Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

Something is scratching it's way out (Brennan)

Algo se había estrellado y roto el día anterior, no sabía el qué, no se refería a algo físico, aunque claramente rodar por las escaleras era algo que podría haber roto varias cosas dentro de ella. Sin embargo no se sentía como si fuese algo físico, algo parecía estar arañando su camino dentro de ella pidiendo ser liberado, algo que llevaba mucho tiempo reprimiendo y queriendo olvidar. El encuentro con Phoenix había despertado muchas cosas en ella, todas diferentes, unas nuevas y otras que conocía bien, quizás eran precisamente esas sensaciones que había olvidado las que le hacían falta para enfrentar la realidad, no podía cometer el mismo error de nuevo. Ser un simple muñeco hasta que algo hacía "click" en su interior y atacaba a su padre para defender a Austin, no podía simplemente seguir siendo tan pasiva si quería cambiar las cosas. O eso era lo que pensaba mientras estaba delante de la puerta de Austin, se había pasado allí las últimas dos horas sin hacer mucho más que mirar la puerta cerrada, no se había atrevido a entrar desde que Austin ya no estaba y sentía como si una fuerza invisible se lo impidiese, cada vez que se acercaba al pomo de la puerta, apartaba la mano con rapidez, como si esta se hubiese quemado. Nunca había entrado en aquella habitación sin que su hermano estuviese dentro de ella, estar allí sin él era como enfrentarse a la realidad de que Austin no estaba con ella, de que realmente se había ido y no sentía que estuviese preparada para eso.

-Es solamente una estúpida puerta...- Murmuró, golpeándola con fuerza con la mano que no había sido pisoteada, haciéndose algo de daño. No iba a poder hacerlo, lo sabía, tenía demasiado miedo de abrirla, de enfrentarse al vacío que había tras ella, pero necesitaba ver si Austin había dejado algo, algo que ayudase a encontrarle, algo que... Algo sobre ella, siendo honestos necesitaba saber si Austin de verdad no la odiaba, si de verdad aún seguía pensando en ella como su hermana, necesitaba un milagro, alguien que abriese esa puerta por ella. Era demasiado débil como para hacer aquello sola. Sintió la frustración y sus ojos se aguaron de nuevo, dejando escapar en forma tan cristalina como las lágrimas toda la frustración que sentía, no tenía el valor de abrir una puerta ¿Cómo iba a salvar a Alec y a su hermano? La ansiedad provocó que empezase a caminar sin un rumbo fijo, intentando reunir el valor que necesitaba para dar aquel paso, no era algo difícil para los demás, pero lo que para ella simbolizaba esa puerta, era mucho más duro de lo que los demás podrían pensar. Fue entonces cuando se dio cuenta de a donde le habían llevado sus pasos, de forma entrecortada, quizás por las lágrimas, quizás por la ansiedad, tomó algo de aire. Tenía sentido, tenía sentido acudir a él después de todo. Golpeó la puerta un par de veces, esperando tener suficiente fuerza para despertarle, no pensó en que podría alarmarle, apareciendo en su cuarto, a las 4 de la mañana, con el cuerpo entero lleno de moratones, un labio roto, una herida en la frente, una mano vendada y encima, llorando como lo estaba haciendo. Quizás si lo hubiese pensado con más claridad, nunca habría ido, pero en aquel momento no le importaba demasiado lo que Brennan pensase, en aquel momento necesitaba desbloquear aquella puerta, necesitaba dejar de estar en aquel limbo de pasividad, necesitaba hacer algo, y si para ello necesitaba suplicar a Gru que abriese aquella maldita puerta por ella, lo haría durante horas, lo necesitaba, necesitaba que él estuviese con ella en aquel momento.

-¿Gru? ¿Estás ahí? Necesito que me ayudes con algo... Por favor...- Esperaba que su voz no sonase demasiado ahogada como para atravesar la puerta que no se molestó en intentar abrir, seguramente estaría cerrada con llave por seguridad, o eso esperaba ella, así que golpeó varias veces de nuevo.- Lo prometiste....- Dijo casi en un susurro, quizás más para ella que para él, solamente necesitaba que abriese esa puerta para ella, solamente eso y después podría irse.
Publicado por Gwendolyn P. Murdoch el Sáb Sep 10, 2016 2:56 pm



You can't choose what stays and what fades away:


If brokenness is a form of art I must be a poster child prodigy.:



avatar
tercer curso
Gwen
227
319
Elle Fanning
Maybe we feel empty because we leave pieces of ourselves in everything we used to love.
tercer curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t358-murdoch-gwendolyn
Estaban vivas. Era todo lo que había sido capaz de pensar. Al volver de la reunión aquel día, nadie podía quitar la tonta sonrisa que se encontraba en mis labios. Apenas había sido capaz de dormir esa noche, no sabiendo que Cassie, Callie, Carol, Bo y Yuna estaban en algún lugar de ese internado, pasándola mal y posiblemente bastante asustados. Pero estaban vivos. A la mañana siguiente ya me había puesto manos a la obra. Retomar aquel proyecto para saber dónde podían encontrarse las chicas, en el diario parte una hoja por cada piso para poder marcar un burdo dibujo de mapa. Tenía que haber algo que no estábamos viendo. Trabaje aquel día y el siguiente y el siguiente. Apenas era capaz de dormir y tampoco sentía demasiada hambre, lo único que necesitaba era una jarra de agua, un vaso y mantener ambos llenos.

