr ayuda, pero ese día no era suficiente. Era incapaz de saber qué había hecho que detonaran los síntomas. Pudo tratarse de una pesadilla, como de una acumulación de cosas que estaban pasando en el internado, pero no podía serenarse. No podía pararlo, porque no podía controlarlo. Había corrido todo lo que pudo, y aún la sensación estaba tan latente como en un principio. Aún no se sentía libre, se sentía apresada, sentía que no podía salir de donde estaba. Era otro tipo de claustrofobia, una que medía más allá de los limites de concreto. Era su cuerpo reaccionando a la realidad de que estaban encerrados en Dunkelheit, que había sido así por cinco años, pero que nunca había visto que era incapaz de salir del lugar. Estaban encerrados, y el sueño que era ese lugar, se había convertido en una pesadilla. Era la realidad golpeando a la joven con toda sus fuerzas.

Escucha su nombre, es lejano y es arrastrado por una fuerza que cree reconocer como el viento, pero no estaba segura si era el viento o su propia mente. Mantiene sus ojos cerrados porque la reconoce, cuando alguien se acerca y hace una nueva pregunta esta segura. No sabe que preguntó, pero sabe que es una pregunta y sabe que es Nate. Cierra los ojos con más fuerza. Estoy bien. Estoy bien. Estoy bien. Repite en su mente una vez tras otra, pierde la cuenta de cuantas veces repite esas palabras, pero lo hace la cantidad de veces que lo cree necesario, hasta que se cree capaz de abrir los ojos y mantener la mirada. Lo hace. Abre sus ojos, pero apenas es capaz de mantener el contacto con los ojos de Nate un segundo. Estoy bien Dice con un hilo de voz, y es la voz más fuerte que le sale. Trata de esbozar una sonrisa, pero no puede hacerlo, acaba sacudiendo su cabeza, pero el efecto es peor del que creyó. Vuelve a cerrar los ojos, apoyando su cabeza nuevamente contra la lapida. Ya va a pasar. Ya va a pasar.

Trataba de convencer a Nate de eso, de que estaba bien y que iba a estar bien, en el fondo sabía que así sería, solo necesitaba calmarse y no podía hacerlo, porque cada vez que intentaba pensar en algo su mente iba a todo lo que habían vivido hasta el momento. Iba al cuerpo siendo sacado de la cabaña por Alfred y por Edu. Iba a Ophelia colgando de un árbol gritando por ayuda. Iba al cuerpo de Georgia, su antigua capitana, y como lo habían destruido. Iba a la información que habían encontrado, la banda médica, el número escrito en ella. Iba a cada charla que había tenido con Alfred y cada vez que había mirado sus ojos con la confianza de saber que la iba a ayudar, y que ahora se daba cuenta de que en realidad eso no era una seguridad. Creía que los estaban ayudando, pero no veía la ayuda que necesitaba momentáneamente. Quizá si no hubiera dejado de ir a las sesiones con el doctor eso no estaría pasando, pero no se había sentido con la predisposición de abrirse con un hombre en el que ya no podía confiar. Todo estaba cayendo, como si se tratara de la lluvia, convenciendo a la joven de la realidad que los rodeaba. Muertes, desapariciones y peligro. La fuerza que había mostrado, la cordura que había mantenido, desaparecían poco a poco. La coraza de fuerza que mostraba al mundo, no era capaz de mantenerla por más tiempo, porque no era fuerte y ahora lo estaba demostrando.
Publicado por Calliope C. Rohmer el Miér Mar 02, 2016 11:58 am




Every now and then the stars align:




avatar
desaparecido
Callie
347
404
Maia Mitchell
Sometimes crying is the only way your eyes speak when your mouth can't explain how broken your heart is.
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t41-rohmer-dakovic-cal
Nate no había experimentado nunca la necesidad patológica de proteger a una persona antes que protegerse a él mismo. Desde pequeño fue un niño bastante individualista y no se trataba precisamente de egoísmo o de malas costumbres, al contrario, Nathaniel siempre se crío solo; jugaba solo, estaba solo. Los años posteriores a la muerte de su madre el niño solo tuvo la oportunidad de compartir con la servidumbre de su lujosa casa, de resto eran muy pocos los amigos que tenía y estaba claro que no contaban los de aquel colegio estrafalario en el que su padre quería que estuviese a toda costa. Tampoco podía mencionar a los compañeros que tuvo cuando se mudó a la casa de su tía, fueron una mala influencia y él se dio cuenta muy tarde. Por descarte, Dunkelheit había sido un centro donde había conseguido amigos de verdad; Isak, Cassie, Gru, Grace, Rose... incluso hasta Gwen, la chica le había caído bastante bien, y estaba Callie.

