Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

Unspoken ~ Gail A.

Con un suspiro comencé a sacar las bolsas de azúcar que había en una de las alacenas de abajo. Estaba contando todo, parte por parte, qué había, cuánto había, cuánto podía durar, qué se podía cocinar con eso. No era que tuviera mucha influencia en los pedidos que salían para todos, pero al menos podía aportar en algunos que llenaran más de lo que gastaran. Se los podía sugerir a Soph si veía que no eran escuchados.

—¿Te estás escuchando? Suenas patético. —Sonreí en mi soledad, no podían faltar los comentarios de Martha que habían regresado más fuertes que nunca. Para no creer, ahora incluso me insultaba a mí—. Solo soy honesta, suenas patético. “Si no me escuchan me refugiaré en las faldas de mi hermana que ella si me escuchara y ahora tiene autoridad sobre todas las personas y no solo sobre un grupo de mocosos inadaptados”.

No habló así —refunfuñé tras su imitación de mi voz. No lo hacía, pero ella comenzó a decir que sí y como sus respuestas solían tener más razón que las mías, se la dejé pasar, pero yo no hablaba así.

Dejando eso de lado, estaba de buen humor. Comenzaba a ver la luz en toda esa oscuridad. Solo serían dos meses, dos meses y podría probar nuevamente el sabor de la libertad, podría tomar a Sophie y marcharnos de ese lugar para siempre.

—O podríamos dejarla —puse los ojos en blanco ante la interrupción de Martha. Lo importante es que podíamos irnos y comenzar de nuevo, en un nuevo lugar. Nuevas personas, una casa pequeña para los dos, un pueblo pequeño, con un bosque cerca para salir a correr y sentir el aroma de los árboles y de la tierra cuando llovía.

Una mueca se formó en mis labios. Dunkelheit me gustaba, tenía el toque de naturaleza y soledad que todo el mundo llegaba a necesitar alguna vez. Uno que me encantaba, tanto espacio verde para explorar y disfrutar. Era una lástima lo de las muertes, sin eso, el lugar seguiría siendo tan perfecto como en un inicio. Asomándome por las ventanas de las cocinas, ya arriba, nuevamente, abrí la misma para que entrara el aire. Extrañaría ese lugar cuando llegara la hora de irse. Buscaría olvidar las muertes, pero recordaría los aromas tan especiales que allí se encontraban. Seguían oliendo a libertad, por más de no ser más que una prisión la que nos rodeaba.
Publicado por Oliver S. Thurkell el Vie Ago 19, 2016 12:27 am


“ Come, let’s run across the world until the earth recognizes our footprints, let’s shout into the sky until the planets memorize our names. ”
For the Last time
avatar
Jefe de Cocina
Ollie
60
120
Michiel Huisman
Algunas veces no hay próxima vez o segundas oportunidades. A veces hay que tomar el riesgo porque es ahora o nunca.
Jefe de Cocina
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t823-thurkell-oliver-s
Habían pasado tantas cosas en los últimos días que aún no había logrado dejar de darle vueltas a la cabeza, empezando con los últimos asesinatos acontecidos en el internado y terminando con el descubrimiento que había hecho en el ático junto con Mark y Brian.
El acuerdo había sido el de vigilar a Oliver, observar su comportamiento por si acaso sus perturbadas confesiones a la nada terminaban haciéndose realidad. No es que hubiésemos hecho un cuadrante para hacer guardia ni nada parecido, pero al ser tres personas nos era sencillo organizarnos, y en esta ocasión, era yo la que había decidido acercarme a la cocina para echar un vistazo al panorama.

Aún así, me sentía reticente a averiguar la verdad. No había tratado a Oliver con demasiada profundidad en el pasado, pero nuestras interacciones siempre habían sido cordiales y amenas, incluso en aquella ocasión en la que había aparecido en la enfermería con aquel corte en la mano. Lo mismo mintió y esa herida se la hizo al tratar de acabar con alguna de sus presuntas víctimas. No tenía claro si estaba dispuesta a asumir que ese hombre simpático y tranquilo era en realidad un asesino en serie.

