Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

El mejor amigo del hombre [MT#3]

El mejor amigo del hombre

Lugar: terrenos colindantes a la capilla
Día y Hora: 30 de mayo. Seis de la tarde
Participantes: Kai K. Argos y Z. Gael Westbay

Descripción: A pesar de que falta un mes escaso para la llegada del verano, en Dunkelheit el frío se ha afianzado con tanta fuerza que se niega a marcharse. Los alumnos más atrevidos incluso achacan las temperaturas al invierno interminable que los habitantes del internado llevan en su interior. No obstante, la tarde de sábado ha decidido darles una tregua. Los cielos están casi despejados y es posible pasear por los jardines sin más abrigo que un fino jersey. Muchos aprovechan los últimos minutos de calor para compartir charlas frente a los arriates de flores. Otros tiran piedras al lago, trepan a los árboles con la única intención de impresionar a alguien...

Pero la tranquilidad en Dunkelheit hace tiempo que se marchó. Ya lo sabéis.

El sosiego diurno llega a su fin de la forma más abrupta posible. Alguien grita con todas sus fuerzas desde el cementerio. Todos los que estén cerca han podido escucharlo con claridad.
Publicado por Alfred M. Motka el Lun Sep 12, 2016 10:59 am
avatar
personaje no jugable
Alfred
213
-491
Gary Oldman
El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio y el odio lleva al sufrimiento.
personaje no jugable
Ver perfil de usuario
Admiraba el paisaje como un niño que abre los ojos por primera vez. Jamás podría cansarse de las vistas que Dunkelheit les ofrecía a sus habitantes durante los nueve meses que duraba el curso, los altos muros de piedra contrastaban con los prados y el color de las flores abiertas en el apogeo de la primavera llevaba hasta el chico una fragancia que le embriagaba.

El joven de alma desgarrada caminaba tranquilo por uno de los senderos, ataviado con una sencilla chaqueta de deporte negra que hacía que sus cabellos blancos resaltaran aún más. Sus pasos relataban una tranquilidad que lejos estaba de sentir, los nervios golpeaban con fuerza en sus sienes, despertando en él un dolor de cabeza que hacía que sólo sintiera ganas de esconderse en su habitación para poder descansar bajo las gruesas sábanas.

Releyó por tercera vez el párrafo del libro que sostenía en sus manos, tratando de concentrarse, pues no había sido capaz de entender una sola palabra, la preocupación primaba en él y hacía imposible cualquier otra tarea que no fuera darle vueltas a la misma idea en su cabeza, a la misma persona. Suspiró, cansado, cuando el cuarto intento no dio resultados, renegando de su lectura. Se puso el tomo bajo el brazo y resguardó sus manos en los bolsillos de sus pantalones vaqueros, continuando hacia una de las zonas menos transitadas.

De pronto un grito cortó el aire, y con ello, la respiración de Zeta. En seguida trató de pensar si era así como su hermana gritaba, creía que no, pero... ¿cómo reconocer algo así? No tenía garantías de que no se tratara de Samantha, así como podría tratarse de ella. Sus piernas se pusieron en marcha de forma inmediata, corriendo en busca del origen de aquel chillido. Gael Westbay, que nunca se preocupaba de nadie más que no fuera sí mismo, como muchos dirían, rezaba por llegar a tiempo para ayudar a quien quisiera que fuera la joven de los chillidos. Provenía del cementerio, ¿debería estar asustado? Si bien no le temía a la muerte, valoraba su existencia, y a conciencia de todo lo que había sucedido en Dunkelheit durante los últimos meses, no perdía detalle de todo lo que le rodeaba, explorando la zona visualmente, sin tener muy claro qué esperar.
Publicado por Z. Gael Westbay el Lun Sep 12, 2016 8:14 pm