Calliope había llegado a su vida de sorpresa, Nate no sabía lo que era preocuparse por alguien hasta que la conoció. La primera vez que entró a su habitación hablaron hasta que ambos se quedaron dormidos viendo al techo de la habitación, poco a poco esa chica de rizos castaños desordenados, piel bronceada y fuerte carácter se convirtió en su mejor amiga. Era sorprendente pensar como habían cambiado las cosas hasta ese momento. Calliope ahora no solo era su mejor amiga, era su centro, era su todo en medio de ese internado. Nathaniel podía estar bien, pero sus ánimos caerían notoriamente si Call no lo estaba, era un trato, uno de ellos tendría que estar fuerte para el otro, era así.

Verla en el cementerio lo tomó desprevenido. Sabía que Calliope trotaba y le gustaba la parte del ejercicio, pero no sabía que tomaba aquel sitio como referencia. Se acercó porque era normal, sin embargo, al verla supo que la chica no estaba del todo bien. Call estaba pálida, muy pálida, el sudor corría por su frente y su boca estaba completamente seca. El ceño de Nate se frunce más de lo usual y la preocupación empieza a bullir dentro de él. Nate olvida lo bien que se sentía para centrarse en la chica. —No, definitivamente no lo estas—. Más que decirlo, Nate estaba intentando convencerla de lo que él mismo estaba viendo. El joven se inclina un poco hacia la chica y se sienta en el suelo de manera que la podía rodear con sus brazos y acerca a su pecho. —Ven, Call. Por favor—. Siempre le pedía permiso, la conocía demasiado para saber que la personalidad de la joven no era precisamente la más dócil.

Nathaniel se apoyó de la lápida cuyo nombre no logró ver, se aseguró de encerrar a Callie de una manera muy sutil entre sus brazos, la prefería así que sola. —Así, mejor—. Susurra al ver hacia abajo y comprobar que ella estaba ahí con él. Sabía que ella detestaba las enfermerías, pero si seguía tan helada sería mejor llevarla antes de que pescara algo peor. Nate toca su frente y empieza a acariciar su cabello. —¿Qué está pasando, Call?, ¿por qué acabaste aquí? Dime que pasó—. En su voz había cierta orden solo que Nate no se centra en eso para no asustarla o moverla demasiado.

La vista del chico se fija en un árbol a lo lejos, viejo y con enredaderas, hasta cierto punto lucía peligroso. Nathaniel baja la mirada y ve a la chica, ahora su norte era ella y descubrir que había pasado en su ausencia. Un eco lo culpaba diciendo que él no estuvo para evitar lo que en ese momento estaba pasando así no lo conociera.
Publicado por J. Nate Seeber el Jue Mar 03, 2016 11:43 am


Algunos pecan por inocentes, otros  pasaron la vida ignorando la verdad que tenían frente a sus ojos.


This is not a perfect life:



avatar
quinto curso - capitan
Nate
170
133
Dylan O'Brien
Quizás algún día encontremos la razón que nos trajo al punto en el que estamos, mientras solo queda seguir adelante.
quinto curso - capitan
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t239-seeber-james-nath
De haberse encontrado con todos sus sentidos, su mente tranquila y no en ese estado de terror, seguro hubiera respondido una sarta de palabras, donde no todas entrarían dentro de los límites de la elegancia, al comentario de Nate. Podía ser el caso de que le respondiera de una forma más dulce, pero en ese momento no se encontraba bien como para pensar en todas las posibilidades. En realidad, ya la idea de responder significaba pensar en algo más que un "si" o un "no", y no podía hacer más que eso. Se deja abrazar sin decir una palabra, dado que no estaba segura de que fuera una buena idea, pero ni bien sintió el calor del cuerpo del joven, se pegó más a su lado. No se había dado cuenta del frío que tenía hasta el momento o de lo helada que estaba. Hubiera propuesto volver a dentro de no ser porque podían encontrarse con más personas y no quería que nadie la viera así, o que la llevaran a enfermería o tener que moverse.