Su voz resonó por el pasillo, a lo lejos. No logré entender qué estaba diciendo, pero no me quedó duda alguna de que se trataba de él, y que como aquella vez en el ático, estaba hablando solo. Permanecí oculta durante unos cuantos minutos, expectante y alerta, por lo que pudiera pasar. Al comprobar que la conversación parecía haber cedido por el momento, opté por dejarme ver, como si aquí no pasase nada, antes de dar pie a que él pudiera descubrirme espiándole y empezase a sospechar de mí.

- ¡Oliver, hola! No sabía que estabas aquí - saludé, dibujando una sonrisa jovial en mis labios. Tranquila, calmada, feliz, aquí no ocurre absolutamente nada raro - Se que no es hora, pero me han dado ganas de coger algo de picar y no me he podido resistir - añadí, justificando mi presencia en la cocina a deshora. No era la primera vez que me acercaba por aquí en busca de alguna magdalena o una pieza de fruta para satisfacer mis extraños horarios de comidas (acorde a mis desbarajustes nocturnos), así que tampoco era tan raro.
Publicado por Gail Abernathy el Lun Ago 22, 2016 7:34 pm


No puedes confiar en nadie:
avatar
personal de enfermería
Gail
128
196
Elizabeth Banks
If I show it to you now... will it make you run away?
personal de enfermería
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t850-abernathy-iris-ga
¿Y esa qué mira con esa cara? ¿Cuántos años tiene? ¿Quince?.

Ignoré por completo la afilada voz de Martha que era más rápido que yo a la hora de identificar a las personas. Se suponía que éramos la misma persona, pero ella se había quedado con la velocidad mental, y mientras echaba leña al fuego yo terminaba de girar para poder saludar a Gail.

Últimamente, este es el lugar donde siempre me encuentran —acepté encogiendo mis hombros para restarle importancia al tema, había sido más que nada por pedido de Sophia que había aceptado el “ascenso” y no me gustaba quejarme de esas cosas, alguien tenía que dirigir la cocina después de la desaparición del antiguo Jefe de Cocina. Aunque la situación me traía un poco nervioso, nunca había estado a cargo de una cocina, pero era lo que quería. Sentí una punzada al recordar la muerte de mi jefe anterior, yo podría haber ocupado su puesto pero decidiste huir, Martha pensó lo mismo que yo en ese momento, y solo pude inflar mi pecho al respirar profundo.

Mostrando una sonrisa sin saber muy bien qué hacer giré a las estanterías haciendo una última revisión.

No hay problema —le aclaré mientras también revisaba la lista de reservas de alimentos que había en el internado antes de ofrecer—, pero tengo que decirte que picadas acá no vas a encontrar. Deja que te cocine algo, ¿qué tienes ganas de comer? ¿Dulce? ¿Salado? ¿Frío? ¿Caliente? .

Comencé a preguntar para saber por dónde empezar a agarrar ingredientes y utensilios de cocina. No juzgué ni cuestioné, Soph también tenía ataques de comer algo, generalmente dulce, de un momento para otro, en mi interior pensaba que era cosa de mujeres. Mis opciones eran cuestionar u obedecer, pero mis años me informaban que, con esas cosas, siempre era mejor obedecer. Martha era un caso contrario, ella… bueno… ella, ella cuestionaba todo, y ni sentido tenía escuchar lo que estaba diciendo en ese momento, puras barbaridades que atacaban a Gail de forma directa. Era una suerte que ella no fuera capaz de escuchar. En tal caso estaría en un buen problema.

¿Cómo has estado? No nos vemos desde que me arreglaste la mano —pregunto por interés en ella. Con todo el torbellino de información, muertes y amenazas debía estar bastante ajetreada en la enfermería, aunque la cancelación de clases y deportes le debió ir bien, o eso suponía yo, en deportes era donde más heridos solía haber, también era mi opinión.
Publicado por Oliver S. Thurkell el Dom Sep 11, 2016 12:45 am


“ Come, let’s run across the world until the earth recognizes our footprints, let’s shout into the sky until the planets memorize our names. ”
For the Last time
avatar
Jefe de Cocina
Ollie
60
120
Michiel Huisman
Algunas veces no hay próxima vez o segundas oportunidades. A veces hay que tomar el riesgo porque es ahora o nunca.
Jefe de Cocina
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t823-thurkell-oliver-s
Él parecía tranquilo, relajado, por lo que disminuí mi propio nivel de alerta al saberme segura en su presencia al no haber sido descubierta. De momento.

