Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

This was never up to me

Ante mis ojos, la luz que entra por los huecos de la cortina resplandece más de lo que debería. Por unos segundos toda mi habitación está en blanco, y básicamente me convierto en un ciego. Muchos dicen que ven negro, pero creo que no está muy claro lo que ven pues, al ser ciegos, no deberían ver nada. Es difícil, ¿no? No me podría imaginar una vida sin poder ver. La vida tiene tantos placeres que podemos mirar que él no poder me aterra. Espero que las drogas no lleguen a causarme un efecto parecido. Capaz y me veo hermoso con lentes, como siempre, pero no quiero depender de ellos. A veces cosas así te definen, y yo solo quiero ser definido por mi persona, no por accesorios o mi sexualidad. Soy Ezra, nada más.

Pero para muchos, ahora soy el rarito que desapareció y volvió con una dependencia hacia las drogas. El rubio plateado que siempre estaba arrecho. Incluso hay muchos más apodos, apodos que llevan desde antes que haya desaparecido. Solo que ahora, tras mi vuelta, se dignan a hablar de mi. No solo a mis espaldas, pero a mi cara, como si hubiera perdido todo mi poder. ¿Quién mierda se creen? Aún en el estado que estoy, soy superior a ellos. Siempre. Pff, como si unos estudiantes inútiles que vinieron al internado para escapar de su triste vida fueran más interesantes que yo. Yo soy el rey, el rey de los reyes—. What's a god to me? Nothing.

De repente los objetos empiezan a tomar forma y comienzo a hiperventilar. Poso mi mano derecha sobre mi pecho y con la otra agarro lo más fuerte que puedo las sábanas de mi cama, intentando calmarme. Gemidos empiezan a salir de mi sin poder detenerlos, ¡por eso necesito que me den la droga, maldita sea! Como si supieran lo que en verdad se siente, tsk. Es como si me estuvieran clavando un montón de cuchillos en mis abdominales y no dejan de hacerlo. Y de nuevo, de un momento a otro, se detiene. ¿Cuánto tiempo dijo Motka que me tomaría para que se vaya la dependencia? Ya ni recuerdo, pero no saben cuánto deseo que se acabe ya.

Irónicamente la habitación de mi hermana se encuentra al lado de la mía por lo que, nada más abrir la puerta para intentar escaparme, me encuentro con ella. Llevo la camiseta que me devolvió la última vez que nos vimos, mi mano arrugando la misma en el momento. Mi boca se queda abierta, no tengo palabras.
Publicado por Ezra J. Harrison el Lun Sep 12, 2016 11:40 am
avatar
sexto curso
Ezra
92
185
Lucky Blue Smith
But there's a scream inside that we all try to hide. We hold on so tight, we cannot deny
sexto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t367-harrison-ezra-jak
30 de marzo.

Había prometido hacerlo, por lo menos en su interior se había mentalizado de que tarde o temprano tendría que encontrarse con Ezra y que, probablemente, aquel encuentro no fuera nada agradable, no solo a sus ojos sino hasta los del mismo Ezra. Ambos rubios platinados que se habían criado bajo una misma burbuja de cristal luchando constantemente por quebrarla y hacerla añicos, ahora estaban en el mismo techo escondiéndose entre las murallas para no encontrarse. Ezra y Caroline eran dos perfectos desconocidos que alguna vez se juraron amor y protección, el eco de esos recuerdos no dejaba de torturar a la rubia aun cuando había jurado con todas sus fuerzas que seguiría su vida como si nada estuviera pasando a sus espaldas.

Pero ahora las cosas habían cambiado de manera drástica. Un giro de ciento ochenta grados que tumbó a Ezra de su trono y que le arrancó de cuajo su corona. De seguro su hermano no estaría habituado a tal situación, ella por su parte se preguntaba cómo se estaba sintiendo, no se trataba de una travesura, había sido un secuestro con todas las de la ley y ahora que había regresado incluso Carol no sabía cómo abordarlo. Habían logrado ignorarse a la perfección desde la llegada de la menor, pero ahora, ante tanto caos, parecía necesario un próximo encuentro, uno donde, si no manejaban las cosas con pinzas, podría terminar en un perfecto caos.

Caroline recordaba su charla con Bo, aquel chico dulce y agradable que parecía interesarse por Ezra mucho más de lo que ella entendería. Había prometido ir a buscar a su hermano a su lado, pero la verdad es que no lo había logrado y que la posibilidad de que el encuentro fuera más íntimo era un poco más atractiva que las otras alternativas. Lo menos que quería era derrochar drama y menos frente a terceros, a fin de cuentas, la historia de los Harrison solo era de ellos, de los hermanos y por más que sea Bo no tenía ni un ápice de culpa.