Su respiración se calmó lo justo como para no entrar en crisis y acabar por golpear algo, y Nate era lo que estaba más cerca. La calmaba y la serenaba saber que estaba a su lado. Y no pensaba eso sólo por lo que él significaba para ella. Lo decía por todo. A su lado se sentía más segura, más protegida, incluso cuando no necesitaba esa protección, Nate arrasaba con los límites que ella ponía y hacía lo que quería. Eran parecidos en ese aspecto cuando se trataba de proteger a alguien que uno quería.

No estaba segura de querer hablar del tema, pero quizá si lo decía podía sacarlo y terminar de tranquilizarse. Meditó la posibilidad por un tiempo. Cada tanto abría y cerraba los labios, dependiendo el lado para el cual se inclinaba la balanza. No estaba acostumbrada a hablar de ella misma, y sentía que el mayor esfuerzo lo había hecho con Rose, pero se daba cuenta de que eso había sido fluido, si confiaba en la castaña. También confiaba en Nate, y a él le había hablado de los ataques de pánico que había sufrido, por más que eso no estuviera cerca de ser uno, tampoco era lo que se sentía cuando se veía algo a lo que se le tenía miedo. Una fobia era mucho más complejo. Pesadilla Acabo por decir con lo que tenía de voz, que no era mucho. Nate había demostrado en infinitas posibilidades que no haría nada para lastimarla. Callie confiaba que no fuera a reaccionar como todas las personas cuando se enteraban. Haciendo las preguntas que no debían o riéndose como si se tratara de una broma. Quizá incluso podía ayudarla, aunque estaba segura que lo que necesitaba era tiempo. Necesito un poco más de tiempo para poder seguir hablando y aclarar su garganta, mientras se concentraba en seguir respirando.

Soñé que estaba con Cassie, encerradas en el mismo lugar. Igual de oscuro, igual de pequeño Comienza a decir sin entrar en mucho detalles. Pero la historia daba un giro y ya no estábamos en casa, estábamos acá. Dunkelheit era el bunker y no podíamos salir Se detiene un momento dado que su voz estaba temblando nuevamente. Su mente se negaba a seguir hablando o callarse, y sus musculos se tensaron dentro del abrazo que Nate le daba. Se separo hasta que no sintió más contacto, de manera un tanto torpe y nerviosa. Abrazo sus piernas cuando estuvo completamente separada. Odiaba estar encerrada. Odiaba lo que le hacía sentir. Odiaba que la hiciera llorar con tanta facilidad. Supongo que terminé de entender que no podemos salir de aquí y estamos encerrados. En un ambiente más grande, pero estamos encerrados de todas maneras No podían salir de donde estaban. Y correr no le había ayudado esa vez, porque no había forma de alejarse de ese lugar hasta sentir que podía seguir corriendo libre de la cadena que el lugar imponía. Cabía la posibilidad de que todo estuviera en su mente, presa del terror de la pesadilla que aún se mantenía vivo en su interior, pero la sensación le producía un nudo en la garganta, una presión en su interior que era capaz de dejarla sin aire.
Publicado por Calliope C. Rohmer el Jue Mar 03, 2016 5:02 pm




Every now and then the stars align:




avatar
desaparecido
Callie
347
404
Maia Mitchell
Sometimes crying is the only way your eyes speak when your mouth can't explain how broken your heart is.
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t41-rohmer-dakovic-cal
Esa palabra, esa minúscula palabra lo sentenció hasta el punto que los músculos de Nate se tensaron imperceptiblemente, esperaba que Call no se diera cuenta de ese detalle. Una pesadilla los había unido, una constante y potente que los derrumbaba a ambos, Calliope con su encierro y él con los recuerdos de su padre y aquella terrible noche en su casa de Nueva York. Aún podía recordarla entrando a su habitación arrastrando su pijama y con cierta mueca de verguenza, nadie podría decir que acabarían siendo mejores amigos, mucho menos tener el nexo que tenían para ese momento, pero ese había sido el punto de partida y claramente Nathaniel entendía la situación, ahora que ella lo había dicho el chico podía imaginar todo lo que estaba pasando. Un impulso hizo que la abrazara más fuerte, que la rodeara con sus brazos sin intención a que pudiese escapar, quería protegerla de todo, incluso de sí misma.