Aquel día no había avanzado demasiado. La tarea se volvía aburrida cuando no se encontraban rápidamente los resultados, pero tenía que ser paciente, tenía que seguir buscando. Dibujaba curvas y pasillos cuando me quedé dormido. Había una razón porque la que no había estado deseando dormir, eran las pesadillas, pero ese día no hubo ninguna pesadilla. Solo un sueño profundo que olvide al momento en que un sonido en la puerta provocó que me levantara alterado y alerta. Dormido como estaba tarde un momento en darme cuenta que era la puerta y sin prender la luz me dirigí a la misma, tropezando con el vaso y volcando el agua de manera que mis pies se mojaron al pasar. No había sonido que indicara vidrios rotos. Rápido pegué el oído a la puerta, para ver de qué se trataba, no sabiendo muy bien qué debía escuchar, pero lo que escuché fue más que suficiente para abrir la puerta de un tirón.

Wendy, ¿qué pasó? pregunté entrecerrando los ojos para poder distinguir la figura de la joven, preocupado por la razón que la traía a esas horas de la noche. No sabía qué hora era, pero no debía ser temprano porque ya habían pasado las doce cuando había quedado rendido ante el sueño. Mis ojos se abrieron aún más al ver pequeñas marcas en el rostro de la joven, golpeé la pared varias veces antes de dar con el interruptor de la luz. El alma se me cayó a los pies y me costó tragar saliva ¿Qué demonios te pasó? ¿Cómo…?

Llevé la mano a mi cabeza con un gesto torpe, en pánico al ver el rostro de aquella joven tan maltratada. No sabía qué hacer. Debía llevarla a enfermería, debía avisar a algún adulto, debía alertar a la organización.

Pasa, pasa rápido le pedí mientras la empujaba del brazo para que entrara al dormitorio, y mire para ambos lados del pasillo antes de cerrar la puerta, por las dudas de que un profesor optara por hacer guardia justo en ese momento. No sería bueno que cualquiera de los dos rompiera las reglas, cuando la tendrían que romper dentro de unos días para inspeccionar las despensas. Me volteé a Wendy, con las mejillas rojas ante la violencia que me había agarrado tan repentinamente de tan solo imaginar a alguien golpeando a esa niña ¿Quién fue? exigí cruzando mis brazos e inspeccionando los golpes a la distancia sin saber bien qué mirar ¿Quién te hizo eso?

Volví a preguntar, sin darme cuenta de que estaba marcando demasiado mi acento americano, marcado con el intento asesino que me estaba agarrando. Esa persona está muerta, la iba a matar, ¡¿cómo se atrevían a golpear a Wendy?! Tuve que apretar mis dientes para no golpear algo, golpearía a esa persona, ¿quién se creía que era para golpear de esa manera a ….? Arggg, ¿Qué había pasado?
Publicado por Brennan F. Grunwald el Lun Sep 12, 2016 3:10 am
avatar
quinto curso
Gru
260
351
Shawn Mendes
La diferencia entre "puedo" y "no puedo" es solo de una palabra y una cuestión de actitud; si hay ganas, todo se puede.
quinto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t127-grunwald-hastings
No es que no se esperase la reacción de Brennan, sabía que era buena persona, se preocupaba por la gente, si alguien aparecía en su cuarto con el aspecto que ella tenía, por supuesto que iba a hacer preguntas y reaccionar así, sin embargo, no era lo que Gwen buscaba en ese momento, no quería preocupar a Gru, no quería explicarle lo que había pasado, al menos en ese momento, necesitaba algo diferente.

-Eso no es importante, está bien, no es nada, no he venido aquí por eso...- Dijo la joven, pero entonces él preguntó de nuevo y ella, a pesar de sentir toda la ansiedad que la dominaba en aquel momento, se quedó mirándole por unos instantes al darse cuenta del énfasis que había puesto en sus preguntas, marcando más su acento, poniendose rojo por alguna extraña razón.- ¿Estás bien? - Parecía estúpido que fuera justo ella, en ese estado, quién lo preguntase, pero no podía evitarlo. Se sintió peor aún, pues Brennan no tenía buena cara, probablemente no había dormido demasiado y allí estaba ella, robándole horas de sueño por no ser lo suficientemente valiente de abrir una maldita puerta y por no haber esperado a que las heridas sanasen un poco más antes de volver a verle, aunque no habría podido evitarle mucho más teniendo en cuenta la última reunión. - Un chico me tiró por las escaleras, pero estoy bien, de verdad... Gru, en serio, eso no importa ahora, necesito que me ayudes con algo, por favor... Tienes que venir conmigo.- Se secó las nuevas lágrimas que aún escapaban con algo de rapidez usando su manga. Se sentía bastante desprotegida de dejar que alguien le viese así, nunca dejó que nadie le viese llorar, ni siquiera cuando era niña, y ahora, con casi 17, no solamente lloraba si no que se portaba como si estuviese loca.- Por favor, Gru... Será rápido, después puedes irte, es que no sabía a quién más acudir...  - Quizás fue una mala idea, quizás a Brennan realmente le importaba si ella resultaba herida y eso le creó más ansiedad aún, ese no era el plan, no quería engañar de esa manera al chico, no después de todo...- Quiero entrar en el cuarto de A... De... Mi hermano- No logró decir el nombre, en esos instantes, quemaba su garganta cada vocal que lo formaba.- Pero no me veo capaz de abrir la puerta, por favor, solamente necesito que abras la puerta por mí, y luego podrás volver a dormir, solamente eso, lo prometo.- Le explicó, esperando que tuviese sentido para él y que no se enfadase con ella por despertarle en mitad de la madrugada por esa estupidez.
Publicado por Gwendolyn P. Murdoch el Lun Sep 12, 2016 4:53 pm



