Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

Rohmer Dakovic, Calliope Catherin

Calliope Catherin Rohmer Dakovic



Datos Básicos

Edad: 16 años
Grupo: Estudiante
Rango: Quinto año
Played by: Maia Mitchell
Deporte: Lacrosse
Actividad Extra: Carpintería.

Historia

Fecha de Nacimiento: 31 de Octubre de 1998.
Lugar de Nacimiento: Haworth, Inglaterra.

Hay veces que ciertas personas, sin desearlo, por un accidente o una casualidad, olvidan su pasado sin querer hacerlo. Otras personas, desearían que esos accidentes pasaran, para no tener que recordar cosas que marcaron la vida de una manera permanente. Yo soy una de esas personas.

Algunas personas no creen en las historias de amor, el amor a primera vista y esas cosas. Steve Rohmer, no creía en esas cosas, y bien que hizo. El día que puso un pie en la Universidad de Derecho por primera vez, conoció a una joven de intensa mirada verde, cabellos castaños que a la luz del sol parecían ser rojizos. Todos se quedaban mudos ante su presencia sin poder evitar mirar su cuerpo de modelo. Su nombre era Ingrid Dakovic. Ella y Steve se hicieron mejores amigos, los mejores de todos. Pasaron dos años de carrera siendo mejores compañeros, mejor compañía y mejor consejero, pasado ese tiempo, creían saber todo sobre el otro, pero había algo que Steve ignoraba. Él ignoraba a Inka Dakovic, la hermana menor de su mejor amiga. Cuando la vio por primera vez se confundió con su hermana, pero al ver sus ojos marrones, quedo anonadado, y eso llevo a varias bromas de la mayor de las hermanas que no pudo evitar notar la reacción de su amigo. Inka se mudaba con su hermana ese año, a estudiar, como su hermana lo había hecho antes, y eso significo que cada día que iba a estudiar al departamento de las Dakovic podía observar a la joven que también se sentaba a estudiar sus asignaturas para poder ser Bioquímica. Después de un tiempo, Steve no iba solo para estudiar con Ingrid, también iba para sacar a Inka de la casa, para salir con ella, para conquistarla. El amor no surgió a primera vista, no fue algo planeado, pero si parecía cosa del destino.

Cuando los tres estuvieron al fin graduados, Ingrid se mudo con un cineasta a Alemania, mientras que la joven pareja se iría a vivir a una casa juntos. Habían decidido que no se iban a casar, eran de esas parejas modernas que creían que si se amaban de verdad no tenían que hacer una fiesta para demostrarlo a las demás personas. Pero la historia y los problemas no comenzaron hasta meses después, con el embarazo de Inka. Todo iba bien, ellos eran felices, todo marchaba viento en popa, pero entonces el embarazo se volvió un embarazo de riesgo. Los médicos daban pocas esperanzas de que Inka saliera con vida del mismo, y las cosas empeoraron cuando supieron que no solo esperaba un bebé, sino que eran dos. Muy pocas posibilidades, habían dicho, Inka estuvo en ese pequeño porcentaje. El 31 de Octubre, tras siete meses de embarazo, la mujer daría a luz a dos pequeñas a las que llamarían Cassiopeia y Calliope. Dos pequeñas de cabello negro y ojos marrones. Las hermanas fueron llevadas por los médicos, entubadas hasta probar que, por mas de haber nacido antes, sus pulmones andaban bien. Un mes después, Steve e Inka podían sacarlas del hospital, con el visto de que todo iba a estar bien. Y lo estuvo. Por un tiempo.

Nadie podía negar que eran una familia mas que feliz. Las niñas se dedicaban a lo suyo, mientras a Cassie le regalaban una guitarra, a Callie le regalaban un balón para soccer, y ambas estaban bien. Eran diferentes, cada cual tenía sus rasgos de personalidad marcados. Se complementaban de manera perfecta. Y los padres, adoraban a ambas. La pequeña ciudad de Haworth, Inglaterra, era testigo de como las jóvenes se desarrollaban de una manera tan fabulosa.