La escucha y sus sentidos se ponen en alerta. Todo lo que estaba pasando en Dunkelkeit era una completa locura y había creado caos entre los estudiantes y probablemente los profesores. La razón por la que Calliope estaba así era por los últimos eventos desafortunados, no había otro motivo, podía entenderla a la perfección porque él mismo había dudado de la estabilidad del sitio. Nate mira hacia abajo justo al momento que la castaña empieza a removerse y termina por separarse, el joven la ve un poco confundido, pero decide ir con calma tras lo alterada que esta la chica. ¿Qué podía decirle cuando él, en el fondo, sentía lo mismo? —Hey... Callie—. La llama, es lo primero que hace, no se acerca para no invadir su espacio personal, pero se inclina lo suficiente para poner su mano sobre la pierna de la chica y acariciarla un poco. —Estoy aquí, estoy aquí contigo y no me voy a ir—. Asegura para luego retirarse y volver a su lugar. Nathaniel rasca su nuca un poco confundido entre qué decir y qué hacer. —Escucha, Callie. Todo esto que está pasando no tiene un motivo aparente, lo que hemos descubierto no nos abre la puerta a demasiadas cosas, ¿entiendes? Tenemos conclusiones que pueden funcionar, pero algo me dice que esto es solo la punta del iceberg y que falta mucho. No todo problema tiene partes malas, si existen es porque hay maneras de resolvernos. Si esto es una cárcel va a tener una salida—. Asegura endureciendo un poco sus gestos, a él tampoco le gustaba sentir que no podía salir a ninguna parte. —Pero tienes que alejar eso de tu cabeza y dedicarte a lo que realmente importa, a solucionar todo este embrollo, ¿lo sabes, ¿no? Si te encierras en tu cabeza eso va a ser más peligroso que no poder salir de aquí—. Se acerca tan solo un poco y la ve a los ojos.

Nate toma un respiro y espera unos segundos para ver a su alrededor, la fuerte corriente de aire movía las ramas y hojas a su paso, hacía que el cementerio tuviese una particular banda sonora. El joven mira a Calliope y tiende su mano. —Ven, vamos a caminar un poco, ¿te parece? Creo que te haría bien. Si vas a estar en el cementerio vas a estar conmigo, no te pienso dejar aquí—. Se apresura a decir en caso de que sea una negativa.
Publicado por J. Nate Seeber el Vie Mar 04, 2016 10:07 am


Algunos pecan por inocentes, otros  pasaron la vida ignorando la verdad que tenían frente a sus ojos.


This is not a perfect life:



avatar
quinto curso - capitan
Nate
170
133
Dylan O'Brien
Quizás algún día encontremos la razón que nos trajo al punto en el que estamos, mientras solo queda seguir adelante.
quinto curso - capitan
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t239-seeber-james-nath
A Callie le gustaba aprender cosas, siempre había sido así, era una niña curiosa que a veces actuaba como una cría corriendo a lo que era peligroso sólo porque quería saber cómo se veía. Le gustaba descubrir, pero no siempre lo que descubría era bueno, había veces que era horrible. Lo primero que había descubierto era que no todos los padres amaban a sus hijos, y no lo había descubierto por Nate, había sido mucho antes, cuando una madre dejó a su hija, una bebé, en el colegio donde ella estudiaba. Callie no entendía, no entendía por qué la había dejado allí, no comprendía cómo las personas se podían rendir, cómo podían bajar los brazos cuando había una vida que dependía de mantener los brazos arriba. La joven investigaba y a veces todo era peor. Los significados de las guerras, por qué existían las cárceles, la deslealtad, la tristeza, el odio, la traición. Puntos que se sumaban a otros a una lista interminable de cosas que no quería vivir ni de cerca. Todo lo cubría con las cosas buenas que aprendía. A medida que crecí no separaba de lo bueno y lo malo, había aprendido que había mezclas. Y entre esas mezclas estaba ella, ella se sentía en algo que podía valer la pena y al mismo tiempo que no lo hacía. No estaba segura de todas sus virtudes o defectos, no les prestaba atención a no ser que sean importantes, pero si estaba segura que sabía, sabía muchas cosas, algunas no servían para nada, otras en algunos momentos tenían sus utilidades. Y entre todo eso, había aprendido a contradecir cualquier palabra que le dijeran cuando se encontraba en ese estado, porque lo hacían para ayudar, pero nunca lograban calmarla.