You can't choose what stays and what fades away:


If brokenness is a form of art I must be a poster child prodigy.:



avatar
tercer curso
Gwen
227
319
Elle Fanning
Maybe we feel empty because we leave pieces of ourselves in everything we used to love.
tercer curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t358-murdoch-gwendolyn
Hacía cinco minutos estaba durmiendo. Hacía cinco minutos me hubiera levantado con todas las buenas intenciones de reír y hacer bromas para hacer reír a los demás. Ahora estaba despierto, y no estaba de muy buen humor, me preocupaba lo que le había llegado a pasar a Gwen, tiempo atrás me había comentado que había escuchado algo que no debía y ahora, ahora aparecía golpeada. Me entraban nauseas de pensar en alguien maltratando a la joven y dejándola en aquel estado. Estaba preocupado por ella y por la razón por la que había venido a mi cuarto a esa hora. Obviamente combinaba su estado con dicha razón.

¿De verdad me estás preguntando si yo estoy bien? ¿Te has visto la cara? pregunté en un grito contenido para no elevar la voz más allá de lo necesario en caso de que alguien estuviera paseando por los pasillos. No podía entenderlo, ¿cómo podía estar preocupada por mi estado? Solo estaba… furioso de que le haya pasado algo y no haber podido ayudar, que no haya venido directamente a mí cuando pasó, sabía que solo era un chico alto y flaco que no intimidaba ni a los niños de primero, pero algo siempre se podía hacer. Traté de calmarme, imposible, no cuando Gwen contaba esas cosas con total calma y naturalidad. ¿Có…? ¿Cómo…?

Necesitaba aire, fui a la ventana y la abrí sin importarme que estuviera en camiseta y short, lo único que hice fue tomar una sudadera de la silla y se la pasé a la menor para que no tuviera frío. Intenté serenarme nuevamente.

¿Cómo que alguien te tiró por la escalera? empecé bien, con calma, la exasperación se notó al final de la pregunta porque quería gritar. ¿Cómo había podido pasar eso? ¿En la cabeza de quién entraba que era una buena idea lanzar a la chica por la escalera? Se podría haber roto en pedacitos, podría estar con las piernas y brazos enyesados por aquella locura. ¿Cómo ella había dejado que eso pasara y por qué no lo había delatado? ¡Era una locura! LO-CU-RA.

Casi me arranco los pelos de la cabeza al pasar la mano por la misma, pero al escuchar la verdadera razón de la joven y verla llorar, me calmó un poco. Un poco, es decir, por ahora no estaría pensando en matar al desgraciado.

Wendy, tranquila, ¿sí? me acerqué para darle un abrazo y se calmara. También había sido duro para mí entrar al cuarto de Callie, y no había sido capaz de entrar al de Cassie, pero estaba bien. Todo estaba bien, porque la acompañaría, yo solo estaba preocupado de que estuviera bien. Tranquila. Está bien. Te acompañaré, lo haré, no me molesta. Créeme cuando te digo que no me molesta para nada. Solo me alteré un poco, ¿sí? Pero no tienes que preocuparte, es solo que… comencé a explicarme separándome un poco de la joven y no pude terminar la frase, solo acaricié con la yema de los dedos una de las marcas cercanas al ojo. No puedes permitir que las personas te traten así.
Publicado por Brennan F. Grunwald el Mar Sep 13, 2016 2:08 pm
avatar
quinto curso
Gru
260
351
Shawn Mendes
La diferencia entre "puedo" y "no puedo" es solo de una palabra y una cuestión de actitud; si hay ganas, todo se puede.
quinto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t127-grunwald-hastings
Una parte de ella, detrás de todo aquel embrollo de emociones que se encontraban dando una fiesta en su interior, se sintió conmovida por la preocupación de Brennan, era una sensación cálida, como si realmente no estuviese sola, pero sabía que era temporal, Gru estaba allí con ella porque las circunstancias lo exigían, una vez todo acabase, si no había logrado encontrar a Austin y Alec... Fue entonces cuando el joven se acerco para abrir la ventana, un escalofrío le recorrió el cuerpo ante la nueva brisa, llevaba una camiseta y pantalones para dormir, pero no eran demasiado abrigados como para enfrentarse a la brisa nocturna, sin embargo, algo doloroso pinchó su estómago cuando Brennan le acercó la sudadera, la tomó y se quedó mirándola unos instantes, le recordó a la bufanda de Alec, que estaba en aquel momento sobre su cama en su cuarto, la forma en la que siempre le reñía por no llevar suficiente abrigo, el último día que se vieron mientras la ponía alrededor de su cuello. Por unos instantes sintió que si tomaba aquella prenda de ropa de Brennan, cabía la posibilidad de que aquella fuera también la última vez que viese al chico, una prenda más de ropa que devolver a un dueño que desaparecería ante ella.

