Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

Rottjer, Mathias Rudisha

Mathias Rottjer Rudisha



Datos Básicos

Edad: 17 años.
Grupo: Estudiantes.
Rango: Quinto curso.
Played by: Tre Samuels.
Deporte: Voley.
Actividad Extra: Carpintería.

Historia

Fecha de Nacimiento: 2 de Marzo de 1999.
Lugar de Nacimiento: Los Ángeles, California.

A pesar de que Kiira aún lucía de veinticinco años, ella estaba a punto de cumplir cuarenta y su larga carrera de modelo había terminado; fotógrafos y diseñadores de moda se cansaban con facilidad de ver el mismo rostro una y otra vez. Kiira había durado más porque era reconocida por el público. Como una mujer negra en una profesión de gente blanca, era exótica, diferente. En un momento era una de las modelos mejores pagas del mundo, la estrella del mundo de la moda, pero aquello empezaba a terminarse. El dinero se iba con facilidad y ella no tenía ahorros; había desaparecido gracias a la naturaleza derrochona de la modelo y su excéntrico estilo de vida, sumado también al dinero que les enviaba a su familia que aún vivía en aquella pequeña aldea de Etiopía.

Cuando el dinero finalmente se había acabado, Kiira decidió que había llegado el momento de casarse. Atrás habían quedado sus días en la aldea cargando pesados baldes de agua y cuidando de las cabras. Había tenido la suerte de escapar de una vida de pobreza y desdichas gracias a un fotógrafo americano, quien le había pagado a su padre para llevarla a Estados Unidos e introducirle en una vida de lujos y glamour. Kiira se negaba a perder aquello y fue entonces cuando conoció a Allan Rottjer, un adinerado productor de televisión y también una aclamada figura mediática, el hombre se había divorciado hacía poco y necesitaba de otra mujer a su lado para mantenerse relevante. El empresario de los medios admiraba a Kiira como se admira a una iguana - exótica, interesante y peligrosa - Pero estaba seguro de que era quien quería a su lado cuando sus caminos se cruzaron en aquella gala.

Kiira era una mujer práctica; no tenía ilusiones sobre el mundo, la humanidad e inclusive su propio destino. Y aún menos sobre el amor. Se casó con Allan por su dinero y no se molestaba en disimularlo. La única pega de aquel matrimonio eran sus nuevos hijastros, aquellos gemelos pelirrojos que parecían obstinados a hacerle la vida imposible, la mujer nunca había tenido madera de madre ni pensaba serlo, pero cuando el test de embarazo dio positivo sintió cómo el mundo se le venía abajo. Era demasiada responsabilidad para ella. Sus abogados le hicieron cambiar de opinión, un hijo no siempre era una bendición, pero serviría de garante para que aquel matrimonio de naturaleza inestable.

Los atentos lentes de las cámaras de los paparazzis siguieron las idas y andanzas de la flamante madre primeriza y su esposo. Ambos eran una particular pareja y eso llamaba la atención. Y amaron la atención de la prensa. Volvían a estar en la cima y aquel bebé era su boleto de regreso al mundo de la fama.

Lástima que al crecer Mathias, su naturaleza retraída dejó en claro que no apreciaba la fama como sus padres lo hacían. El niño detestaba las miradas puestas sobre él y las expectativas de todo el mundo. Veía a diario los lentes de los paparazzis apuntar en dirección suya. Veía a sus padres aparecer en televisión, salir en las revistas y estar en la boca de todos aquellos estúpidos americanos que se tragaban la chatarra que Rottjer fabricaba.

Los años fueron pasando y el menor de los Rottjer quedó en las sombras, pero aquello no importaba porque sus hermanos mayores habían abrazado la fama que Mathias había rechazado. Eran los más populares del instituto y sólo se relacionaban con los hijos de las celebrities del momento e importantes personalidades. Asher y Chloe eran los gemelos favoritos de la televisión, los simpáticos pelirrojos de grandes sonrisas para las cámaras y sepulcrales silencios para su hermano menor en la intimidad familiar.

El chico, de semblante melancólico y tristón, no hacía mucho para llamar la atención. Se encerró tanto en sí mismo que olvidó cómo girar la perilla para volver a abrir la puerta. No tenía amigos, no sabía cómo hacerlos. Sus notas no destacaban en clase, era lo suficientemente listo para aprobar sin estudiar, pero no tenía los ánimos suficientes para esforzarse en lograr buenas calificaciones. Se propuso vivir como una medusa, siendo arrastrado lentamente con la corriente sin un rumbo fijo. Rápidamente el nombre de Mathias Rottjer cayó en el olvido y la gente solía sorprenderse cuando descubrían que el matrimonio Rottjer tenía otro hijo además de los gemelos.