Callie estaba lista. Lista para negar en silencio, sabiendo que no escucharía nada nuevo salir de los labios de Nate. Estaba preparada para decirle que estaba equivocado y que lo mejor era dejarla allí, que con el tiempo se repondría. Pero nada para lo que estaba lista, fue lo que escuchó. En cambio, fue la dejó boquiabierta, mirando al muchacho y pensando que tenía toda la razón. Aún se encontraba mirando el punto en donde antes había estado la mirada de Nate, cuando éste se acerca y le tiende la mano para que fueran a caminar. Tardó, aún estaba procesando esas palabras, y dando un sentido que le dijera que había algo malo, pero tenía razón. No podía quedarse así, no ayudaría a nadie. No ayudaría a su hermana, a Nate, a Isak, a Gru o a Rose. Era completamente inútil y aquello por lo que peleaba con garras y dientes desde que tenía uso de razón no serviría de nada. Le hubiera gustado verlo por si misma, pero no era tan fácil, una fobia no dejaba pensar que sólo era miedo, hacía pensar que era el final de todo.

Se limpia las lagrimas en su mejilla, para darse cuenta que había dejado de llorar de aquella manera silenciosa que llevaba desde hacía un rato. Podía ser que Nate tuviera razón y en su mente sólo pensó que era punto para él. Tomó la mano y se aferró a la misma para poder encontrar estabilidad cuando estuviera totalmente parada. Estaba un poco mareada aún y no confiaba del todo en su equilibrio. Se pegó al joven y a la fuerza del mismo. Esta bien, pero hablemos de otro tema. Necesito sacar la cabeza de éste lugar Eso lo sabía por experiencia, la primera en descubrirlo habían sido su hermana y ella juntas. Había sido después de esos días, estaban en la casa, encerradas porque su padre no quería que se perdieran nuevamente. Incluso en sus habitaciones no se sentían seguras, entonces comenzaron a cantar. Nunca supo de quién había sido la idea en realidad, pero estaba segura que había sido idea de Cassie. Enfocar la mente en otra cosa, ayudaba. Por eso también correr era una buena idea, sólo que ese día no había funcionado, y sólo había empeorado la situación dado que la joven no había comido nada desde la cena del día anterior. Cuéntame algo, algo que no sepa, algo que no conozca Acaba pidiendo con la voz aún débil mientras se dejaba guiar por Nate. Propuso en tema, porque aún en ese estado, era incapaz de dejar una propuesta sin dar una mano de ayuda.
Publicado por Calliope C. Rohmer el Jue Mar 10, 2016 12:44 am




Every now and then the stars align:




avatar
desaparecido
Callie
347
404
Maia Mitchell
Sometimes crying is the only way your eyes speak when your mouth can't explain how broken your heart is.
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t41-rohmer-dakovic-cal
Todo lo que necesitaba era que ella estuviese bien, ¿era difícil pedirlo? Siempre fue un chico individualista, no porque fuese egoista sino porque su padre nunca le dio la oportunidad de estar con alguien más, de compartir con familiares o chicos y chicas de su edad. Siempre apartó a Nate para que se preparara para el futuro, para que fuese un chico de bien, un chico con mente de empresario como solo él quería que fuera. Cuandos las cosas empeoraron y Nate fue a parar en la casa de su tía, nada fue distinto, no tuvo amigos o quizás un grupo de personas pero que solo tenían objetivos en común y que no compartían mayor nexo que no fuera ese. Para Nate fue complicado dejar entrar a aquella castaña a su vida, pero no se arrepentía de nada porque fue la mejor decisión que pudo haber tomado, incluso con otras personas como aquellas a las que ahora se jactaba de llamar "sus amigos".

Nate pasó de preocuparse por sí mismo a preocuparse por otras personas, hasta el punto que solo podía decir que su atención se basaba en Call, solo en ella. Para que Nate estuviera bien ella tenía que estarlo también y el chico no podía gozar de esa nueva mejoría si la joven estaba desmoronada en medio de un cementerio, no podía permitirlo. Nathaniel no se separaría de Callie a menos que ella lo pidiera.