-Estoy bien...- Insistió de nuevo, poniendo con cuidado la sudadera sobre una de las superficies de la habitación, antes de volver a mirar al muchacho que se acercó a ella y la abrazó sorprendiendola. Siempre se mostraba cariñoso con ella y no pudo evitar alzar las manos un poco para corresponder a su abrazo, se sentía reconfortante pero a su vez, le daban más ganas de llorar, de explotar y dejar que él la sujetase, intentando mantener juntos en aquel abrazo todos los pedazos que se iban cayendo de ella. Pero no podía, no en aquel momento, primero necesitaba entrar en el cuarto de Austin y luego se desquebrajaría en millones de piezas si era necesario. Brennan se alejó de ella y le dijo aquellas frases, pero la última fue una que provocó que la chica frunciese un poco el ceño.

-La gente puede tratarme como quiera o hacer lo que quiera si con ello consigo encontrar a mi hermano. Nunca se me permitió decir que no a nada de todas formas. Está bien.- Él no podía entenderlo, siempre se encontraba con los mismos problemas, nadie podía entenderla en realidad, y las razones por las que nadie podía eran precisamente que lo que habían hecho con ella no era lo normal ¿Cómo se le explica a alguien algo que solamente has sentido tú? ¿Cómo se le explican los colores a una persona que es ciega de nacimiento? No era una tarea fácil, y cuando uno nace dentro de una educación de complacer a los demás y sin permitirle desarrollar una personalidad propia, no es tan fácil decidir que puede la gente o no hacerle.- Gru... Por favor...- Gwen alzó la mano hacia el chico para tomar la suya y tiró de él algunas veces para empezar a guiarle hacia la habitación de Austin, que por suerte no estaba muy lejos, esperaba que nadie haciendo guardia los pillase, tendrían problemas serios si eran castigados y eso influenciaba en lo que tenían que hacer para la organización, sobretodo Brennan, era el líder, aunque Gwen odiase la idea, él debía de dar más ejemplo que nadie como para estar castigado en un aula por su culpa mientras que los demás hacían el trabajo sucio. Se detuvo de nuevo delante de la puerta que había observado durante horas aquella noche.- No está cerrada con llave, la usé antes... Es solo que...- No terminó la frase ¿Cómo admitir tanta cobardía en voz alta? Solamente había que girar el pomo de la puerta, había sacado a Brennan de su cuarto para girar un pomo, eso era todo, era tan estúpido como sonaba. Se dio cuenta de que aún no había soltado la mano de su amigo y lo hizo con rapidez, casi como si esta hubiese empezado a arder, para luego señalar hacia la puerta con manos temblorosas, una vez la abriese no sabía que iba a pasar, pero al menos Brennan podría volver a la cama, había dicho que no le importaba quedarse, pero la culpabilidad de ella seguía allí.
Publicado por Gwendolyn P. Murdoch el Miér Sep 14, 2016 9:48 am



You can't choose what stays and what fades away:


If brokenness is a form of art I must be a poster child prodigy.:



avatar
tercer curso
Gwen
227
319
Elle Fanning
Maybe we feel empty because we leave pieces of ourselves in everything we used to love.
tercer curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t358-murdoch-gwendolyn
Me lleve la mano a la cabeza, de nuevo, a ese paso quedaría calvo antes de cumplir los veinte. Me costaba creer y entender por qué Gwen dejaba que eso pasara, por qué le restaba importancia al tema como si no fuera nada. Hubiera entendido que tenga miedo o que considere más importante ir a la habitación de su hermano, pero había cosas que no podían permitirse, y parecía ser el único de la sala que se daba cuenta de eso. Mordí mi labio inferior, cualquier otra persona no hubiera conocido al chico bromista que no creía en las reglas en ese momento, ya no era ese chico. Había pasado poco tiempo, pero en ese tiempo había cambiado tanto que me costaba reconocerme en el espejo. No lo veía como algo malo, era todo lo que estaba pasando, no había espacio para bromas, chistes e irresponsabilidades, había tardado en entenderlo, pero ahora era líder de una organización que buscaba ayudar a las personas. Algo había cambiado dentro de mí, me había dado más seriedad, más preocupaciones y varios dolores de cabeza, pero en el fondo seguía siendo el mismo Gru de siempre, solo más sensato, más adulto.

