Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

Poldma, Silas Charles

Silas Charles Poldma



Datos Básicos

Edad: 46 años
Grupo: Adultos
Rango: Personal de Mantenimiento
Played by: JR Bourne

Historia

Fecha de Nacimiento: 21 de Mayo de 1970.
Lugar de Nacimiento: NY, USA.

El tiempo y los avances nos permitieron ver pequeños datos en un futuro, por ejemplo, el estado climático, aunque siempre está el pronóstico que dice que va a llover y no llueve, y aquel que te asegura que no va a llover y llegas a tu casa como si te hubieras dado una ducha. Pequeños datos, ciertas veces, el destino nos toma por sorpresa, uno piensa que no va a llover, pero, al final, cae la más fiera de las tormentas. Un día solo es un adolecente jugando a ser hacker, y el otro recibiendo un balazo en alguna tierra de Asia Occidental.

Mi nombre es Silas y podría sentarme por horas a contarles historias y más historias sobre mi vida. Supongo que, cuando tengas nietos, ellos serán muy felices o estarán muy aburridos, cualquiera puede ser el caso. Pero ustedes no se preocupen, no me demoraré demasiado. De mi infancia no hay mucho que contar, hijo único, una madre que era enfermera, un padre que era mecánico. No tuve hermanos, pero tuve un mejor amigo que, por muchos años, fue mi hermano. Junto a Heinrich aprendimos muchas cosas, su padre nos enseñó a andar en bicicleta a la misma edad, mi padre arreglaba nuestras bicicletas cuando las rompíamos en una caída. No tenía mucho, pero lo tenía a él, un hermano y sus padres que eran como padres para mí. Siempre nos gustó armar y desarmar objetos, empezábamos con juguetes, luego relojes, luego radios. Nuestros padres no tenían problema hasta que se encontraban que había algo que no éramos capaces de volver a armar. No recuerdo a que edad nos adentramos en el mundo de las computadoras, pero ese fue nuestro mayor descubrimiento.

De pasarnos el día en las calles o en el taller de mi padre, pasamos a encerrarnos frente a aquellas computadoras, y más cuando descubrimos los sistemas que las componían. Por las mañanas íbamos a clase, cumpliendo el horario y las tareas, por las tardes tratábamos de encontrar algo nuevo y siempre lo encontrábamos. Una tarde, un chico, varios años mayor, nos preguntó si queríamos hacer algo cool. La palabra nos llamó la atención, pero accedimos, dijo que usaría nuestras computadoras, pero que hackearíamos algo. No sabíamos bien qué era, pero sonaba muy bien. Descubrimos por qué una voz de nuestra consciencia nos decía que nos alejemos, pero lo descubrimos cuando la policía llegó a nuestras casas y les contó a nuestros padres lo que habíamos “hecho”. Después de unos golpes por mi padre y un castigo de dos meses, pudimos encarar a nuestro querido amiguito, pero como recompensa solo pedimos una cosa, aprender más. Éramos jóvenes y curiosos, queríamos aprender y teníamos la utopía de querer conquistar el mundo. Así fue como, a la edad de dieciocho años, ambos nos graduábamos del instituto, ya con la posibilidad de llamarnos hackers clandestinos y con becas que nos brindarían un estudio más especializado.

Luego de graduarnos fue cuando perdí el contacto con Rich, yo terminaría por recibirme de ingeniería en electrónica, trabajando a medio tiempo en un banco que hacía uso de mis conocimientos clandestinos. De Rich, sabría muchos años más tarde qué había sido de su vida, mientras tanto, yo “blanqueaba mi trabajo”. Subiendo de puestos a medida que practicaba y aprendía más y más cosas, pasé de ser hacker a estar contra ellos, al menos por un tiempo. Mientras los hackers trataban de meterse en el sistema donde trabajaba, yo buscaba bloquearlos. Era como jugar a la batalla naval todos los días a todas horas, para mí era eso, un juego, algo divertido, algo que me apasionaba. Joven, entré a trabajar en la CIA, era bastante grande, muy grande, enorme. Ellos necesitaban alguien como yo, yo necesitaba un empleo con buena paga, lástima que nadie tuvo la ocurrencia de agregar las migrañas en el salario.