Y ahí estaba, tumbada en su cama, sentada mientras apretaba la sábana entre sus dedos a esperas de que llegara la hora de la cena. Toma un respiro y sus ojos azules recorren lo que resguardaban las cuatro paredes, por un momento se siente encerrada y ese mismo encierro se torna doloroso. Carol traga fuerte y decide hacer lo que su mente llevaba apenas segundos planeando, después de todo, sus mejores tácticas habían resultado sin mucho pensar si analizar.

La rubia inglesa no tarda en tocar el pomo de la puerta y dirigirse a la habitación continua. Estaba alisando los pliegues de la falda escolar cuando la puerta se abre y se encuentra cara a cara con un rostro tremendamente familiar y similar al suyo. Hermoso, ambos eran hermosos, los rasgos de Ezra para ser un hombre eran delicados y exquisitamente marcados, su cabello era un poco más claro que el de Carol, pero aun así rubio, era como una figura tallada en mármol, una que alguna vez estuvo en el mismo pedestal que Carol antes de que la escultura de la rubia cayera y esta dejara de ser perfecta.

—Ah...—. Un ruido bajo y seco sale de su garganta. La verdad es que, para ese momento, Caroline no tenía un guion planificado, no era un tema que requiriera uno. La rubia ve a su hermano sin saber que decir exactamente. Decide empezar por el hecho de que él parecía estar saliendo a toda prisa cuando se supone que no estaba bien luego de su cautiverio, o eso decían. Carol se estaba dando cuenta de lo pésima hermana que era. —¿Estas... bien? No deberías salir solo luego de lo que te pasó.
Publicado por P. Carol Harrison el Mar Sep 13, 2016 10:39 pm


the air that touches your cheek
avatar
desaparecido
Carol
140
258
Kennedy Stearns
Si la vida te da limones... prepara limonada (?
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t374-harrison-paige-ca
¿En qué momento pensé que saliendo rápido de mi habitación podría evitar encontrarme con Carol? Debí haber hecho lo que llevo haciendo los últimos días: esperar a que salga de su cuarto para, tras diez minutos, salir es. Les digo que fácil no es pues hay que estar atento a cada sonido y las mentes dentro de mi cabeza no me dejaban escuchar con claridad, pero en las oportunidades que usé esa estrategia, funcionó. Y ahora, ¿por qué no pude esperar? Ezra tonto, Ezra muy tonto. ¿Tanto te costaba ser un poco más paciente? Casi te sales con la tuya, pero tu hermana se adelantó a ti. ¿Primera vez que pasa? Digamos que sí, porque si no es la primera vez significa que en algún momento de nuestras vidas ha estado por encima mía y eso, señores, no es para nada aceptable.

El primer segundo que la veo dura toda una eternidad, y aprovecho dicha eternidad para fijarme en su estado físico. Está completamente bien, sana, sin huellas del coma. Sabe mantener su imagen, igual que yo, igual que los Harrison. Al fin y al cabo nuestra vida ha sido basada en falsas apariencias. ¿Sabían que existe gente que piensa que los Harrison son una familia modelo? Me gustaría conocer esa familia modelo, porque a las justas veía a mis padres y cuando lo hacía poco amor y cariño nos daban. Hipócritas, yo incluido.

¡Soy el rey del mundo, el rey del mundo, el rey del...! Qué mierdas digo, no soy nadie. Si hasta mi hermana pequeña tiene que recordarme que no debo salir solo. Ves, dice que eres débil, un inútil. Ya no necesita tu protección, sino tu la suya. No eres nadie a quien admirar, Ezra, nadie. Todo tu poder te lo han arrebatado, no te queda nad—. ¡Cállate! —el grito no va dirigido a mi hermana, pero no es capaz de leer mi mente para entender eso. ¿Intento explicarle? No, no quiero explicarle nada porque no debo. Ella no es mi madre, aparte que esa mujer nunca estuvo en mi vida. En nuestra vida—. Sí, tú también. —le aclaro, porque ahora quiero que ella también cierre la boca. No necesito su ayuda, no necesito la ayuda de nadie—. ¡Estoy bien, estoy perfectamente bien! —extiendo mis brazos mientras mis dientes brillan como siempre lo han hecho. Seguro ahora parezco un loco, ¿o es que llevo ya mucho tiempo pareciéndolo?