Gwendolyn le llame la atención utilizando su nombre entero. Si pocas veces la había llamado “Gwen”, no era necesario decir cuántas veces la había llamado “Gwendolyn”, posiblemente esa era la primera. Tienes mi palabra que vamos a ir a la habitación de tu hermano, pero quiero que me escuches con atención. Nadie tiene el derecho de tratarte como se le da la gana, ni siquiera si te ayuda a encontrar a tu hermano, ¿me escuchaste? Si ves que algo se torna peligroso y que puedes salir lastimada, me llamas. Y no te estoy dando una sugerencia o una opción. Me importa un carajo como te hayan enseñado, cuando tienes que decir “no” dices “no”, más si tiene que ver con tu salud. No puedes permitir que alguien te maltrate de esta manera. Nadie tiene derecho. Y si piensas que es así, entonces vamos a tener una larga charla, porque no te voy a dejar ir así como así. Viniste porque querías que te ayudara a entrar en la habitación de tu hermano, y lo entiendo, lo vamos a hacer, pero tienes que saber que soy tu amigo, y porque soy tu amigo voy a intentar cuidarte y protegerte. Para eso estoy. Si te doy consejos no es porque no me importa nada lo que pase con tu vida, es justamente todo lo contrario, me importa y mucho.

Hablaba serio, y casi que podía escuchar la voz de mi padre saliendo de mi boca mientras hablaba mostrando aquel enojo por no haber podido protegerla, por escuchar como no le importaba que la golpearan o que la trataran de tal manera. Solo no me entraba en la cabeza cómo podía tener tal nivel de desinterés en su propia persona.

Estoy hablando en serio, Gwen y quiero escuchar que entiendes lo que digo y que no vas a dejar que pase de nuevo. No quieres hacerlo por ti, entonces hazlo por mí, porque no quiero que otra persona que me importa muera o ponga su vida en peligro por algo que se puede evitar. Eso era un golpe bajo y lo sabía, pero en caso de que la joven se negara a interesarse por ella, que se interesara por mí, porque me estaba cansando de perder a las personas a las que quería, a las que amaba. Era lo único a lo que podía llegar a recurrir, porque mi otro plan era agarrarla de los brazos y zarandear a la muchacha hasta que entrara en razón, y eso era poco profesional, estaba aprendiendo, poco a poco, aunque seguía sin medir la dureza de mi voz, que ahora estaba siendo bastante estricto con la pequeña rubia. ¿He sido lo suficiente claro?
Publicado por Brennan F. Grunwald el Vie Sep 23, 2016 3:45 pm
avatar
quinto curso
Gru
260
351
Shawn Mendes
La diferencia entre "puedo" y "no puedo" es solo de una palabra y una cuestión de actitud; si hay ganas, todo se puede.
quinto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t127-grunwald-hastings
"Gwendolyn", aquel nombre salió de los labios de Brennan y le recorrió un escalofrío, lo odiaba, a pesar de que era un nombre dado por Austin, puede incluso que lo odiase porque precisamente ese nombre le recordaba tanto a su hermano, él había decidido llamarla así, para que luego tuviese que recordarlo cada vez que alguien la llamaba por su nombre, hasta el día de su muerte. No era justo, lo sabía, pero tampoco podía hacer nada para evitarlo, tampoco sintió justo lo que Brennan dijo a continuación, lo comprendía, pero eso no lo hacía más real para ella.

-No puedes entenderlo, la gente como tú no puede entenderlo.- Fue todo lo que susurró, en otro momento probablemente habría mentido, habría dado a la otra persona lo que quería, tal y como le habían enseñado. "Sí, Gru, tienes razón, Gru, lo haré como dices, Gru" y lo peor era que haciendo lo que el chico le pedía, precisamente contradecía el principal motivo por el que Brennan le pedía esas cosas, fue por eso que se negó a mentirle al joven, se negó ha hacer lo que siempre hacía y simplemente miró al suelo, esperando a que Brennan terminase de hablar, antes de volver a hablar ella.- Has sido claro, y lo entiendo.- Eso era verdad, era toda la verdad que podría decir en aquel momento.- Pero tú no puedes entenderme a mí.- Repitió ella, alzando la mirada finalmente hasta encontrarse con los ojos de Gru, sintió como su cuerpo retrocedía al hacerlo, sin saber bien porqué, dio un único paso y decidió mirar otro punto en la habitación antes de volver a hablar.- Sólo por nacer la gente ya te quiere, no tienes que hacer nada, o ser nada, tus amigos, tu familia, una grande por lo que me has contado, estás rodeado de gente que moriría por ti, aunque tú lo consideres de otra forma o pienses distinto, hasta gente que no te conoce está dispuesta a seguirte, a confiar en ti. Tus amigos, todo lo que este internado te ha quitado sigue vivo, todos salían en ese maldito video, bueno, no todos, tú y yo sabemos muy bien quienes no salían en él.- Decirlo en voz alta era muy diferente de pensarlo, y dolió, raspando su garganta, tanto que se llevó la mano al pecho, como si la punzada de dolor realmente fuese física dentro de este.- Lo siento aquí, siento que Austin no está aquí, que de una forma u otra lo he perdido, Austin y Alec eran las únicas personas que me hicieron sentir que si yo desaparecía, si me perdía a mi misma incluso, ellos podrían recordarme quien era, o incluso enseñarmelo, siempre hice lo que se me pidió, fui completamente anulada desde que Austin se marchó y de pronto aparece Alec, quien quiere saber cosas de mí, no me las impone, me las pregunta, y Austin... Austin siempre me recordaba cosas que yo había olvidado que me gustaban, por mí... Pero ellos ya no están, y con ellos la única cosa que me hacía sentir que era yo misma. La única razón por la que sigo con vida en medio de todo este vacío es porque quiero ayudaros a Nate y a tí, pero también quiero venganza, y esta vez, es una muy diferente de la que tenía planeada, porque sí, te he mentido desde el día en que te conocí, ni siquiera recuerdo haber sido más sincera contigo jamás de lo que estoy siendo ahora, no me conoces, no sabes las cosas horribles que tenía pensado hacer desde antes contra mi propia familia, ni de las que soy capaz de hacer ahora, no sabes absolutamente nada de mí porque en el fondo no quieres saberlo, solamente soy una niña a tus ojos que necesita ayuda y consuelo, una más de las que hay por aquí y creeme, soy muchas cosas, pero esa no es una de ellas.