avatar
sexto curso
Zeta
41
94
Oliver Stummvoll
Never mind your hapiness, do your duty.
sexto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t1476-westbay-zavier-g
Baja de ahí, te vas a hacer daño... — lloriqueé a una ardilla humana de sexto curso mientras tiraba de su zapato con desgana. El árbol que intentaba galopar multiplicaba la edad de todos los alumnos de su clase, pero eso a él le daba igual; parecer una ardilla y desgastar sus rodillas era una tarea mucho más llamativa que quedarse en el suelo, quieto. Me acaricié los ojos con la mano izquierda en un intento de despertarme, pero ni las patadas suaves que la ardilla me proporcionaba en la otra mano eran suficientes para que mi cuerpo funcionase como funcionaría de no vivir el espectáculo que todos vivíamos en aquel infierno llamado Dunkelheit. Si tuviera más carácter (y menos paciencia) ya me hubiese llevado su pie conmigo y la ardilla, en vez de bellotas, habría comido corteza de árbol. Si tuviera menos sueño, no pensaría todo esto. Bostecé hasta tal punto de asustarme solo; si absorber el internado y hacerlo desaparecer fuera tan fácil como un bostezo.... Desistí de aquel animal furioso y me separé de él, apoyándome en un árbol contiguo.
De repente, mi cuerpo sintió calor. Llevaba todo el día preguntándome por qué el cielo parecía tan normal, por qué no llovía ni gotas de lluvia me empañaban la cara, y no lo sentí hasta entonces. Quizás el sueño o el miedo me habían mantenido frío, como un cadáver a plena luz del día. Las nubes se emborronaban con los rayos del sol, la brisa era cada vez más cálida y los pájaros se atrevían a cantar — pero ahí estaba yo, tan muerto como siempre. Sin embargo, no era mi frío lo que me perturbaba, ni el hecho de parecer una estatua escalofriante tallada a un árbol: era el tiempo. ¿Por qué? ¿Por qué después de tantos días de frío y muerte el mundo había decidido dejar que el sol y la felicidad artificial de los alumnos brotaran de la nada? Pensamientos dieron vueltas, y vueltas, y vueltas... Y solo un grito, como el beso del cuento, me despertó de mi ensoñación.
Creí haberlo imaginado, como los trozos de algodón blanco y la gran peca dorada que adornaban el cielo, pero no. De ninguna manera. Lo que parecía una postal preciosa de El Hierro no era más real que el sonido desgarrador que profirió aquel extraño. Mi memoria no pudo evitar poner su atención en Yuna; aunque era un imposible, la idea de volver a verla me accionó como un muñeco que se resiste con todas sus fuerzas a morir por unas míseras baterías. Gruñí, como haría el muñeco, mirando todo cuanto me rodeaba. "Parece provenir del cementerio", pensaba mi cerebro mientras mis pies se le adelantaban. Corrí como si hubiera permanecido dormido toda la vida, como si el mundo dependiera del origen de aquel alarido. Barrí con la mirada cada rama, animal, hoja desprendida en el suelo. Grita otra vez, imploró mi subconsciente; hazlo y podré encontrarte. Muerta, lo más probable. Parpadeé varias veces, sumido en una vorágine de miedo, alegría y mareo, hasta que un fuego albino me saludó por el rabillo del ojo. Paré en seco, todo mi cuerpo lo hizo: mi corazón no fue una excepción. ¿...Yvette? Volví a sentir frío, un frío infernal que no se detuvo hasta que me acerqué un poco más a la figura desconocida y comprobé que no era ella — 'ella', aquella criatura — sino un alumno que había contemplado ya en más de una ocasión por su llamativo color de pelo. El miedo me inutilizó durante unos segundos, congelando mis ojos en él. — ¿Has...? — tomé oxígeno — ¿Has oído eso? — señalé como un inútil hacia el vacío que teníamos delante — Viene del cementerio. — el cementerio, ese lugar tan vacío y abarrotado de gente — Vamos, con cuidado — mascullé, decidiendo lo que cualquier profesor responsable haría con sus alumnos: acompañarlos a la muerte más cercana.
Publicado por Kai K. Argos el Dom Sep 18, 2016 4:03 am


My other half:

Away:
avatar
guardabosque
Kai
41
121
Marlon Teixeira
"Lost in the insignificance of mine."
guardabosque
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t1309-argos-lluvia-ka-
Publicado por Alfred M. Motka el Dom Sep 18, 2016 12:57 pm
avatar
personaje no jugable
Alfred
213
-491
Gary Oldman
El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio y el odio lleva al sufrimiento.
personaje no jugable
Ver perfil de usuario

Publicado por Z. Gael Westbay el Dom Sep 25, 2016 9:50 am



avatar
sexto curso
Zeta
41
94
Oliver Stummvoll
Never mind your hapiness, do your duty.
sexto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t1476-westbay-zavier-g
Publicado por Kai K. Argos el Dom Oct 02, 2016 8:00 pm


My other half:

Away:
avatar
guardabosque
Kai
41
121
Marlon Teixeira
"Lost in the insignificance of mine."
guardabosque
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t1309-argos-lluvia-ka-
Publicado por M. Yvette Gunnhild el Miér Oct 05, 2016 2:14 pm
avatar
personaje no jugable
Yvette
188
-43
Nina Hoss
No importa que tan rápido viaje la luz, siempre va a encontrar que la oscuridad ha llegado primero, y la esta esperando.
personaje no jugable
Ver perfil de usuario
Publicado por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.