Verla en ese estado no lo ayudaba así que, en lugar de proponer la enfermería a lo que le esperaba una buena negativa, Nate se concentró en distraerla y en ofrecerle su compañía. Solo tuvo que levantarse para ayudar a la castaña, la sentía menos pesada de lo usual y un poco debil, el agarre de Nate fue seguro para proporcionarle mayor estabilidad y se aseguró de estar a su lado por si en algún momento ella hacía el ademán de caerse. Empezaron a caminar entre las tumbas, la neblina y los viejos árboles, no era un sitio muy romántico pero a Nate solo le bastaba estar con Callie, con su Callie.

Ella quería que él le hablara de cualquier tema solo que Nate no sabía exactamente como complacerla. Una respuesta habitual hubiese sido contarle algo que ella no supiera, un dato curioso de su infancia o una anécdota sencilla que expresara mucho de él. Por otro lado pensaba decirle lo de los nuevos medicamentos y su mejoría, pero algo le decía que ella no lo entendía y, aunque no quería guardarle el secreto, temía que empeorara. Nate toma un respiro y ve hacia el cielo. —Algo nuevo... creo que me lo estas poniendo todo muy complicado, Call—. Toma un respiro y la idea empieza a forjarse en su cabeza, quizás no fuera lo que ella esperaba, pero Nate quería intentar ayudarla en algo.

—Creo que me enamoré de ti en cuanto te vi—. La toma por sorpresa, no era el mejor entorno ni estaban rodeados de flores ni velas aromáticas, pero quizás fuera suficiente estar con la persona correcta. —Cuando entraste a mi habitación años atrás, ahí me enamoré de ti. Nunca había compartido con personas de mi edad, mucho menos una niña. Pero creo que me conquistaste cuando empezaste a contarme tus juegos de lacrosse improvisados y como pateaste a más de uno—. Baja la mirada para verla. —Creo que después aprendí a querer todo de ti. Cada vez que te llenabas de barro, cuando querías moles a golpes a los jugadores que no hacían bien su trabajo, tus charlas largas, tu cabello después de la ducha, como arrugas la nariz, incluso cuando piensas y te muerdes la boca porque no sabes que decir. Creo que lo nuevo es que soy un completo tonto por nunca darme cuenta de cuanto te necesitaba, Rohmer. Y por pensar que con solo un roce de mi vida en la tuya acabaría por destruirte—. Sus ojos expresan seriedad pero aún así decide continuar solo que esta vez mirando al camino. —Probablemente en dos segundos te rías por tantas cursilerias juntas, lo estoy esperando. Sin embargo me pediste que te constara algo nuevo y ahí esta. Estoy jodidamente enamorado de ti y me gustaria jodidamente estarlo por mucho tiempo—. Vuelve a Callie. —Porque quiero que sepas que solo así voy a cuidarte y que nunca estarás sola. Puedes valerte por ti misma, no voy a quitarte ese derecho, pero aún cuando sientas que no puedes yo voy a estar ahí para convencerte que si—. Nate cierra con un beso en la frente de la chica.

—¿Sabes que de pequeño tomaba clases de repostería con mi madre?—. No puede evitar reir, decide cambiar de tema antes de que Call lo culpe por lo sentimental que había sido. Esperaba mínimo un golpe en el brazo.
Publicado por J. Nate Seeber el Dom Mar 13, 2016 2:08 pm


Algunos pecan por inocentes, otros  pasaron la vida ignorando la verdad que tenían frente a sus ojos.


This is not a perfect life:



avatar
quinto curso - capitan
Nate
170
133
Dylan O'Brien
Quizás algún día encontremos la razón que nos trajo al punto en el que estamos, mientras solo queda seguir adelante.
quinto curso - capitan
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t239-seeber-james-nath
Niega, porque no era algo complicado, había muchas cosas que no sabía, cosas que Nate podía saber, pero no llega a decir nada cuando el joven ya esta hablando nuevamente. En su interior sintió que algo se derritió, pero no evitó que soltara una risa al escuchar algunas partes. Sentía las ganas de querer golpearlo, abrazarlo y besarlo todo al mismo tiempo. La joven no se daba cuenta, pero sus ojos recobraron el brillo que había quedado olvidado. De pronto la sensación de no respirar fue reemplazada por la cercanía y las palabras de Nate, y se olvido completamente de sus miedos y de sus pesadillas. Aún estaba débil, su respiración, sus movimientos, eran lentos. Pero ya no sentía las palpitaciones. Era hermoso, todo lo que le decía. La hacía reír, la hacía sentirse querida y amada, y era una sensación sorprendente.