Se detuvo, Brennan no necesitaba saber de lo que ella sentía, no estaban allí para eso, y mucho menos estaba allí para contarle a Brennan el monstruo que había aceptado como suyo y que dominaba sus pensamientos últimamente.

- Pero la gente como tú no puede entender nada de esto, no sabes lo que es estar perdido porque no eres nada, hasta que aparece alguien  que te dice que te quiere por simplemente existir, porque nunca has estado solo, no del todo, aún con todos tus amigos desaparecidos, no estarías solo, tendrías a gente dispuesta a morir por ti, hasta yo, estaría dispuesta a morir por ti, la gente como tú es demasiado buena y atrae demasiado la bondad de la gente como para que jamás llegues a saber lo que es realmente estar solo, y mucho menos lo que es no saber quien eres, porque ni siquiera la gente que te rodea lo sabe. Y puedes mentir, decirme: "Oh Gwen, que tonterías dices, a mí me importas, yo te conozco, yo también moriría por ti, si te secuestraran, no pararía hasta encontrarte..." Estupieces, realmente crees que una vez vuelvan tus amigos, una vez vuelvas a poder abrazar a tu novia, que sentías que jamás volverías a ver ¿Perderás un segundo en preguntarte donde estoy? Y no importa, está bien,  pero comprendo tu preocupación por mí y aunque no lo creas, tengo algo de autoestima, Phoenix me dio esa paliza porque me pilló desprevenida, no volverá a pasar, no me gusta que me peguen,  así que no te preocupes por mí, no lo necesito, lo ´`único que necesito que hagas por mí, es abrir esa puerta.- Esa vez si que volvió a mirar al chico a los ojos, casi como si suplicase, casi como si quisiera volver a llorar de nuevo, cerró sus manos para convertirlas en puños buscando algo de fuerza para seguir teniendo aquella conversación.- ¿He sido lo suficientemente clara?
Publicado por Gwendolyn P. Murdoch el Lun Sep 26, 2016 5:56 pm



You can't choose what stays and what fades away:


If brokenness is a form of art I must be a poster child prodigy.:



avatar
tercer curso
Gwen
227
319
Elle Fanning
Maybe we feel empty because we leave pieces of ourselves in everything we used to love.
tercer curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t358-murdoch-gwendolyn
No puedo pretender que sé lo que sientes, pero espero que sepas que estoy aquí y que soy real.

Amistad. Aquello que tanto valoraba. Desde pequeño siempre había tenido un gran respeto a la lealtad y a la confianza. Saber que no importaba lo que el otro estuviera pasando, no importaba no tener palabras para decir, bastaba con estar allí, prestar un hombro, por más pequeño que sea.

Las palabras de Gwen me hirieron, y fue tal la profundidad del corte que hasta a mí mismo me sorprendió. Antes hubiera creído que entendía a la joven, de alguna manera, a pesar de no conocer su historia ni todo por lo que había pasado. Ahora, no sabía quién era. Nunca hubiera imaginado que estaría de acuerdo con que la golpearan o la tiraran por una escalera. Nunca hubiera pensado que era capaz de hablar de mi vida como si supiera todo lo que había tenido que soportar. Nunca hubiera imaginado que esa era la idea que tenía de mí.

Retrocedí un paso, pero sin tener las intenciones de hacerlo. Solo necesitaba retroceder para intentar buscar ver esa escena desde un punto distinto, buscar otro ángulo, porque no podía ser, no podía ser real, pero no había nada. Eso era lo que la joven pensaba. Eso era lo que creía. Me costó tanto tragar saliva como reponer mi expresión para que no se notara lo mucho que me habían dolido sus palabras.

Bien dije corto y cortante, no muy seguro de cómo me saldría la voz. Me di vuelta sobre mis talones para buscar una linterna entre los cajones y salí de la habitación, haciendo señas a la menor para que siguiera mis pasos.

Iluminando el camino con las linternas, nos guíe entre las habitaciones hasta la correspondiente. Había estado leyendo las habitaciones y dónde estaban ubicadas por el tema del mapa para la organización. Había habitaciones que recordaba más que otras. Esa era una, había repasado el nombre varias veces, con la angustia de saber que a la joven que me acompañaba le dolía aquella pérdida.