Pero todo cambió cuando sus padres decidieron divorciarse, hecho que, sin duda, acapararía todas las portadas de la prensa. Entre todos los escándalos, infidelidades, las discusiones de sus padres por teléfono, la prensa, las fotografías, las manadas de abogados hambrientos y el bullicio de la ciudad, a alguien se le ocurrió preguntarle a Mathias qué opinaba de todo aquel asunto.

Y él simplemente dijo que no podía permanecer allí por más tiempo.

Con sus hermanos en la universidad y sus padres en medio de una batalla mediática, a nadie le pareció importarle cuando llegó una carta de admisión a un prestigioso internado del que Mathias jamás había oído hablar de su existencia hasta ese día. No se le ocurrió pensar por qué querrían a alguien tan insignificante y mediocre en sus filas estudiantiles, no había tiempo para dudas. Aquel era su boleto de huida y, con las valijas en la mano, Mathias se despidió de Los Ángeles para prometer no regresar jamás. Su nombre sería olvidado para siempre y entre tanta figura mediática, a nadie se le ocurriría pensar qué había pasado con el menor de los Rottjer.

Actualmente lleva dos años en el internado y desde su llegada, ha hecho grandes progresos. Logró encontrar a un grupo de amigos que le apoyó y le incentivó a salir de su cascarón y espera algún día lograr sacar a flote todo ese potencial que tan pesada ancla arrastró al fondo de su mar. Mathias siente un gran aprecio por esas dos personitas, y lentamente empieza a darse cuenta que siente algo más profundo por ellos.

Familiares:
» Allan Rottjer: Padre. Su relación es casi nula, puesto a que el hombre casi nunca pasaba por casa y ya era mayor cuando concibió a Mathias. Es de los hombres que creen que el dinero puede reemplazar el afecto, y por ello cumplía con todos los caprichos del chico, aunque no tuviera ni menor idea de cuáles son los intereses de su hijo.
» Kiira Rudisha: Madre. A veces Mathias se pregunta si realmente estuvo dentro de aquella mujer durante nueve meses, porque no encuentra nada en común con ella que su color de piel. Más interesada en los eventos y fiestas cóctel, Kiira dejó al pequeño de los Rottjer en cuidado de las niñeras y nunca más se molestó en volver a pretender ser una madre.
» Asher Rottjer: Medio-hermano. Probablemente el único un poco más cuerdo en aquella familia de locos. Compinches de pequeños, siempre se los veía juntos y formaron una verdadera relación de hermanos, aunque al pasar el tiempo la fama los separó aunque no perdieron aquel vínculo especial que les unía. Asher y Mathias son diferentes, casi de dos mundos distintos, pero saben que seguirán siendo hermanos a pesar de todo. Es el único al que extraña en ocasiones.
» Chloe Rottjer: Medio-hermana. La niñita insoportable, Mathias aún no puede creer que comparte genética con semejante energúmeno. Eran compinches en la infancia para luego convertirse en rivales una vez que crecieron. Con lengua afilada y colmillos llenos de ponzoña, Chloe se encargó de reducir el autoestima de su hermano menor en añicos como si de un simple juego se tratase. Celosa de su padre y su hermano gemelo, nuna aceptó a su madrastra y siempre vio a Mathias como una consecuencia indeseable de la estadía de la "extraña" en la mansión. De más está decir que el chico no la extraña para nada.

Personalidad

De un alma pura, pero no por ello inocente. Mathias tiene muy interiorizada la frase de "El que respetes a los lobos no significa que vayas a dejarlos comerse tu rebaño", puesto que quizá es la persona más bondadosa del mundo y quien suele hacer las cosas sin esperar nada a cambio, pero en ningún caso se va a dejar pisar por absolutamente nadie. Su temperamento tibio en apariencia, le ha hecho blanco de múltiples personas que han intentado tomar ventaja de él, sobre todo en el mundo de las celebrities donde lo más importante son las apariencias. Es un sobreviviente, por lo tanto, alguien realmente peligroso, sabe que a pesar de todo, sobrevivirá a lo que venga y eso le da ventaja sobre el resto.

Suele dar la sensación de ser un chico callado y de carácter parco, debido a su dificultad para encontrar la forma de abrirse a la sociedad y las complicaciones que le trae su ansiedad, así que cuando tiene alguien delante nunca sabe cómo iniciar una conversación. Sin embargo, en el momento en el que se encuentre en un ambiente cómodo y sepa que puede expresar su opinión y que se le va a escuchar, es como una persiana, se enrolla a hablar y no hay quien le pare.

Es una persona profunda y compleja en todos los sentidos, ya que suele ser muy meticuloso, perfeccionista y detallista. Las listas rigen su vida, y posiblemente sea un adicto y obsesivo por el orden. Su habitación es su templo, no le gusta que nadie se meta con ella y sus cosas. Es difícil ganarse su afecto real. Aprecia a muchos, los cuida y consiente, pero si se dedicara a contar a aquellas personas a las que ama en serio, posiblemente, le sobrarían más de tres dedos. Nunca ha conocido el amor por parte de sus padres, razón principal de por qué le cuesta tanto entregar el propio al resto de la gente.

