Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

See, but don't observe | Sophia

There is nothing more deceptive
than an obvious fact.

Mayo 03, 2016

Observaba. Metía la cuchara en el tazón, atrapaba los cereales con un poco de leche, los llevaba a mi boca, pero no dejaba de observar. No me quitaba de la cabeza lo que había leído en aquel cuaderno que Renton y yo habíamos encontrado en el aula de pintura. Sabía que la autora de tan inquietantes notas no era la fuente más confiable, pero había algo en el tono de su escritura que me hacía creer que realmente quería protegernos… o proteger a los desaparecidos.

"Nick Peterson continúa utilizando mis clases para dibujar mujeres desnudas…”. Peterson, lo recordaba. Nadie lo había echado de menos hasta que encontraron su cadáver. “He intentado hacerle entrar en razón mil veces pero no quiere escucharme" ¿Qué tenía que ver esa profesora con el chico que apareció muerto el mismo día que la asesinaron a ella? Tal vez aquello era fortuito, una pista falsa, tal vez eso no era ni siquiera una pequeña hebra de todo el enredo en el que estábamos metidos. Pero, ¿qué tal si no? ¿Qué tal si todo estaba conectado? Me estaba volviendo loca.

Loca. Las palabras de Ophelia resonaron en mi mente: “Me estoy volviendo loca en este lugar. He perdido el toque mágico que me hacía saber en quién podía confiar y a quién era mejor mantener alejado de mí”. Observaba, porque yo tampoco sabía si debía confiar. No podía confiar en las “autoridades”, la honorable directora y su rifle lo habían demostrado; tampoco podía confiar en que los profesores nos protegieran, tras el simulacro estaba muy claro que ni siquiera ellos estaban a salvo. Por otro lado, ¿podía confiar en mis compañeros? Cuando la muerte acecha somos capaces de hacer cualquier cosa por sobrevivir. ¿Hasta dónde podrían llegar para ser el último peón de pie en aquel espantoso juego de ajedrez?

Apenas había dormido la noche anterior pensando en esa última nota suelta, casi arrancada del cuaderno."Estos niños me necesitan. Me necesitan cuerda. También te necesitan a ti, sea quien seas. Ayúdales. Ayúdame". Quería dormir, quería dejar de observar a las personas entrando y saliendo del comedor. Ayúdame. ¿Cómo era que el destino me había traído a un sitio que escondía secretos tan horribles? ¿Cómo había llegado a considerarlo mi hogar? Yo tenía un hogar en Londres, con padres que, bien o mal, me habían mantenido a salvo por catorce años. Ahí tenía una habitación con una cama, una cama cómoda y caliente que había estado esperándome desde septiembre. Cómoda, caliente, suave... Cerré los ojos.

Tras lo que pareció una eternidad, el estruendo de la cuchara golpeando el piso me hizo despertar de un salto. Parpadeé, sacudí la cabeza. Estaba confundida, y no entendía por qué ella me miraba así. La había observado desde que se sentara en la mesa de junto, pero nunca pensé que ella me observaría a mí. Me costaba mirarla fijamente, los párpados me pesaban y la luz parecía demasiado intensa –Hola – la saludé sin mucha ceremonia. Sophia Thurkell ya no era mi profesora, así que a pesar de su recién adquirido cargo como uno de los líderes actuales en Dunkelheit no pensé que hicieran falta las formalidades. Me aparté un mechón de cabello del rostro y me enderecé en la silla –¿Tienes otra cuchara?
Publicado por Delilah O'Rilley el Jue Ago 25, 2016 7:14 pm


avatar
sexto curso
Delilah
61
116
Taylor Marie Hill
También en el infierno llueve sobre mojado.
sexto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t1080-o-rilley-delilah
Aunque no lo quisiera admitir a Sophia le estaba pegando toda la situación, la presión que se tenían encima era fuerte, en parte hubiera agradecido no haber quedado como una de las encargadas del internado, antes era mucho más fácil, simplemente seguir lo que otros te indicaban y solo opinar cuando tenías alguna idea o debatir si se podía cambiar alguna indicación que te dieran y no te gustara, ahora no podía simplemente hacer eso, las ideas venían de ella, que hacer, que comer, como cuidar a los chicos, como mantenerlos entretenidos y sobre todo seguros, agradecía mil veces tener a Brian y a Ezra a su lado para tomar todas las decisiones, sin ambos, en especial sin el bibliotecario, ya hubiera mandado todo al carajo y había dimitido al puesto, pero no podía, su sentido de responsabilidad y el querer ayudar a todos esos niños, a sus hermanos, le llenaban y debía cumplir con ellos, por algo la habían elegido para el cargo, no los podía defraudar.

Esa mañana la pelimarrón bajó a desayunar sin muchos ánimos, claro no demostrándolo en su rostro, había aprendido desde la universidad a solo mostrar aquello que quería que otros vieran, y en el internado ni su hermano se había dado cuenta como estaba llevando la profesora la situación actual, pues no había podido hablar con su mellizo aún, con todo lo ocupados que estaban ambos. En el comedor agarró un par de sándwiches para comer y buscó donde sentarse, sin pensar demasiado en quienes estaban en el lugar ni en lo que comía en realidad, haciéndolo todo automáticamente, metida en sus pensamientos. Distraída como estaba comenzó a mirar a los que estaban cerca para matar el tiempo, cuando sin querer se quedó mirando fijamente a uno de los estudiantes que tenía básicamente frente a ella, pero en otra mesa. La joven que hacía poco había tratado de burlar el toque de queda y había terminado llevando a la enfermería, se veía bastante perdida en esos momentos y pudo ver el reflejo de los rostros de muchos de los menores en esos momentos, haciéndola sentir impotente por unos instantes, ¿Qué hacer para calmar los nervios de los jóvenes? Cuando ni los adultos sabían que era lo que estaba pasando, ni que hacer.

De repente un sonido de una cuchara caer la hizo sobresaltarse tanto como a la joven que se le había caído la cucharilla, se había estado quedando dormida y eso la hizo sonreír un poco divertida, tenía tiempo sin ver a uno de los jóvenes de esa manera, aunque la alegría se le borró al imaginarse porque una joven de dieciocho podía estar perdiendo el sueño. Delilah se dio cuenta de la mirada de Sophia y le habló, la de ojos marrones asintió a su pregunta, y se levantó un momento a buscarle otra (Estando cerca de la bandeja donde habían cubiertos para agarrar libremente durante las comidas), para luego sentarse en la misma mesa que la joven y entregarle el cubierto — ¿Mala noche? — Preguntó un poco preocupada por la joven frente a ella.
Publicado por Sophia E. Thurkell el Vie Sep 09, 2016 6:21 pm



“ I began to understand that suffering and disappointments and melancholy are there not to vex us or cheapen us or deprive us of our dignity but to mature and transfigure us.”
Spoiler:
avatar
Líder - Profesores
Sophia
111
172
Jenna Coleman
Don't cry because it's over, smile because it happened
Líder - Profesores
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t984-sophia-ersbeth-th

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.