- Algo dulce - respondí, sin pensarlo demasiado, dejando al descubierto mi faceta más golosa. Aunque no le hacía ascos a prácticamente ningún tipo de comida, los dulces eran mi punto débil. Ya había perdido la cuenta de las veces en las que había agradecido al destino el haber nacido con un metabolismo acelerado, ya que si engordase al mismo ritmo al que engullía golosinas, en este momento debería de andar pesando una tonelada más o menos - Aunque tampoco quiero que te tomes demasiadas molestias, con cualquier cosita que tengas por ahí me sirve para matar el hambre - añadí, ya que tampoco quería que se pusiese a cocinar y cacharrear a estas horas.

Como de costumbre, tomé asiento sobre una de las encimeras de la cocina, dejando a un lado la posibilidad de sentarme en una silla como una persona normal. Aún podía escuchar la voz de mi madre en mi cabeza, regañándome por esto mismo cuando era una niña. Sobraba decir que las broncas no habían surtido demasiado efecto...

- Bastante ocupada... con todo lo que ha pasado últimamente, raro ha sido el día en el que no he tenido que atender a alguien en la consulta - contesté, dejando a un lado mencionar las tareas de búsqueda de desaparecidos y de examinar los restos de los fallecidos - Y tanta guardia nocturna va a acabar conmigo - añadí, utilizando un tono más bromista, de complicidad entre dos colegas, porque absolutamente todo el personal del internado empezaba a acusar el llevar tantas semanas patrullando los pasillos por la noche de manera constante. Vale que íbamos haciendo turnos para que no se hiciese tan pesado, pero al final estaba empezando a quedar en evidencia que tampoco éramos tantos adultos, por lo que la falta de sueño empezaba a pasarnos factura.
Quizá era por eso por lo que últimamente estaba teniendo más pesadillas de lo normal, porque con mis sentidos irritados por el cansancio, me había vuelto más sensible a los estímulos que solían desencadenar esos terrores. Ni los somníferos eran suficiente muchas noches.

- Es curioso, ¿no crees? Que no importa todo lo que vigilemos y todas las horas que permanezcamos despiertos, siempre encuentran el momento justo para atacar cuando nadie mira, como si estuviesen acechándonos y observando nuestros movimientos constantemente - comenté, con fingida inocencia y ánimo de charlar, pero con la oculta intención de ver a Oliver reaccionar y desenvolverse.
Publicado por Gail Abernathy el Mar Sep 13, 2016 12:08 pm


No puedes confiar en nadie:
avatar
personal de enfermería
Gail
128
196
Elizabeth Banks
If I show it to you now... will it make you run away?
personal de enfermería
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t850-abernathy-iris-ga
Dulce, dulce, dulce. Fácil de hacer, que no lleve demasiados ingredientes. La respuesta era fácil, scons. Era lo más fácil y sencillo para hacer, la primera receta que había aprendido por aquellos años donde era apenas un joven que deseaba que la creciera la barba.

¡Oh, no! Nada de eso. La única molestia sería darte algo como eso. Una deshonra a todos mis años de estudio y de trabajo —comenté con una sonrisa divertida, algunas personas tendían a creer que molestaban pidiendo comida, pero, era como si fueran a la enfermería y pidieran disculpas. No me molestaba. Cocinar era mi pasión número uno, por algo había decidido hacer la carrera, por algo había terminado en un lugar como este trabajando. Lo último no era del todo cierto, había otras razones, pero lo importante es que trabajaba cocinero porque amaba estar en ese lugar y punto. No me molestaba cocinar de más.

Comencé a tomar los ingredientes a medida que escuchaba a Gail hablar. Tomando los pequeños botes blancos y la balanza para tener todo con su exacto peso.

Deberías pedir un día de descanso —agregué levantando la vista, pero continuando con el tamizado de la harina. No era bueno no dormir y, si estaba todo el día trabajando, no tardaría en caer ante el peso del estrés, y posiblemente acabará en cama. Al menos eso me pasaba a mí, con la diferencia de que estaba bastante acostumbrado a ver el techo de mi habitación intentando dormir—. Estoy seguro que nadie despotricaba al respecto, no puedes estar trabajando tanto tiempo, o sino dime, puedo cubrirte en alguna guardia. No me molesta. O, al menos, ven y pídeme café. Mi café negro es una de mis especialidades, lo aprendí a hacer cuando entre a la universidad, es capaz de dejarte despierta por horas. Posiblemente deje un agujero en tu estómago, pero es solo un efecto colateral.