A pesar de ser inseguro y muy poco estable, su pecho custodia la pasión e intensidad de un pequeño planeta. Y es que, de dar rienda suelta a su potencial y sentimientos, Mathias podría comerse el universo entero si quisiera. Es luchador, perseverante, siempre en busca de mejora, además de tener una vista periférica en lo que a argumentos se refiere. Esto lo conoce solo su grupo de amigos y Asher, ya que un par de vasos de alcohol liberan al monstruito en su interior.



Virtudes:
» Inteligente, siempre le ha gustado leer y posee variados conocimientos.
» Educado, posee los modales de un caballero.
» De naturaleza curiosa, ve al mundo con los ojos de un niño.
» Paciente y bondadoso, siempre está dispuesto a echarte una mano si lo necesitas.
» Responsable y trabajador, no es perezoso y siempre cumple con sus obligaciones.


Defectos:
» Inseguro, sobre todo si se trata del ámbito social.
» Mentiroso, es algo que no puede evitar. Tiene la mala costumbre de decir cosas que no son o inventar historias que nunca sucedieron, por más insignificante que sea.
» Autoestima casi inexistente.
» Obsesivo. Cuando algo se le pone en mente, es difícil que piense en otra cosa. Esto es algo positivo en algunas ocasiones, pero a veces puede ser un tanto... creepy.
» Muy influenciable, no sabe decir que "no" y es consciente de eso. Está trabajando para cambiar eso de sí mismo.

Otros Datos

Pertenencias:
» Posee un mazo de cartas del tárot al que cuida con recelo, una amiga de su madre le ha introducido en el mundo del esoterismo y desde entonces ha quedado fascinado.
» En un rinconcito de su habitación guarda un cajón de madera con palo santo y diversos sahumerios, el primero para ahuyentar las malas energías y los segundos para aromatizar el ambiente.
» Posee tres diarios íntimos en donde escribe sus pensamientos más profundos, uno para cada año escolar en el internado. Los guarda en el cajón de su armario bajo llave.

Enfermedades, Miedos y Manías:
» Padece de bruxismo, es un hábito involuntario que ha tenido siempre y no encuentra una forma de detenerlo. Por esto, usa unos protectores bucales a la hora de dormir para evitar desgastar sus dientes y molestar a su compañero de cuarto por el ruido.
» Su mayor miedo es volver a quedarse solo, que todo el mundo le de la espalda y no tenga a nadie a su lado.
» Cuando está nervioso, suele enredad su dedo en sus rizos.

Habilidades:
» De naturaleza perceptiva, sabe mucho de los demás al punto que llega a dar miedo. Sabe leer las palmas de las manos y tirar las cartas del tárot.
» Pese a parecer vivir en su mundo y ser un poco 'etéreo', además de un poco distraído, tiene el don de enterarse de muchas cosas, debido precisamente a lo anterior. Y una vez más, todo le pasa por casualidad.
» Bueno escuchando y bueno dando consejos, su naturaleza tranquila y sibilina fomenta a que muchos acudan a su palabra.

¿Sabías que...?:
»  Es pansexual. Su historial de conquistas románticas es casi nula, pero cree que el amor va más allá del sexo y el género de una persona y no deja que éste le defina.
»  Es feminista como consecuencia de sus lecturas sociales. Cree en la igualdad de los géneros  y trata de aportar su granito de arena en la causa.
»  Cree en el tárot y el horóscopo, es muy esotérico y sabe que hay más de lo que el simple ojo humano puede ver. Tiene un mazo de tárot y ha aprendido a leer las líneas de las manos.
»  Ha consumido marihuana un par de veces, pero no es algo que le llama mucho la atención.
»  Desea viajar a Etiopía algún día y conocer a sus parientes del lado materno.


Publicado por Mathias Rottjer el Miér Ago 03, 2016 6:39 pm
avatar
quinto curso
Matt
49
135
Tre Samuels
there's bravery in being soft
quinto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.foros-activos.es/t1297-rottjer-mathias-

Ficha Aceptada

▲ Bienvenido a Whispers in the Dark.
▲ Tu número de habitación es 244.
▲ Puedes realizar el registro obligatorio, relaciones y cronologías.
Publicado por M. Yvette Gunnhild el Dom Ago 07, 2016 5:34 pm
avatar
personaje no jugable
Yvette
188
-43
Nina Hoss
No importa que tan rápido viaje la luz, siempre va a encontrar que la oscuridad ha llegado primero, y la esta esperando.
personaje no jugable
Ver perfil de usuario

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.