Inka, habiendo estado tan cerca de la muerte, gozaba de pasar cada segundo con las jóvenes, y eso le llevó a que un día, llamara a su esposo para que la fuera a buscar al trabajo, para que ambos llevaran a las chicas al partido de soccer. Las niñas, por otras partes, ya con el uniforme puesto, practicaban en el patio de la casa. Los vecinos no observan nada extraño en aquel comportamiento tan usual para la familia, salvo por la parte de que dos horas mas tarde un policía preguntaba cuando había sido la última vez que había visto a la familia, pues, el único que estaba presente era un padre que no encontraba a su esposa, y tampoco a sus hijas. Extrañas cosas pasaron, muy extrañas. Dos días después de las desapariciones, encontraron a Inka aplastada bajo un auto, tras un accidente de autos. Murió en el acto, sin poder decir si sabía o no algo de las pequeñas desaparecidas. Los días comenzaron a pasar y todos se iban inquietando cada vez mas. Los policías sabían que no podían perder mas tiempo, tenían que encontrarlas o donde sea que pudieran estar, podían morir. Steve estaba en un estado de depresión. Luego de la noticia de su esposa lo tuvieron que llevar a un hospital para poder calmarlo. Gritaba imploraba que encontraran a sus hijas, pero eso no podía hacer que los policías resuelvan el caso. Cassie y Callie estaban perdidas.

Finalmente, encontraron a las pequeñas trece días después, todavía vistiendo sus uniformes deportivos, deshidratadas, famélicas. Ambas, jugando, habían descubierto la entrada al bunker que la familia había construido en tiempos de Guerra. Habían entrado, para poder satisfacer su curiosidad. Habían entrado sin saber que tan viejo era el lugar, sin saber que la pequeña escalera se podía romper y que ambas podían quedar atrapadas allí. Les dolía hablar, les dolía moverse, les dolía ver la luz del día. Algunos médicos decían que era un milagro que hayan sobrevivido. Otros, como Steve, solo comentaban que el destino daba oportunidades a las personas, para llevárselas de una manera peor, como había hecho con Inka.

La situación, las noticias, desesperaron a Callie, quien sufro varios ataques de pánico, mas cuando sentía que se encontraba encerrada en algún lugar. Las cosas se complicaban. Cassie tampoco estaba bien. Todos decían que era normal, que al final, se les pasaría, por mas que no pareciera. Steve ya no podía cuidarse a si mismo, menos cuidar a las pequeñas, y tras varios llamados a su cuñada, acordaron que las pequeñas se irían a Berlín con su tía, pero, en cambio, algo mas paso. Dos sobres llegaron a la casa, dos sobres blancos de letras doradas. Dentro había información sobre un internado, uno bien caro, o mas bien de pinta impagable. Invitaban a las hermanas a entrar a que sean parte de la comunidad. No se negó nadie, ni tía, ni padre, ni niñas.

En septiembre comenzaban su primer año, luego vendría el segundo y allí se quedarían hasta hoy en día. Mejorando, poco a poco. Superando sus miedos, sus temores, su pasado. Cambiaron. Callie era un ejemplo de eso. Antes del incidente no perdía la oportunidad de responder con comentarios sarcásticos y desdeñosos, de impregnar de veneno sus palabras. Se volvió mas reservada, mas cerrada. Desarrollaría su miedo a la oscuridad y a los espacios cerrados, pero sacando eso, ahora es ella, algo que aún esta tratando de descubrir.

Familiares:
» Steve Rohmer: Padre.
» Inka Dakovic: Madre.
» Ingrid Dakovic: Tía Materna.
» Calliope C. Rohmer: Melliza.

Personalidad

La personalidad de Callie es bastante fácil de notar, si se observa con demasiado cuidado. Ella contiene en su interior muchas razones para actuar, para moverse y para decir lo que dice, pero todas esas razones, incluyendo su propio ser, están divididos en dos, en como la gente cree que va a actuar y en como actúa.

Lo primero que tienes que saber de Calliope es que si tiene que pisar cabezas para poder avanzar, lo va a hacer. A veces las cosas hay que cortarlas de raíz, ese es uno de los pensamientos mas comunes en Call. Algunos la llaman práctica, de esas mujeres que no anda con rodeos sino que va directo al grano; otros dicen que sus decisiones son triviales, son un blanco y un negro que rara vez pueden ser teñidos, pero así es ella. No le gustan los problemas y mucho menos los peros, en la vida hay que ser concretos y firmes, como su mirada. No hay puntos medios en sus pensamientos, y rara vez da vueltas a la hora de tomar una decisión. Callie analiza lo que tiene, los datos la información, y lo que no tiene lo investiga para tomar la mejor decisión posible. Es una mujer trabajadora y dedicada, si dice que hará algo, no dudes de su palabra. Si bien esta joven es una perfecta mentirosa, prefiere ir con las cosas de frente, no es de las que habla a expensas de otros, ni de las que cree los rumores. La vida esta basada en hechos, en acciones que justifican las decisiones, todo lo demás son patrañas que se inventan para justificar lo que no es justificable. Es directa a la hora de hablar, un tanto impotente, como si diera ordenes, pero es como le enseñaron a manejarse, las cosas no se logran si ''alguien debería...'', no, para nada, las cosas se logran cuando alguien hace algo, y si ella no puede lo delega. Para Callie es mejor hablar dando ordenes, para que la gente comprenda, por si su cerebro es una nuez, a ella la puede entender cualquiera.