És aquí, ¿no? pregunté solo para asegurar que así sea, pero mi voz sonó dura y apagada. Abrí la puerta. No se necesitaba esfuerzo alguno, solo bajar la perilla y la misma cedió dejando a la vista un conocido y extraño dormitorio. Todos eran iguales, pero cada cual lo adapta a su manera. No presté demasiada atención al interior, solo hice una seña para que Gwen pasará primero, y me adentre tras ella, mirando a ambos lados del pasillo antes de cerrar la puerta y encender la luz. Haz lo que tengas que hacer.

Y tras dar la indicación me senté contra una pared alejado de todo, aun pensando en las palabras que Gwen me había dedicado. Ya no entendía, si tanto le molestaba que sea quien era, ¿por qué se había quedado? ¿Era solo por eso? ¿Para qué le abriera la puerta de su hermano? ¿Para tener a alguien con quien hablar de vez en cuando? ¿A caso sus valores de amistad tan diferentes eran a los míos?
Levanté la mirada a la joven, y la tuve que retirar. Quería irme, y mi trabajo estaba hecho. Podía hacerlo.

Ya tienes lo que querías, me vuelvo a mi cuarto anuncie luego de ponerme de pie, pero me volví cuando apoyé la mano en la manija de la puerta. Solo para que lo sepas, estás muy equivocada si piensas que toda mi vida es feliz. Crees que tu vida apesta porque perdiste a dos personas que eran importantes para ti, pero yo también he perdido. Crees que he tenido suerte porque he nacido en una gran familia, pero eso no hace la diferencia, lo que hace la diferencia es la actitud que se tenga ante la vida. Si tengo amigos, es porque le sonreía a la vida por más piedras que me tirara y puse la mejor cara que podía. Tengo amigos porque los busqué y me quede con ellos. La gente me votó porque creyó que podía hacer algo, pero también lo hizo porque vio que no me pasaría el día pensando en mí o en lo que he perdido.

Tomé aire, aunque no estaba muy seguro de si lo que estaba diciendo tenía sentido, para mí lo tenía.

Puedes pensar que yo no entiendo nada, pero si se lo que es perder a un hermano, tenía once cuando murió mi hermano mayor y yo estaba allí cuando pasó. No puedo pretender que entiendo cómo te sientes, pero si puedo imaginar lo devastador que es, porque lo he vivido, aunque las cosas no pasen de la misma manera, aunque las cosas no se sienten de la misma manera para todas las personas. Pero así como yo no puedo asegurar cómo te sientes, tú no puedes venir y pretender que conoces todo sobre mí agregué con las mejillas ligeramente coloradas y la mirada perdida en la muchacha a la que miraba sin ver. El tiempo lo único que te enseña es a llorar sin lágrimas y a sufrir con una sonrisa. ¿Quieres sentarte y lamentarte por todo lo que ha pasado? Adelante, sigue compadeciéndote de ti misma, pero otras personas tenemos cosas más importantes en las que preocuparnos. Tu misma me lo dijiste en la clase de música. Escucha tus palabras.

Y, para que lo sepas, no me quede contigo porque tuve lástima de ti, me quede contigo porque vi a una persona que estaba sola y rota y quise quedarme allí, porque se lo horrible que se siente. Perdón si lo tomaste de una manera diferente, pero yo no reemplazo a mis amigos y tampoco lo haré cuando encontremos a los desaparecidos terminé de decir y tuve que apretar los dientes porque eso era lo que más me había dolido, que creyera que era capaz de dejarla de lado cuando volvieran las gemelas. Yo no hacía esas cosas.

Quizá estaba siendo demasiado vulnerable, pero era de madrugada, estaba cansado, y que me vinieran con una escena de que tenía que hacer algo porque debía cuando no era así, no era la mejor manera de esperar que hiciera algo de buena manera. Gwen tenía que aprender a ver lo que estaba haciendo, se estaba hundiendo y estaba arrastrando a las personas a eso. Se había rendido y había perdido los deseos de luchar, por eso dejaba que la trataran como las personas querían, pero tenía que entender que así no era la vida. La vida nos arrebataba cosas por las que teníamos que luchar y no siempre las íbamos a conseguir de regreso, pero podíamos encontrar otras cosas.

Publicado por Brennan F. Grunwald el Sáb Oct 01, 2016 5:05 pm
avatar
quinto curso
Gru
260
351
Shawn Mendes
La diferencia entre "puedo" y "no puedo" es solo de una palabra y una cuestión de actitud; si hay ganas, todo se puede.
quinto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t127-grunwald-hastings
No necesitaba ser una experta para darse cuenta de que lo que brilló en los ojos de Brennan no era un sentimiento agradable, le había herido y eso hizo que aquel sentimiento horrible volviera, nada hería más a Gwen que hacer daño a las personas que quería, ese era el camino más rápido hacia la autodestrucción, iba a decir algo, pero entonces todo pasó demasiado rápido.