Como casi siempre que estaba cocinando por placer, mi humor era bastante bueno, y, ya habiendo conocido a Gail, me sentía con libertad para hacer bromas al respecto. Al menos hasta que sacó el tema de los desaparecidos.

Es un internado muy grande y claramente lo conocen más que nosotros —fue mi momentánea respuesta, mientras terminaba de juntar todo en una masa amarillenta. Traté de eliminar la mueca de mi cara, pero era el problema que ese internado tenía. Escuchaba a mi hermana quemándose la cabeza para poder encontrar el punto de fuga que nadie era capaz de ver, y me ponía nervioso. Estábamos buscando una aguja en un pajar y no había ningún indicio para acortar la búsqueda—. Dicen que en junio acabará todo, tendremos que regresar o nuestros familiares nos reportan como desaparecidos, supongo que solo tendremos que aguantar hasta esa fecha.

Murmuré aquel discurso que muchos estaban diciendo, pero sin creerlo en verdad. Si había alguna persona que quería mantenernos allí dentro y darnos caza como estaba haciendo, entonces no tendría problemas en mantenernos aquí por mucho más tiempo. Sin darme cuenta, había fruncido el ceño y estaba cortando los scons con el cortante con mucha más fuerza de la que necesitaba. Odiaba esa situación.
Publicado por Oliver S. Thurkell el Mar Sep 13, 2016 2:13 pm


“ Come, let’s run across the world until the earth recognizes our footprints, let’s shout into the sky until the planets memorize our names. ”
For the Last time
avatar
Jefe de Cocina
Ollie
60
120
Michiel Huisman
Algunas veces no hay próxima vez o segundas oportunidades. A veces hay que tomar el riesgo porque es ahora o nunca.
Jefe de Cocina
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t823-thurkell-oliver-s
Le observé reunir todos los ingredientes necesarios de manera metódica y ordenada, como solo alguien que lleva muchos años dedicándose a lo mismo podría hacerlo. En cierta manera, me recordaba a mí en la enfermería, cada vez que colocaba el material sobre la bandeja antes de disponerme a realizar alguna técnica. O a cuando desmontaba por completo mi arma en los ratos libres cuando aún estaba en el ejército.

- No es tan fácil hacerlo como decirlo - repliqué, resoplando ligeramente. Con la ausencia de Marina, me había quedado sola en la enfermería por lo que básicamente se podía decir que estaba de servicio las 24h del día, ya que incluso cuando no estaba de manera física en mi puesto de trabajo, recibía a algunos alumnos que se acercaban hasta mi habitación por diversas consultas - Aunque puede que decida probar tu café en la próxima ocasión que tenga, mi estómago esta hecho a prueba de bombas - añadí, guiñándole un ojo. Podría envenenarte con ese café, lo sabes, ¿no?

Seguí observándole casi sin pestañear, alternando entre sus manos trabajando la masa y lo que atisbaba a ver de su rostro cuando se movía o hablaba. No pude evitar que una risilla sarcástica escapase de mis labios con sus últimas declaraciones.

- La verdadera clave es... ¿cuántos quedaremos en pie para cuando sea momento de que nuestras familias nos empiecen a reportar como desaparecidos? - y aunque volviésemos todos los que aún quedábamos con vida, ¿cómo íbamos a explicar todo lo sucedido aquí dentro durante años? No me parecería raro que al escapar de este infierno, todavía acabásemos en la cárcel por encubrimiento en un asesinato o incluso algo peor - ¿O quién nos garantiza que no le haya pasado algo a los de fuera? No sabemos cuánto poder tienen o hasta dónde llegan las garras de los responsables de todo esto - añadí.

Últimamente le estaba dando demasiadas vueltas a todo, por lo que también era posible que mis expectativas de futuro fuesen algo más cenizas de lo normal.
Publicado por Gail Abernathy el Miér Sep 21, 2016 10:48 am


No puedes confiar en nadie:
avatar
personal de enfermería
Gail
128
196
Elizabeth Banks
If I show it to you now... will it make you run away?
personal de enfermería
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t850-abernathy-iris-ga
Publicado por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.