No es hermosa, ni elegante y ni sensual, la mayoría suele pensar que en realidad es un hombre que nació en el cuerpo de una mujer, quizá no estén tan equivocados, pues no es muy femenina y hasta ella misma lo reconoce. Le gusta hacer las cosas cuando deben hacerse, su mente es como un cronograma, una agenda que indica cuando esta retrasada y cuando tiene tiempo para divertirse y pasarla bien. A veces puede ser un poco fría, pero es buena para conociendo gente, y en realidad muchas personas la tienen de vista, es corresponsal, y de las que causan estragos con cada palabra escrita. Sabe como actuar a la hora de ver una persona, sabe si ser divertida, intelectual u orgullosa, sabe que movimientos hacer o donde debe mirar, como debe sonreír, aprendió a moverse así, aprendió a dejar de lado su forma de ser y ser lo que las otras personas esperaban que fuera.

Dile que es una niña, subestima sus capacidades, y conocerás a una versión de Callie para nada agradable, no le gusta para nada. Ella sabe lo que hace y lo que puede hacer, puede pedir ayuda, no es tan orgullosa como parece, en realidad no es orgullosa para nada. No teme aceptar que se equivoco o que había un mejor método, solo que ella encontró ese o era ese el que ella podía hacer. Muchos la conocen de mal humor, es su estado de ánimo día a día, la chica que esta apurada y tiene demasiadas cosas para hacer como para tirar el tiempo a la basura. Enojada pocas personas la vieron, ni ella se conoce enojada, tiene un humor jodido, pero nada mas, no suele explotar al punto de querer matar a todos, eso pasa seguido, el querer matar a todos, que para ella es natural. Pero nunca se puso roja por estar llena de ira ni nada por el estilo, pero todos conocen lo rencorosa que es y con eso basta para saber que ella no es alguien con quien uno se desea meter.

Virtudes:
» Organizada.
» Inteligente.
» Flexible.
» Fiel.

Defectos:
» Rencorosa.
» Mentirosa.
» Malhumorada.
» Cínica.

Otros Datos

Pertenencias:
» Un colgante con una 'C'.
» Un libro (Las luces de Septiembre, Carlos Ruiz Zafón.).
» Una caja musical con luz que usa siempre para dormir.
» Placa militar con su nombre y edad. {[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]}

Enfermedades, Miedos y Manías:
» Sufre de Claustrofobia, no le gustan los espacios cerrados, incluso no es capaz de dormir con la puerta de su cuarto cerrada.
» Tiene miedo a la oscuridad y a los insectos en general.
» Suele morderse el labio inferior cuando esta nerviosa.
» Hace sonar sus huesos de la mano, del cuello y de la espalda cada tanto.

Habilidades:
» Es muy buena en todo lo que es matemática y física. Puede hacer cuentas mentales con rapidez y comprende los temas rápidos.
» Sabe jugar al Soccer. En realidad era muy buena en Soccer, estuvo en el equipo de dicho deporte por dos años, pero decidió aprender cosas nuevas y el anteaño pasado cambio por Lacrosse.
» Tiene buena memoria, en especial si escribe las cosas, es como una forma de no olvidar nunca.
» Sabe tocar la guitarra y cantar, Cassie le enseño la primera.

¿Sabías que...?:
» Como jugadora de Soccer jugaba como media punta.
» No puede irse a dormir sin tomar una taza de té.


Publicado por Calliope C. Rohmer el Miér Sep 09, 2015 4:19 pm
avatar
desaparecido
Callie
347
404
Maia Mitchell
Sometimes crying is the only way your eyes speak when your mouth can't explain how broken your heart is.
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t41-rohmer-dakovic-cal

Ficha Aceptada

▲ Bienvenido a Whispers in the Dark.
▲ Tu número de habitación es 224.
▲ Puedes realizar el Registro Obligatorio, Relaciones y Cronologías.
Publicado por Whispers el Miér Sep 09, 2015 4:23 pm
avatar
cuenta fundadora
admin
605
44
La paz y la perfección son algo imposible de obtener. Y todos los sacrificios que haga, solo volverán en su contra.
cuenta fundadora
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.