Mi carrera profesional fue en ascenso, recuperé el contacto con Rich, volvimos a juntarnos a hablar como en los viejos tiempos. Todavía éramos jóvenes, hablábamos cada tanto, me ayudaba, lo ayudaba (sin dejar rastros), seguíamos siendo hermanos. Cada tanto, por las movidas del trabajo, perdíamos contacto, pero siempre volvíamos a encontrarnos cuando pasaba por mi ciudad natal.

Tendría veintiocho años cuando conocí Raven, hermosa, inteligente. Era abogada y la conocí una noche en la que acababa de perder su primer caso. Estaba triste, agotada, me miró y me dijo “mejor mantente lejos, hoy no es mi día de suerte”, como una persona que gusta de los retos, me quedé. Uno no puede saber qué hubiera pasado si las cosas hubieran sido diferentes, pero me lo pregunté varias veces. Dos meses después de que la dejé durmiendo en su departamento, me llamó para informarme que estaba embarazada. Uno nunca imagina formar una familia de esa manera, pero, son cosas que pasan, me convencí de eso, y pasé los siguientes siete meses conociendo a esa mujer tan hermosa que me sedujo por completo.

Los siguientes años serían tranquilos. Yo seguiría trabajando en la CIA sin poder comentarle nada a mi familia sobre lo que hacía, solo decir que era un buen día o uno malo (trataba de evitar los malos). Había viajes que algunas veces duraban una semana, otras un mes, otras dos años. Mi familia crecía mientras hablaba con ellos mediantes videoconferencia y les sonreía a través de una pantalla. Yo creí que todo estaba bien de todas maneras, era mi trabajo, no lo podía cambiar. La verdad era que no lo quería cambiar, porque lo amaba. Amaba trabajar en ese lugar, amaba los engrudos que se armaban, como era necesario, como una decisión podía crear una catástrofe a nivel nacional, pero a Raven parece no caerle muy bien que faltara, de nuevo, al cumpleaños de Narcisa.

La última vez que vi a mis hijas, tenían diez y seis años respectivamente.

¿Las podría haber buscado? Sí, ¿lo hice? No. Raven había dicho que estaban mejor sin mí, me lo había repetido tantas, tantas veces que al final lo entendí. Era lo mismo, vivan en nuestra casa o no, yo nunca estaba y nunca estaría porque seguiría en el mismo trabajo viajando a cualquier lugar que me dijeran. ¿Fui un mal padre? Probablemente. ¿Las deje de amar? Nunca. Serían mis estrellas siempre.

Pasarían nueve años de trabajo duro, de visitar a Rich y a su familia, tomar una cerveza y cuestionarme si debería ir al lugar donde se encontraban aquellas mujeres que eran mi vida entera. Nueve años de arena, viajes y de sentir mi vida al borde de un abismo. Era mejor que no estuvieran conmigo, cuando sentía que en cualquier momento nos pondrían una bomba y saldríamos volando, sabía que era lo mejor que estuvieran lejos de todo aquel mundo del cual no les podía hablar.

Después de todos esos años desperté un día en el hospital, tenía una pierna herida, me daban la posibilidad de retirarme y no lo debieron haber hecho, porque cuando desperté juré que buscaría a mis niñas, no importaba donde estuvieran. Eso estuve pensando la semana que me tuvieron internado, cuando salí me enviaban una carta por un trabajo en escocia, mantenimiento, algo simple y seguro, lo que necesitaba para probar que podía trabajar en un lugar como ese, estable. Y si fuera el destino o no, mis hijas se encontraban allí.

Casi un año de trabajo, un par de secuestros, muertes, pero ¿normal?, supongo que si, todo marcha bien, mientras mis hijas estén bien.


Familiares:
» Raven Poldma: Esposa. Lo abandonó tiempo atrás, Silas la amaba y aún le tiene ese cariño especial que nunca se perdió, pero entiende que tomó una decisión difícil, pero que era la correcta.

» Narcisa Poldma: Hija. La última vez que la vió tenía diez años. Silas siente que le faltó un millón de veces, faltando a cumpleaños, a actuaciones en la escuela. Siempre deseó poder compensar todo el tiempo perdido y toda la falta que le hizo.