Mi sonrisa no dura tanto pues, pasados unos segundos de mantener mis brazos extendidos, siento un golpe en mi estómago. Vamos Ezra, vomítale en la cara. Todos son basura, tú no. La basura va con la basura, ¿no? Ah no, espera, recuerda que es tu hermana. Si a uno se le ve mal, malas opiniones irán también al otro. Seguro que cuando me critican lo hacen también a ella, seguro nos comparan. Los Locos Addams no son nada en comparación a nosotros, o al menos si los comparan conmigo. Yo soy mejor que personajes de una serie famosa, obviamente—. Estoy muy bien. —irónicamente llevo mi mano derecha a mi estómago, soltando pequeñas carcajadas separadas por bocanadas de aire. Al final van a pensar que más que estar loco estoy enfermo, aunque dudo que con eso estén equivocados. Eso sí, viviendo en un mundo enfermo no debería ser sorpresa que otros estén enfermos. Hay que aceptar la realidad, la raza humana es inútil y la causante de todos los problemas, incluso de los míos. Yo nunca tengo la culpa, ¡nunca!
Publicado por Ezra J. Harrison el Mar Sep 27, 2016 8:39 pm
avatar
sexto curso
Ezra
92
185
Lucky Blue Smith
But there's a scream inside that we all try to hide. We hold on so tight, we cannot deny
sexto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t367-harrison-ezra-jak
Tanto tiempo esperando ese encuentro ¿para qué?, ¿para que resultara igual o peor que el anterior? Había que recordar que ambos hermanos se habían limitado a las miradas desde que Carol pisó Dunkelheit, nadie podía culparlos, ambos vivían de recuerdos e ilusiones pasadas que no podían superar, más Carol que el mismo Erza.

La primera visita de la rubia a la habitación de su hermano había sido un completo desastre, mientras ella deseaba escupirle todas las verdades y recalcarle la basura que había sido por abandonarla cuando ella más lo necesitaba, Ezra tenía sus propios problemas, debates psicológicos que quería compartir con su hermana. ¿Cómo podían resolver sus problemas si apenas se conocían? El hecho de que ambos hayan sido criados juntos no quería decir nada particular, ahora eran adolescentes y el rumbo de los sucesos era distinto, parecían dos personas que jamás vivieron en un espacio común y que compartieron tantas vivencias importantes. Ahora, ¿qué pasaría? Analizarlo en su habitación era una cosa, pero tener a su hermano frente a frente era otra muy distinta. Ezra había desaparecido y recién se estaba adaptando a su rutina, ¿qué secretos traería consigo?

El primer grito la toma por sorpresa, se sobresalta cuando eco estridente de su hermano recorre los pasillos. Los ojos azules de la rubia se abren exageradamente, ¿qué carajo le estaba pasando? Pero la mirada de Ezra era perdida, no estaba atenta a su presencia y eso le hace pensar que su hermano está confundido, muy confundido; ella no había dicho nada en particular. Pero no tarda en aclarar que su petición iba con ella también. Caroline frunce el ceño, pequeñas arrugas se forman en su frente, es evidente la confusión. Inevitablemente da un paso hacia atrás alejándose del marco de la puerta. Ezra hace gala de lo bien que se siente solo que Carol no le cree ni un poco. ¿Qué le habían hecho en ese lugar?

Sabía la deidad que era su hermano en Dunkelheit, lo había escuchado; un chico sin preocupaciones, egocéntrico y preocupado por la perfección y el lujo, muy lejano a la idea que ella tenía de él, pero no era de extrañarse que el incidente en Londres no solo había afectado a Carol, también había hecho lo mismo con Ezra, solo que ella aún mantenía sus pies tocando tierra. ¿Ahora quién era Ezra?, ¿el Adonis rubio o un chico atormentado?

La actitud del rubio la confundía, primero le pide que se calle y ahora grita como si fuera un verdadero demente. —¿Pero a ti que carajo te pasa?—. No puede evitar preguntar con toda la extrañeza que sentía y la repulsión de que fuera tan idiota cuando ella lo que quería era hablar con él, vale, Ezra no lo sabía. Quizás hubiera sido mejor que los dos no se encontraran. Pero ya era tarde para retroceder, Carol toma un respiro luego de poner sus ojos en blanco y pasa a la habitación empujando a Ezra a su paso sin mucha fuerza, lo suficiente para que se quitara y ella pudiera colocarse en la puerta al cerrarla, imposibilitando cualquier vía de escape. Carol deja caer su espalda sobre la madera perfectamente pintada, cruza sus brazos en su pecho. —Ahora deja el teatro barato y dime qué te pasa, Jakob—. Pide sin un ápice de piedad en la mirada.

Nunca había tenido una discusión verdadera con Ezra, al menos no una que acabara terriblemente mal. Por lo general, Carol huía cuando la situación se tornaba difícil, pero ahora todo era diferente porque ella era partidaria de hablar, así no acordaran nada, pero merecían expresar todo lo que se ahogaba en sus pechos. —Y te advierto… no me voy a ir de aquí—. Arquea una de sus cejas dejando claro su posición al respecto.
Publicado por P. Carol Harrison el Jue Sep 29, 2016 11:51 am


the air that touches your cheek
avatar
desaparecido
Carol
140
258
Kennedy Stearns
Si la vida te da limones... prepara limonada (?
desaparecido
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t374-harrison-paige-ca
Publicado por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.