Vuelve a reír cuando Nate acepta que eran demasiadas cursilerias, y ahora que se daba cuenta, si era eso, pero le gustaba, lo único que no le gustaba era no poder tener esa misma capacidad de exteriorizar los sentimientos que retumbaban en su pecho cada vez que lo tenía cerca. Me hubiera bastado con lo último Responde como primera parte a todo lo que había dicho. Imaginó por un momento a un pequeño Nate con su madre, el mismo no solía hablar de ella, por lo menos de lo que recordaba de las conversaciones, casi nunca mencionaba a su madre, lo que habían compartido juntos. Callie solo sabía que había estado y de repente había dejado de estar. No había preguntado demasiado, con su propia madre había pasado algo parecido. Cuando lograron salir de aquella pesadilla simplemente no estaba. Se había ido a un lugar donde no la podían seguir, y no le gustaba hablar de eso, porque a veces tenía la sensación de que, cuando regresaran a la casa, ella estaría en la puerta, con su amable sonrisa y su corazón de oro. Era un sueño imposible, pero le gustaba pensar que eso, en algún universo, era posible.

Me pregunto qué hice para merecerte Acaba por decir, apoyando su cabeza en el cuerpo de Nate. Yo no puedo decirte en que momento me enamoré de ti Explica para que sepa porque camino andaban sus pensamientos, el por qué decía lo que decía. Simplemente un día te fuiste y me di cuenta de que te necesitaba, y no era de la misma manera en la que necesito a mi hermana, a Gru o a Isak, era algo más, siempre había estado ahí, y me di cuenta cuando ya no lo tuve conmigo Se daba cuenta de lo egoísta que sonaba, lo mal que sonaba decir esas palabras, pero era lo que había pasado. Se había enamorado de Nate de una forma lenta, tan lenta que no se había dado cuenta hasta que fue demasiado tarde. Cuando quiso dar vuelta atrás, le era imposible. No suena tan dulce como lo que acabas de decir, no es tierno, ni nada de eso, y lo siento, me gustaría darte una mejor respuesta, pero no la tengo.

Levanta la mirada, pidiendo disculpas con la misma. Podría haber mentido, haber inventado algún momento, haber dicho algo que fundiera el corazón de quienes escucharan la historia en un futuro, pero prefería decir la verdad, porque era una de las cosas que más valoraba, primero estaba la lealtad. Callie valoraba mucho la verdad, prefería la misma antes de que cualquier otra mentira, prefería saber, porque incluso las verdades más dolorosas, que dejaban los cortes más profundos, sanaban más rápido. Un corte limpio, siempre sería mejor que cualquier otra cosa, y ella actuaba de la misma manera que le gustaba que actuaran consigo. Le gustaba que fueran honestos y así era con la mayoría de las personas. Recordaba el dicho que decía: no hagas lo que no te gusta que te hagan, ella lo aplicaba todos los días, de todas las formas.

Supongo que nunca que cansaré de agradecerte que siempre estés ahí para mi. Has conocido lo peor de mi, y eso nunca te ha detenido, no tienes idea cuanto lo aprecio Asegura sin darse cuenta de lo que estaba diciendo, casi ni estaba pensando antes de hablar. Eres la persona más maravillosa que conozco, y también te amo, pero que no se te suba a la cabeza Muerde la parte interna de su labio inferior al terminar de decir eso, dado que era la primera vez que lo decía en voz alta.
Publicado por Calliope C. Rohmer el Vie Mar 18, 2016 4:30 pm