» Cyrelle Poldma: Hija. Si bien tenía seis años la última vez que la vio, Silas siempre sintió la culpa de no estar allí para ella para las pequeñas cosas que un padre le enseña a una hija. Sabe que posiblemente no lo recuerda, pero quiere reconstruir la relación.

Personalidad

Silas es una persona bastante callada, no es tímido ni serio, (un poco, solo lo suficiente), pero su trabajo siempre le demostró que había cosas de las que no se podía hablar con libertad. Aprendió que es mejor callar y observar que hablar e intentar sonsacar información. Es inteligente y con mucha experiencia, muchas historias que a veces cuenta solo para entretener a sus oyentes. Pero lo que más lo caracteriza, o eso quiere creer, es todo lo que vivió. En su vida hizo muchas cosas, viajo, se enamoró, se cayó y se volvió a pasar. Vivió cada día de su vida y aún lo hace porque es exactamente eso lo que piensa de la vida, que hay que vivirla.

Se considera a sí mismo como Suiza, neutral. No hace las cosas ni por sí mismo ni por los demás, cumple sus tareas, las órdenes que recibe y nada más. Ya no se atreve a decir que moriría por otra persona, porque eso era en su antiguo trabajo, pero tampoco puede asegurar que se quedaría mirando. Es neutral, toda su vida es neutral. Tibio como le llamarían ahora las personas, los jóvenes que se mantienen en la modernidad, pero la vida, no le va ni le viene. Ya cumplió sus objetivos y ahora solo le queda trabajar para poder tener una buena jubilación.

Silas se toma la vida con mucha filosofía, no deja que las cosas importen demasiado, sacando a sus hijas, por supuesto. No lleva interés en demasiadas cuestiones y su única preocupación es tener un lugar donde dormir y comida a la hora de la cena, con eso él está bien. Que la gente de él digan lo que tengan ganas, que es soso, que es demasiado callado, que no es sociable, lo que sea, no le interesa. No tienen que saber todo lo que sabe, ni suponer cosas solo porque no es muy expresivo. Además, permanecer en soledad no es más que un instinto de supervivencia.

Virtudes:
» Paciente
» Tranquilo
» Inteligente

Defectos:
» Indiferente
» Terco
» Egoísta

Otros Datos

Pertenencias:
» Un colgante que fue regalo de su madre, es una moneda inca.
» Una cruz de madera que lleva siempre con el colgante de su madre.
» Una fotografía de sus dos hijas de cuando eran bebés.

Enfermedades, Miedos y Manías:
» Tiene miedo a que su familia resulte herida por su culpa.
» Tiende a morderse las uñas cuando está trabajando en códigos.
» Es alérgico a la planta de Tilo.
» Tiene el colesterol un poco alto, pero no le presta demasiada atención.

Habilidades:
» Tiene una muy buena memoria, en especial cuando se trata de números.
» Puede hacer largas cuentas mentales.
» Sabe programar y hackear.
» Es hábil con las manos.

¿Sabías que...?:
» Odia la ensalada de frutas, la detesta.
» Si fuera capaz de volver en el tiempo iría a un concierto de Queen.
» Tiene tatuada una brújula, y las iniciales de sus hijas.
Publicado por Silas C. Poldma el Jue Sep 22, 2016 3:22 am
avatar
personal de mantenimiento
Silas
11
55
JR Bourne
Si la vida te da una segunda oportunidad, toma las precauciones necesarias para que no te tenga que dar una tercera.
personal de mantenimiento
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t1655-poldma-silas-c#1

Ficha Aceptada

▲ Bienvenido a Whispers in the Dark.
▲ Puedes realizar el registro obligatorio, relaciones y cronologías.
Publicado por M. Yvette Gunnhild el Vie Sep 23, 2016 11:03 am
avatar
personaje no jugable
Yvette
188
-43
Nina Hoss
No importa que tan rápido viaje la luz, siempre va a encontrar que la oscuridad ha llegado primero, y la esta esperando.
personaje no jugable
Ver perfil de usuario

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.