Él también dio un paso hacia detrás, alejándose de ella ¿No era eso lo que quería? Gru había comenzado a asustarla, sentía que poco a poco tomaba más y más de ella y que tenía que detenerlo antes de que fuese demasiado tarde porque todas las personas a las que Gwen se había entregado de una forma u otra, acababan alejándose para siempre de ella. Por eso quizás quería alejar a Brennan antes de que se alejase él voluntariamente pero la pregunta más importante era ¿Soportaría perder a Brennan en aquel momento? A lo mejor ya le había perdido, o eso pensó mientras Gru decía todo aquello, así de fácil él renunciaba a ella, un par de palabras mal dichas, un leve vistazo al monstruo y él ya era lo suficientemente inteligente como para retirarse a tiempo, en parte casi se sintió aliviada de que pareciera tan fácil proteger a Gru de si misma, pero a su vez se sintió desolada y con una mezcla de sentimientos que no podía definir. Antes de darse cuenta, estaba en el cuarto de Austin, un momento, había entrado al cuarto de Austin... Sintió como que el oxígeno del lugar se volvía metal entrando en sus pulmones, cayendo sobre ella y golpeándola. Se dio la vuelta dando la espalda a todo y quedándose contra la pared como si estuviese castigada, no soportaba estar ahí dentro, quizás se había apresurado, iba a ir hacia la puerta pero Gru estaba allí y parecía haber terminado de hablar. Fue demasiado todo junto, entrar en ese cuarto, verse cegada por las sensaciones y además, todo lo que su nueva situación con Brennan le estaba ocasionando. Nunca había hablado por si misma, tenía una voz, lo sabía, pero nunca la había usado, sentía que no podía usarla, y ahora que había comenzado a dejarla ir, esta era como un arma de destrucción masiva, destrozando a toda personas que tocaba con sus palabras y por unos instantes quiso retirar lo que había dicho, pero la línea ya había sido cruzada y después de todo, sí que lo creía, realmente creía esas cosas de sí misma, pero Gru lo había tomado desde la otra perspectiva, en donde era él el ofendido, en donde ella le decía cosas sobre su vida o sobre quién era, la había malinterpretado una vez más.

-Quiero... - Cerró los ojos, hablar, en aquella habitación, y de algo tan importante le hacía sentir que le faltaba el aire, como si tuviese el llanto que se había detenido hacía poco atrapado dentro de su pecho, aferrándose a todo el miedo que sentía y que se la estaba comiendo viva. Gru le había reñido, le había dicho en voz alta lo víctima que se había hecho, se portaba como una niña consentida quizás.- Quiero dejar que te vayas, quiero decirte cosas horribles hasta que me odies, es realmente fácil, mucho más fácil que todo esto. Preferiría dejar que te fueras antes de explicarte lo que realmente quiero decir pero no puedo, no puedo tampoco simplemente pedirte que seas mi amigo y que me sostengas, no es justo. No mientras siento todo esto y corro el riesgo de arrastrarte conmigo. No has entendido lo que quería decir, no es que crea que tu vida fuese perfecta, ni que...- No podía dar marcha atrás ahora, no podía retractarse de todo lo que había dicho sin más pero a su vez, no quería perder a Brennan, no tan rápido, no en la habitación de Austin.- No creo que lo recuerdes, pero el día en que nos conocimos, en el lago, una chica casi se choca conmigo mientras patinaba en el lugar donde yo estaba, y tú me hiciste girar para evitar el choque, la segunda vez que nos vimos, ibas cargado de libros y me hablabas de ti, de tu familia, y me preguntaste cosas, cosas como "¿Qué me cuentas de ti? ¿Qué te hace reír?", y tuve que mentirte, a todo lo que me preguntabas porque, honestamente, no lo sabía, ni tampoco lo sé ahora. Desde el primer momento, has intentado conocerme y protegerme y crees que lo haces, pero no puedes hacerlo, nadie puede. Aust...- Se detuvo, volvió a darse la vuelta para mirar aquel cuarto, por primera vez sin su hermano en él, su corazón se encogió con fuerza, sintiéndolo vacío.- Austin...- Susurró de nuevo, por fin el nombre completo, dio un par de pasos, mirando diferentes puntos de la habitación por unos instantes.- Ni siquiera creo poder existir sin Austin, Nunca he existido sin él, desde que nací, él estaba ahí, incluso cuando se fue de casa, sabía que estaba ahí, aunque no podía salvarme de las cosas que estaban pasando en casa, aunque sintiese que le odiaba por dejarme sola en aquel lugar donde cada pensamiento o gesto que hiciera por voluntad propia era corregido y odiado. Peligrosa, así es como me llamaba mi madre, y quizás tenía razón, no quiero ser peligrosa para ti, pero no sé si puedo soportar que me odies tampoco... ¿Qué esperas de mí exactamente? No quiero hacerte daño, pero no vas a sacar nada bueno de mí, Brennan, él podría decírtelo. Si estuviese aquí.- Fue entonces cuando la vio, hacía meses que no veía aquel objeto que fue tan importante para ella y su hermano años atrás, la guitarra de Austin estaba allí, intacta, como una prueba real de que su dueño había existido.- Creo que es mejor dejar que te vayas, Brennan.
Publicado por Gwendolyn P. Murdoch el Sáb Oct 01, 2016 7:58 pm



You can't choose what stays and what fades away:


If brokenness is a form of art I must be a poster child prodigy.:



avatar
tercer curso
Gwen
227
319
Elle Fanning
Maybe we feel empty because we leave pieces of ourselves in everything we used to love.
tercer curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t358-murdoch-gwendolyn
Publicado por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.