Every now and then the stars align:




avatar
desaparecido
Callie
347
404
Maia Mitchell
Sometimes crying is the only way your eyes speak when your mouth can't explain how broken your heart is.
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t41-rohmer-dakovic-cal
Se había acostumbrado a ella, de buena manera se había acostumbrado a verla en todas las facetas que se le era permitido. Había entendido que no era dulce, al contrario, Call era regia y fuerte, había aprendido que le gustaban las charlas directas y no ir con rodeos, había aprendido de sus comidas favoritas, entendió cuanto le gustaban los deportes y que cuando se concentraba nadie podía hablarle a menos que quisiera salir con una patada impecable o uno de esos golpes con el extraño bastón que siempre usaban. Cada faceta era tan diferente que un hombre común se perdería, solo que en él cada cambio tuvo el efecto opuesto, Nate se enamoró de Callie cada vez que la veía experimentando todas y cada una de sus formas de ser. Lo supo, pero fue muy cobarde como para decírselo y hacer todo lo que se suponía que hacía un chico que gustaba de una fémina, era Calliope Rohmer, no podía tratarla como si fuese cualquier chica.

Nate sonríe de lado porque escucha más de lo que esperaba escuchar, rasca su nuca con su mano libre porque se siente torpe después de aquella charla romántica e impregnada de dulce y miel si él mismo se viera desde un espejo probablemente se riera de su imagen, agradecía en el fondo que los chicos no estuviesen o que Cassie no tuviera ni idea de lo que estaba pasando, parecía un sueño, algo poco real, pero que estuvieran los dos en medio del cementerio le hacía darse cuenta que no era una mera fantasía. —Lo sé, me hubiese quedado con esa historia y habrías salido fascinada.

Cuando la siente cerca, el chico la acerca más si es posible y la cubre con uno de sus brazos como si con solo ese gesto la protegiera del mundo, hubiese dado muchas cosas para que ese momento fuese eterno y el mundo pesado y lleno de oscuridad a su alrededor terminara. La escucha, un par de veces quiere interrumpirla, pero si ella le dio su tiempo para hablar seguramente Nate tendría que hacer lo mismo. Sus palabras tocan su corazón, aunque sus gestos sigan intactos, el chico estaba acostumbrado a oír todo de ella menos eso, quizás por eso era especial, porque sentía que estaba hablando desde lo más hondo de su alma, Calliope no era así, pero lo estaba siendo con él y para James era suficiente.

Baja la mirada justo cuando la chica lo está viendo, sonríe para darle apoyo, para decirle que sabía lo que sentía y que tenía tantas cosas dentro de sí que podría explotar, solo quería besarla, besarla y tenerla entre sus brazos e imaginar que eso sería suficiente. —Nunca agradezcas eso, Callie, en serio, no tienes que agradecerlo—. Para él había sido todo un placer dejar que se colara en su vida y él estar en la de ella. Todo fue idea hasta que ella mencionó esas palabras, ese par de palabras que lo hicieron llenarse hasta el tope, que fueron incluso mejor medicina que todas las que había tomado. Ese te amo de los labios de Call lo hizo vivir, lo hizo sentirse vivo por el solo motivo que había venido de la chica y que había sido tan natural que él se sintió sorprendido.

Responderle cualquier cosa sería muy básico para la felicidad que lo inundaba en ese momento, Nate se detiene y la gira hacia sí, la ve a los ojos con una sonrisa amplia que marca un par de hoyuelos, se inclina y besa su frente antes de abrazarla y estrecharla contra si. —Me encantaría que lo repitieras todos los días, Rohmer, pero como sé que podrías crearme un ego muy grande lo haré yo. Te amo, Call, te amo desde el primer momento que te vi. Te amo y te amaré en este internado o en cualquier otra parte—. Se separa un poco para dar un corto beso en los labios de la chica. —No quiero que se te suba nada a la cabeza—. Ríe y cierra con un guiño de ojo, como si el mundo no se estuviese cayendo a su alrededor.

Nate sonríe antes de caminar de nuevo un poco más lento. —¿Quieres saber alguna otra anécdota de mi niñez?
Publicado por J. Nate Seeber el Miér Mar 23, 2016 12:31 am


Algunos pecan por inocentes, otros  pasaron la vida ignorando la verdad que tenían frente a sus ojos.


This is not a perfect life:



avatar
quinto curso - capitan
Nate
170
133
Dylan O'Brien
Quizás algún día encontremos la razón que nos trajo al punto en el que estamos, mientras solo queda seguir adelante.
quinto curso - capitan
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t239-seeber-james-nath
Publicado por Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.